Expresionismo

Blogs de El Siglo

Expresionismo

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 09 de enero de 2014
Cine, Expresionismo

El expresionismo es una corriente artística que surgió a inicios del siglo XX en Alemania como parte los movimientos vanguardistas. Su eje trajo cambios culturales y sociales, en especial dentro del mundo artístico, pues el expresionismo, como alternativa al naturalismo, al impresionismo o al realismo, defiende el estilo del artista y su creatividad, dando pie a la interpretación de su trabajo como una postura personal e intuitiva; una expresión de los sentimientos, de las emociones, de la realidad o de la forma particular de cada ser para entenderla.

Los trabajos dentro de esta corriente están enfocados al sentir y a la subjetividad, la libertad del ser en su entorno, sus angustias, sus problemas, su existencia, plasmados en forma artística, de modo que el resultado (la pintura, la película, el libro) invite a una reflexión interior del ser.

El cine contemporáneo de esta naturaleza se traza con los mismos parámetros: historias subjetivas, llenas de metáforas que tienden a hacer más preguntas que a dar respuestas, centradas en sus personajes y su desarrollo emocional más que en una línea de acción con un objetivo lineal bien planteado.

El propósito del expresionismo es intentar reconectar al hombre con la realidad a través del arte, pues, bajo sus premisas, el ser está desconectado de sí mismo y de su entorno. De ahí el uso simbólico de elementos que representen algo o, también, por ejemplo, la presencia de historias con finales abiertos, películas que plantean problemáticas sin darles una respuesta o un cierre claro al concluir la historia.

El propósito de estas formas narrativas es invitar al espectador a cuestionarse los dilemas de los personajes, a entender su realidad. Historias que se complementan en su forma con otros elementos de la cinematografía, por ejemplo, los decorados angulares y distorsionados, el juego con luz y sombras, el uso de maquillaje y vestimenta dramáticos, elementos que ayudan a construir ambientes desolados, tal es la naturaleza de los relatos expresionistas, trágicos y fatalistas, con personajes preocupados y atormentados.

Cada elemento existe como una forma de, precisamente, expresar algo. De esta manera la historia (con cada uno de sus elementos -narrativos o técnicos-) se convierte en un eco, una metáfora, de los cambios sociales a los que está sujeto el hombre. Ello se expresa también a través de la constante temática surrealista por contar historias de fantasía o terror, relatos de angustia, existencialistas, trágicos, dramáticos y en constante búsqueda de la psique como medio introspectivo. Los relatos del expresionismo son, por tanto, un ensayo experimental en su búsqueda por la interior humana.

Las historias usualmente no están contadas de manera lineal y expresa, más bien existe un uso de saltos temporales dentro del relato o la película, lo que los lleva a, en ocasiones, estar contados en desorden, ello para propiciar la interpretación libre y reflexiva del espectador.

Estas características de los relatos expresionistas fueron modificándose con el paso del tiempo. El cine expresionista fue cambiando algunos de sus elementos (como la linealidad cronológica al contar los hechos o el enfoque pesimista argumental) para poder ofrecer a los espectadores un cine, si bien no comercial, más accesible para verse. Elementos como el simbolismo, los decorados en la escenografía o las metáforas fueron adaptándose a otro tipo de historias, además de convertirse en el sello distintivo del cine de esta corriente. Aún en la actualidad la estética expresionista se utiliza para representar atmósferas en relatos variados, ya sea en situaciones angustiantes o trágicas de los personajes o en secuencias relativas a ello.

Algunas películas representativas del cine expresionista alemán son: Metrópolis (Alemania, 1927), Nosferatu el vampiro (Alemania, 1922), El gabinete del Doctor Caligari (Alemania, 1920), M (Alemania, 1931), Fausto (Alemania, 1926), La caja de Pandora (Alemania, 1929) o El ángel azul (Alemania, 1930).

Cine, Expresionismo, 8,075 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD