High Noon

Blogs de El Siglo

High Noon

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 24 de abril de 2014
Cine, High Noon
High Noon

En High Noon (Solo ante el peligro), Will Kane es un sheriff recién casado que en su último día de trabajo decide enfrentar a un delincuente al que mandó a prisión años atrás pero que, liberado ya, regresa en busca de venganza; sin embargo la ciudad a la que él se encargó de proteger ahora se niega a ayudarle.

Gary Cooper interpreta el papel del protagonista, un hombre con principios,  responsable,  que se niega a huir de los problemas, quien, como el resto de los ciudadanos, sabe que Miller, el delincuente que le busca, está a punto de llegar en el tren de medio día para cobrar venganza. Así que se plantea que si huyera, el otro le perseguiría hasta encontrarlo y matarlo, por tanto, debe regresar a defender su ciudad, a su gente y a sí mismo. ¿Se basan sus acciones en el orgullo o el compromiso social? Es cuestión de perspectiva.

Prácticamente todos en el pueblo creen que es mejor que Kane se aleje y, por tanto, se lleve los problemas y las amenazas, personificadas en Miller, con él. Es como si  la mayoría de las personas prefirieran el bienestar  y se movieran por conveniencias,  su razonamiento es incluso lógico. “Si la gente del norte escucha de esto y de la sangre que se derrama en nuestras calles, entonces dejarán de apoyarnos con dinero para nuestro desarrollo”. Esa es la lógica de uno de los personajes que hace pública su opinión respecto a  lo inconveniente que puede resultar ayudar en la lucha contra los delincuentes.

La variedad de personajes que aparecen durante el relato es enriquecedora porque cada uno de ellos representa una postura de opinión diferente sobre la situación. Las razones por las que cada individuo decide apoyar o no a Kane en su misión son variadas e incluso respetables; desde quien no quiere morir y por eso decide no apoyarlo, hasta el que dice que la venganza hacia el protagonista es personal y por lo tanto no compete a nadie más en el pueblo.

Las razones pueden entenderse incluso en el contexto de la sociedad actual, siendo  ello  lo más gratificante de la historia aún después de tantos años de haber sido estrenada. El antiguo sheriff se niega a participar porque se siente decepcionado de saber que poner a los delincuentes en la cárcel ya no tiene sentido pues el jurado y la ley los dejará eventualmente en libertad. De alguna manera Kane apela por la unidad, la solidaridad y la comunidad, pero falla en entender el desánimo que se esparce entre las personas, un desánimo erróneamente infundado por la idea de que lo realmente importante no es el duelo que está a punto de suceder en el pueblo, sino que no será ni el primero ni el último, y entre menos, mejor.

Una de las primeras personas a quien el protagonista se acerca por apoyo es el juez que sentenció a Miller a la cárcel. Kane lo encuentra empacando y éste al final huye, pero no sin antes darle una pequeña reflexión sobre la situación, momento que captura la esencia propia del mensaje de la película. El juez le cuenta sobre una ciudad griega que logra desterrar al tirano que les rige, sólo para que sean los propios ciudadanos quienes tiempo después le abren las puertas de la ciudad, decidiendo colocarse a su lado mientras éste destruye el nuevo gobierno.

Destaca también la postura de pensamiento que ofrecen los dos principales personajes femeninos sobre algunos de los diferentes temas que trata la película. Helen (Katy Jurado) ayudó a Kane a mandar a Miller a la cárcel y anteriormente estuvo relacionada amorosamente con ambos, hasta que decide irse de la ciudad por la necesidad de mejores oportunidades. La mujer entabla una conversación con la esposa de Kane, Amy (Grace Kelly); la opinión de Helen es que si la joven realmente ama al sheriff, debe quedarse a su lado y apoyarlo. El mensaje va más allá del terreno amoroso, porque al final, apoyar a alguien significa estar a su lado, siempre; las acciones de Amy lo demuestran, e incluso las de Helen y las de algunos otros, pero es el debate interno que pueden entablar los personajes lo interesante de apreciar en el desarrollo de la historia. Es importante rescatar que uno de los pocos que decide luchará al lado de Kane es un aventurero y decidido joven menor de edad, alguien que le respeta y admira, a quien, por supuesto, el protagonista le niega su voluntariado.

La segunda perspectiva femenina de gran impacto es precisamente la de Amy y no por su reciente matrimonio, sino porque cuando se da cuenta de la magnitud de la situación, se rehúsa a apoyar comportamientos de violencia; ella reflexiona sobre los hechos y afirma que debe haber una mejor forma de vivir que tener que estar en medio (tanto ella como la sociedad en general) de una inservible lucha entre lo “bueno” y lo “malo”.

La película es una metáfora para cualquier situación en la que se pretenda luchar por algo, sin importar los miedos, porque éstos también infunden valor. Después de todo Kane así lo demuestra, porque más que un héroe, el protagonista es como cualquier otra persona confrontada en una situación ética. Lo importante es elegir qué se pretende lograr con las acciones que cada día las personas toman, así como su eco y su reflejo en la sociedad en la que viven. Porque lo que se aprende en esta historia con diversidad de perspectivas es eso, que ante cualquier situación social, siempre habrá alguien a favor y alguien en contra de la misma, siempre habrá alguien que apoye, alguien que se oponga o alguien que se desentienda.

Ficha técnica: High Noon

Cine, High Noon, 5,708 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD