To have and have not

Blogs de El Siglo

To have and have not

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 17 de abril de 2014
Cine, Tener y no tener, To Have and Have Not
To have and have not

Dirigida por Howard Hawks, To have and have not (Tener o no tener), cuenta la historia de Harry Morgan, interpretado por Humphrey Bogart, capitán de una embarcación que vive en la isla de Martinica y se gana la vida alquilando su barca para la navegación. Mientras tanto, la resistencia francesa, tras la caída de su país durante la Segunda Guerra Mundial, se moviliza y esconde por ese puerto, llevando a Harry a involucrarse con un grupo de rebeldes luego que es contratado por éstos para transportar a un par de colegas connacionales.

La historia en realidad es un romance que se desenvuelve a pesar de las dificultades del contexto político y social de la época. Los personajes principales, Harry y Marie “Slim” Browning (Lauren Bacall) se encuentran en un momento y en un lugar en donde prevalece la lucha entre naciones e ideologías, pero a pesar de ello, se encuentran el uno al otro; la resistencia francesa se aloja en la misma isla, trayendo con ello un grado de peligro latente que los pone en medio de la lucha entre uno y otro bando, pero juntos, en la inesperada aventura que vivirán.

Sería imposible no catalogar a ésta como la cinta que dio inicio a la dupla Bacall-Bogart. La relación entre ambos es el gran sustento de la historia y se alimenta, probablemente en gran medida, gracias a la química que la pareja tenía en la vida real. Ambos trabajarían después en otras cuatro películas como coprotagonistas.

Resalta agradablemente la personalidad decidida de los personajes principales y, por extensión, de sus intérpretes. Tanto Harry como Slim son dos personas de carácter fuerte que toman sus propias decisiones sin dejar que otros les digan qué deben pensar y qué hacer. Uno como otro tienen un pasado y, a pesar de que éste no es claramente explícito en la historia (aunque sí se dan indicios con los que se logra entender qué llevó a cada uno a estar en la isla en ese momento), sus acciones son reflejo de la fuerza de su carácter. Harry, por ejemplo, hace las cosas porque es lo que él cree que es correcto, no porque se vea obligado a ayudar a los demás (los franceses en este caso). El personaje de Bogart lucha por dinero, por una buena vida, por la chica de la que se acaba de enamorar y por sus amigos; esos son sus principios y no permite que nadie cuestione sus decisiones. Mientras Harry es audaz e inteligente, el personaje de Bacall es ingenioso y determinado; ambos pueden ser tan parecidos como diferentes según las circunstancias, llevando a que, afortunadamente, el espectador no mire a una damisela en peligro siendo rescatada por alguien (como se espera del romance convencional), sino que presenta a una pareja con independencia y habilidades propias, que se apoyan  el uno al otro cuando es necesario.

La película no ahonda demasiado en el contexto de la guerra y la ocupación Nazi en el territorio francés, pero habla lo suficiente como para expresar una postura respecto al elemento latente de tensión y huída que trajo ese momento histórico durante la década de 1940. La resistencia francesa tiene un por qué y un objetivo, pero la película deja los detalles al margen de referencias históricas. Harry repetidas veces declara no estar ni a favor ni en contra de aquellos que lo han contratado para transportar franceses hacia Martinica. Él dice que decide realizar el trabajo porque de alguna manera es lo que debe y necesita hacer de acuerdo con la posición en la que se encuentra. En ese sentido, las consecuencias de la guerra y sus repercusiones en la organización social tienen un grado de eco en la historia planteada y aborda los hechos desde los ojos externos de aquellos que no han directamente vivido los rezagos de la lucha.

Algunas líneas dramáticas de la narrativa ahora pueden parecer predecibles y repetidamente usadas. Los “buenos” y los “malos” de la historia están dibujados tan evidentemente que es difícil sentir un verdadero tono de peligro, tensión y/o expectativa, porque se sabe de antemano el resultado que se espera de un relato como este. A pesar de ello, la película se disfruta, tanto por la calidad de las actuaciones como de la dirección del proyecto, que se desenvuelve entre el romance y la aventura.

El guión se basa en la novela del mismo nombre escrita por Ernest Hemingway, pero sólo la base de la historia se retoma de ésta; varios cambios en el proceso de realización corrieron a cargo de escritores como William Faulkner o Jules Furthman; la modificaciones en el desarrollo de la historia se realizaron en parte para enfatizar el romance entre los protagonistas y darle más tiempo en pantalla a Bacall, supuestamente como vehículo para emular la exitosa “Casablanca”, estrenada un par de años atrás.

El relato funciona satisfactoriamente dentro su contexto de género y periodo histórico, probablemente porque ofrece dos personajes seguros de sí mismos, que hacen lo mejor que pueden con lo que les toca vivir, elementos que muchas veces fallan en producciones que se resuelven como similares a ésta.

Ficha técnica: Tener y no tener - To Have and Have Not

Cine, Tener y no tener, To Have and Have Not, 6,668 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD