Body snatchers (1993)

Blogs de El Siglo

Body snatchers (1993)

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 21 de noviembre de 2013
Cine, Body Snatchers
Body snatchers (1993)

La película de 1993 dirigida por Abel Ferrara, Body snatchers, retoma la idea de la novela de Jack Finney, Invasion of the body snatchers, sobre invasores extraterrestres que clonan personas para suplantar y tomar el control del planeta. En este caso la adaptación presenta como protagonista a Marti, una joven que se muda con su padre, su madrastra y su medio hermano a una base militar en Alabama, Estados Unidos; al poco tiempo la familia nota que no logran encajar, así como que el errático comportamiento de los habitantes no responde exclusivamente a su naturaleza disciplinaria militar.

El escenario no ayuda al espectador a relacionarse con los personajes, a preocuparse por ellos, o a descubrir con ellos; las escenas, las situaciones y los protagonistas son bastante rebuscados y escasamente conectan con el eje de la historia (la invasión) y/o su subtexto. De la misma manera, poco aporta el ambiente militarizado para dar misterio atmosférico a la trama y al desarrollo de la historia; la base sólo sirve de pretexto para criticar los problemas de organización jerárquica, la credibilidad y veracidad hacia este departamento e incluso la respuesta de respeto, o falta de él, hacia la autoridad.

Las reflexiones en la voz -en off- de Marti, así como su comportamiento, responden a un disgusto adolescente por las normas y las reglas; la unión familiar es un débil lazo motivacional en comparación de sus intereses por la libertad. Lo mismo parece decirse de la supuesta represión autoritaria en la que se vive en la base militar. Sin embargo estos temas nunca aportan nada a la historia, no son explorados, ni son utilizados como vehículo de progresión dramática. El principal error de esta versión adaptada a la pantalla es la falta de temática central. No tiene un tema que explorar ni tiene un mensaje claro del cual desprender su desarrollo, lo que deja a los personajes y a las situaciones en condiciones de progreso por inercia, inercia establecida gracias a la idea básica de la novela original.

La sobreexposición de la información es muy evidente, lo que concluye en un guión débil, un diálogo pobre y, como resultado, una película falta de entramando. No hay suspenso ni hay terror, sólo confusión y misterio vagos y poco efectivos que no tienen ningún otro elemento del cual sostenerse. La historia tampoco ajusta su sustento en cuanto al desarrollo de los seres extraterrestres, ni sus razones ni su actuar. Se debe, eso sí, rescatar el trabajo de efectos visuales y especiales, que presentan con detalle la desintegración de los cuerpos una vez que las personas son remplazadas con clones; sin embargo este trabajo no ofrece más al espectador que la técnica visual.

En esta adaptación lo síntomas conductuales y de contexto no son abordados propiamente, como tampoco el extraño actuar de las personas una vez que son sustituidas por alienígenas; no hay un énfasis en el comportamiento ni en la movilización de los seres extraterrestres, su justificación es accidentada y apenas esboza una superficie temática con ello. El padre de la protagonista es un médico que llega a la base para examinar la forma en la que se manejan y maniobran los productos químicos; el espectador aprende de las primeras sospechas respecto al comportamiento extraño en la base por parte del médico local, quien explica que sus pacientes expresan miedo a quedarse dormidos.

En este caso se abordan con estas acciones dos cuestiones sociales. Una se relaciona con la existencia de los productos químicos en general, las enfermedades y cómo se transmiten, la medicina y la biomedicina o los temores a lo desconocido en el campo biológico, médico y social. La segunda habla sobre la necesidad o convicción de huir de los problemas. Literalmente uno de los personajes así lo expresa cuando explica que una vez completada la sustitución, todo será mejor. Huir de los problemas yendo a dormir, algo que suena muy semejante a lo que pareciera ser un cuadro depresivo. Referencias minuciosas que reflejan cuestiones y preocupaciones sociales de la época: el poder militar, la autoridad del gobierno, la transmisión de enfermedades desconocidas y la falta de información sobre sus síntomas y efectos, incluso la temática religiosa respecto a la creación de la vida, o quitar la vida de un ser antes de haber nacido.

En este caso los seres son dotados de una explicación sobre su plan y su modo de supervivencia: viajar de un planeta a otro para preservar la comunidad, la importancia de la raza, no del individuo. En un monólogo bien llevado hacia la segunda mitad de la película uno de los personajes pregunta a aquellos que huyen: “Where you gonna go, where you gonna run, where you gonna hide? Nowhere... 'cause there's no one like you left” [¿A dónde vas a ir, a dónde vas a correr, dónde te vas a ocultar? En ninguna parte ... porque no queda nadie como tú].

La resistencia de aquellos que se niegan a formas parte de los seres clonados no está cimentada en un discurso fuerte y convincente, pero tampoco los invasores tienen un discurso potente propio. La base argumentativa creada por Finney, la idea, la historia, la invasión, no está respaldada por un material sólido es esta adaptación, aunque asertivamente la película toma prestado algunos detalles de otras versiones; de la de 1978, por ejemplo, el chillido emitido por los seres una vez que han descubierto a alguien aún humano caminar entre su gente. Curioso es, además, que en esta versión aquella idea de camuflarse entre los seres a fin de engañarlos y huir es expresada precisamente por uno de los personajes ya sustituidos.

Más de una vez las emociones son usadas arbitrariamente como carnada o como engaño, lo que de alguna forma hace que se pierda la esencia de la historia base. Si bien la película puede entretener, poco más ofrece al espectador una vez terminada la historia; su rapidez progresiva y su agilidad visual no dan paso a una reflexión propia, lo que hace que el producto final sea más que pasajero y poco significativo.

Ficha técnica: Body Snatchers

Cine, Body Snatchers, 6,844 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD