The last picture show

Blogs de El Siglo

The last picture show

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 29 de mayo de 2014
Cine, The Last Picture Show
The last picture show

Conocida en español como “La última película”, esta historia es un relato de crecimiento y madurez. La película narra la vida de un grupo de adolescentes decidiendo su futuro, viviendo la vida y afrontando la realidad; sus historias son reflejo del ambiente en el que viven y el crecimiento de sus personajes es parte del proceso propio del desarrollo del hombre, el cómo los amigos, la cultura, el contexto social y las decisiones cambian a las personas, en este caso a Sonny, Duane y Jacy; Timothy Bottoms, Jeff Bridges y Cybill Sheperd respectivamente.

Ellos son sólo una muestra representativa del tipo de adolescentes que viven en la pequeña localidad de Anarene en Texas, EEUU, en donde se desarrolla la historia. Tanto ellos como quienes les rodean viven una época de decadencia social y cultural (la película está ambientada en la década de 1950, con los efectos de la Segunda Guerra Mundial y la “guerra fría” rondando en el aire). Su entorno les afecta pero, más que nada, sus relaciones y la convivencia social con distintos grupos de personas son lo que marcan su vida, es decir, las personas con las que platican, las personas con las que eligen estar y con las que eligen no estar son algunos de los elementos clave que cambiarán y formaran sus perspectivas y su carácter, tal y como todos en nuestra realidad lo sufrimos.

La historia logra evocar la etapa de vida de crecimiento de sus protagonistas, ir de la adolescencia a convertirse en jóvenes adultos. La película no pretende ser una enseñanza de lo correcto o lo incorrecto y sus personajes no son jóvenes modelo, al contrario, la historia lo que hace es reflejar la realidad de esta etapa de vida.  Lo más interesante es notar cómo el comportamiento adolescente es el mismo en cada época, siendo el contexto y las reglas sociales las que cambian con el paso de los años. La película permite entender la realidad de la gente que creció en los años cincuenta, pero también permite identificar las diferencias o similitudes entre generaciones para entender las relaciones existentes entre el pasado y el presente.

Ejemplo de ello es la plática que Sonny entabla con su amigo Sam, un hombre adulto que es dueño del restaurante que el joven y sus amigos suelen frecuentar. Sam habla de un amor perdido y de las aventuras que vivía con sus amigos cuando era más joven; a ese momento Sonny acaba de pasar por algo parecido y la plática le sirve para ver con perspectiva sus experiencias y balancear ese supuesto amor y esa supuesta amistad que han cambiado su forma de ser y de ver la vida. La historia reflejará una verdad: las generaciones parecen vivir lo mismo, pero es diferente, cada quien experimenta sus vivencias en un ambiente sociocultural particular.

La película se arriesga en adentrarse al tema con el propósito de hablar de la condición humana y de la vida misma. Críticamente se podría reflexionar sobre si los patrones de comportamiento se repiten inevitablemente porque son parte de la naturaleza del ser, o si bien la educación (y las reglas, las normas y el comportamiento social) no se está adaptando a las necesidades del contexto y a la velocidad en la que la sociedad cambia, resultando en que las etapas del crecimiento humano sean abordadas de la misma manera cada vez, incluso cuando el entorno no es el mismo.

¿Cómo ha cambiado la experiencia de la adolescencia con el tiempo y en qué manera la sociedad se ha adaptado y preparado para estos cambios? La gente “crece” cuando vive y cuando aprende, y en cuanto a las teorías del desarrollo humano esto llega con la madurez gracias al razonamiento y a la lógica, que se fundamentan en las experiencias, pero si la modernidad está llena de factores externos que modifican el comportamiento y el crecimiento de las personas, estas experiencias cambian. Tal vez sería importante detectar cómo la adolescencia (y en resumen cualquier etapa del desarrollo humano) se ha visto afectada por el actual contexto histórico, político, social y cultural (entre estos se encuentran la educación, el papel de los medios de comunicación, las formas de relación e interacción social, entre otros).

Los jóvenes dentro del relato de la película cambian porque viven en una época de cambios, pero lo mismo puede decirse para todas las personas en todos los rincones del planeta, los cambios son diferentes y significativos en distintos niveles e impactan de manera peculiar a cada persona; no sólo es el crecimiento personal, es el crecimiento social, lo que se vive, el lugar donde se vive, el país en el que se vive y, actualmente (gracias a la globalización  y las nuevas tecnologías), lo que se vive en el resto del mundo. Ello implica las crisis económicas en diversas naciones, las guerras, las luchas sociales, los inventos tecnológicos, los desastres naturales, los logros de las personas cercanas o los logros de las personas al otro lado del mundo, cada detalle cambia la forma de ser y la forma de pensar del ciudadano promedio que vive en el mundo presente. En la película los personajes se ven afectados por los cambios locales, los elementos que les afectan son sólo un micro comparado con la magnitud (el macro) actual. Sería bueno pensar en la cantidad de factores externos a los que los adolescentes de hoy en día se ven expuestos, cómo estos influyen en sus vidas y de qué manera las personas afrontan este tipo de problemáticas actuales.

La película elige ofrecer un tipo de personajes que enriquezcan la trama y el drama de la historia con el fin de presentar un relato crudo de la vida de sus personajes. La historia cuenta con la joven interesada en su propio bienestar y en vivir experiencias, el joven enamorado que intenta ser una mejor persona para su novia, el soñador, el tímido, el que se siente solo o el que inicia un romance con una mujer casada, entre otros más. De todos ellos Sonny es el eje de la perspectiva del relato, él ve la caída del pueblo fantasma en el que parece estar viviendo, sus conocidos poco a poco se van alejando o desapareciendo de su vida y su sentimiento de estar estancado es sólo reflejo del propio estancamiento de la sociedad en la que vive y de los cambios necesarios (e inevitables) que están a punto de llegar.

El título de la película se refiere a la última función de cine que el teatro local ofrecerá porque está a punto de cerrar, en parte a causa de la llegada de la televisión. Sonny y Duane deciden asistir en nombre de los buenos recuerdos y como gesto de amistad antes de que el segundo sea enviado a la guerra como parte de sus obligaciones por haberse enlistado en el ejército.

La historia mira sin acercarse demasiado a un tipo de sociedad en una época determinada, en un país específico, pero es el tipo de mirada lo que la hace interesante, porque permite destacar las características de esa sociedad y, subsecuentemente, ponerlas en una balanza en contraposición con las generaciones que le siguieron, qué cambios trajeron para éstas o qué cosas se negaron a transformarse.

Dirigida por Peter Bogdanovich, el guión está escrito por el propio director y por Larry McMurtry, autor de la novela en la que se basa la historia.

Ficha técnica: The Last Picture Show

Cine, The Last Picture Show, 5,864 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD