Trois couleurs: Blanc

Blogs de El Siglo

Trois couleurs: Blanc

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 11 de julio de 2013
Cine, Tres colores: Blanco, Trois couleurs: Blanc
Trois couleurs: Blanc

Blanco es el color de la igualdad en esta segunda parte de la trilogía que toma como base la historia y significación de los colores de la bandera francesa (azul, blanco y rojo). Igualdad en muchos sentidos; como concepto, la igualdad puede contextualizarse en campos como la cultura, las relaciones interpersonales, las relaciones sociales, el ambiente laboral, la situación económica y política de un país, etcétera. Una igualdad de género o de oportunidades, igualdad entre personas que viven en una misma nación o igualdad entre trabajadores de una misma empresa, igualdad en múltiples formas.

¿Qué hace a una persona más o menos que otra, mejor o peor? ¿Qué hay del respeto? ¿Qué hay incluso de los otros principios que forjan la nación francesa, la libertad y la fraternidad? ¿Dónde quedan estos conceptos en la ecuación de un todo y qué papel juegan exactamente en ella?
Esta película explora diferentes cuestiones relacionadas con el tema de igualdad o la falta de la misma; el balance, la correspondencia o la equivalencia como forma estructural en las dinámicas entre personas y cómo éstas llegan a modificar tales formas.

La historia trata de un matrimonio fallido entre la francesa Dominique y el polaco Karol, quienes, tras decidir divorciarse, toman caminos diferentes. Karol siguen enamorado de Dominique y el divorcio es la primera de sus desventuras. Sin dinero, ni casa, este peluquero regresa a Polonia para hacerse de una vida digna; pronto la ambición lo motiva a convertirse en un hombre de éxito (a través de otro tipo de negocios de compra-venta y traicionando a sus jefes), empujándolo a planear su más grande movimiento, la venganza en contra de su ex esposa con el mero propósito de recuperarla.

El concepto como tal está representado de diferentes maneras, criticando y evidenciando diversas formas, momentos y acciones faltos de igualdad. Pareciera que los personajes rehúyen a ser equitativos entre ellos o consigo mismos. ¿Qué es la igualdad después de todo?

“¿Es que no puedo ser juzgado igualitariamente en un tribunal francés si no soy ciudadano?”, pregunta Karol al inicio de la película durante el juicio en el cual se lleva a cabo la demanda de divorcio. El mismo personaje repite más tarde la frase: “cualquier cosa se puede comprar”; misma que se usa otras veces más a lo largo del largometraje para enfatizar los matices del significado de igualdad. Reflexión por demás cierta en el mundo capitalista en que vivimos, en donde el lucro y la ganancia son el motor del sistema.

Poco a poco las diferencias entre Dominique y Karol profundizan las reflexiones sobre el tema. Establecer distintivos entre personas para encontrar un punto de encuentro, a pesar de hablar diferentes lenguas, de vivir culturas diferentes o de pensar de manera diferente; incluso la igualdad debe encontrar la forma de nivelarse.

Una vez más la relación entre las tres partes que conforman el proyecto dirigido por Krzysztof Kieslowski se vislumbra a lo largo del largometraje. Desde el cruce entre personajes de una y otra películas hasta la inclusión de los colores azul y rojo en el marco de la pantalla. Aquí el blanco es una constante para el desarrollo visual, desde los paisajes nevados de Polonia hasta los blanquecinos cielos o los objetos en los escenarios que resaltan en este color.

Por momentos una historia de romance, por momentos una comedia de absurdos. El motor, en este caso, no es el concepto de igualdad como derecho, sino el concepto en su realidad social ejemplificada a través de las convicciones de su protagonista, quien lucha por demostrar sus capacidades, llevándolo en el proceso a ser su centro de su atención, a ser el centro de sus intereses; siendo, a través de sus acciones, el trazado sutil de metáforas políticas, económicas y sociales representada por la naturaleza casi destructiva y pesimista de Karol.

Mientras el protagonista pelea por igualdad para sí, el mensaje final de la película deja una reflexión sobre el significado propia de esta palabra: ¿Qué se hace por conseguir igualdad? y ¿Cuál es la diferencia entre lo que se quiere y lo que se logra tras la batalla en el día a día por alcanzarla?

Ficha técnica: Tres colores: Blanco - Trois couleurs: Blanc

Cine, Tres colores: Blanco, Trois couleurs: Blanc, 5,324 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD