Volver al futuro

Blogs de El Siglo

Volver al futuro

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 21 de febrero de 2013
Cine, Volver al futuro, Back to the Future
Volver al futuro

El género de la ciencia ficción ofrece a los contadores de historias la oportunidad de tomar distintos rumbos en el desarrollo de sus trabajos, dando a través de estos, por ejemplo, hincapié a las posibilidades de la realidad actual (tecnología, organización social, reglas de comunicación y comportamiento) hacia un escenario imaginario; es decir, dejar desenvolver su creatividad para crear ambientes y reglas para nuevos universos de ficción, acompañados de un toque objetivo y representativo del contexto actual, presente en las dinámicas entre personas, a modo que el producto final tenga su grado de crítica, reflexión e impacto en el que lee, escucha o mira.

Dentro del género en el cine existen muchas formas de explorar la ciencia ficción y la película “Volver al futuro”, así como la trilogía en conjunto, se ha adentrado en temas sobre el viaje en el tiempo, las decisiones personales y los cambios que conllevan éstas en el curso de la vida de las personas; todo ello además combinado con un poco de acción, comedia y aventura para lograr un paquete completo representativo de la cinematografía.

La primera película de esta saga trata de un adolescente que es enviado treinta años al pasado para reunir a sus padres pues, de no hacerlo, él nunca nacerá y por tanto dejará de existir. Ésa, como línea de acción, engloba  las aventuras que el protagonista, Marty McFly, interpretado por el actor Michael J. Fox, debe atravesar para lograr que su padre, en su periodo también de adolescente lleno de inseguridades, deba adquirir confianza para invitar a salir a la chica de sus sueños, antes de que otro joven la conquiste primero, viviendo en el proceso una serie de cuestionamientos respecto al pasado de sus padres, su familia y él mismo como producto de la educación que ellos imprimieron en su formación como persona hasta convertirse en un mejor individuo; además de varias aventuras complementarias, producto del impacto y/o choque cultural que representa llegar a una realidad diferente a la propia.

Aquella historia de amor se acompaña durante el largometraje de otros temas propios de la ciencia ficción, la física y la lógica. El viaje en el tiempo significa el entendimiento de una línea temporal que no debe ser alterada pues, de así serlo, el tiempo presente cambiaría de acuerdo con las modificaciones que el que viaja al pasado pueda hacerle, creando una nueva línea del tiempo y una nueva realidad; tema mejor explicado y mayormente explorado en la segunda entrega de esta saga, pero también tratado en esta película bajo el discurso que el Doctor Emmett Brown, interpretado por el actor Christopher Lloyd, hace a Marty respecto a sus recomendaciones  en cuanto a alterar el pasado.

El viaje en el tiempo como tal pide al espectador no sólo llevar al límite su imaginación, sino  también su creatividad y entendimiento de la lógica; así,  algo que pudiera haberse convertido en un largometraje dramático y completamente serio, en realidad es una película que decide desarrollar formalmente el tema de la creación de una máquina para viajar en el tiempo y lo combina con una serie de personajes y situaciones propios de una película de comedia. El resultado es una saga audaz y vivaz que lleva a la ciencia ficción, y al espectador, a un terreno novedoso en un contexto familiar.

La secuela de “Volver al futuro” de 1989 se adentra en terrenos más intrépidos en cuanto al viaje en el tiempo, provocando que las consecuencias de los movimientos y decisiones de los personajes tengan repercusiones mayores en las realidades de los implicados. Mientras tanto, la tercera  parte de la saga, lanzada en 1990, decide cambiar de ambiente y enfocarse en mayor grado en el tipo de aventuras que los protagonistas puedan sufrir en un terreno fuera de su realidad cuando  son enviados muchos más años atrás, al viejo oeste de 1885.

De esta manera, el mayor aporte de “Volver al futuro” es tanto la temática que toca  cómo la adaptación que hace de ésta al combinarla con un paquete de entretenimiento, convirtiéndola por demás en un ejemplo claro de que las películas pueden tener contenidos serios al mismo tiempo de ser entretenidas, ligeras y disfrutables.

Existen películas que deciden no aventurarse en zonas complicadas (por su historia, su desarrollo, su temática, sus protagonistas, etc.) por distintos complejos que les limitan en su proceso creativo, pero las que lo hacen, las que corren el riesgo, ofrecen un grado de originalidad y frescura que el público suele apreciar. Así, muchos años después de su lanzamiento, “Volver al futuro” es referencia dentro del género, dentro de la cultura y dentro de la cinematografía. Sus personajes, su vestimenta o sus modismos, son parte del colectivo popular de generaciones encantadas por observar una película que habla sobre el pasado, el presente y el futuro, así como sobre las posibilidades que implica poder tener acceso a todo ello a través de una máquina del tiempo que, en forma de automóvil y al lado de excéntricos y agradables compañeros y amigos, les lleva a aventuras que más de uno se alegraría por experimentar.

Ficha técnica: Volver al futuro - Back to the Future

Cine, Volver al futuro, Back to the Future, 7,186 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD