Fraude

Blogs de El Siglo

Fraude

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 07 de agosto de 2014
Cine, FRAUDE, F for Fake
Fraude

Este documental es una especie de ensayo fílmico respecto al arte y al engaño, las falsificaciones, el fraude, los trucos y la ficción, reales o imaginarios. ¿En qué sentido? En el sentido práctico ante la pregunta: ¿qué queremos creer?

Escrita y dirigida por Orson Welles, F for fake o F de falso, es un trabajo de investigación y demostración del tema de las falsedades y las mentiras, cómo se realizan y cómo se asimilan por parte de los receptores.

El estilo con que está elaborado, de la mano de la metaficción (herramienta de la narrativa autorreferencial o autoconsciente en cuanto a los mecanismos de la ficción y de la obra como un instrumento), permite a Welles explorar diferentes rangos de la hipótesis que plantea, ayudándose de la investigación y la reflexión que conviven en un mismo plano.

El hilo conductor se presenta al explorar la historia de vida de Elmyr de Hory, un falsificador de pinturas que vendió varios trabajos a galerías haciéndoles creer que eran lienzos realizados por conocidos autores de nombres tales como Picasso y Matisse. A mitad de camino del relato y conectando con dicho falsificador se llega a Clifford Irving, personaje quien denunciara a Hory en un libro, pero quien paradójicamente escribiera en su momento una falsa autobiografía de Howard Hughes.

Welles establece un paralelo entre estas situaciones de fraude con su propio trabajo, el programa radiofónico transmitido en, adaptando la novela de H.G. Wells “La Guerra de los Mundos”. Acompañando estas cuestiones se encuentra el análisis que el realizador hace respecto al tema (normalmente presentando con voz en off); tales reflexiones se ligan en contenido con lo que se puede denominar “los engaños del arte (o en el arte)”: el valor de la obra, la credibilidad, la acreditación, el mercado, la percepción, la oferta o la demanda.

La baraja que el realizador pone sobre la mesa es tan real, profunda, imaginaria o difusa como el espectador quiera creerlo. Lo que se plantea, piensa y pone en pantalla se hace a fin de invitar al espectador a pensar.

“For the next hour, everything you hear from us is really true and based on solid fact” (Durante la siguiente hora, todo lo que oiga de nosotros es realmente cierto y se basa en hechos sólidos), dice Welles al iniciar la película. En efecto, la primera hora presenta hechos reales, libres de engaños, trucos o ilusiones, pero nota, sólo la primera hora; de hecho, al principio explica el modo operativo de los trucos de magia (distracción, engaño, ilusión), siendo preponderante reconocer que la verdad es relativa, siempre y en todo momento, incluyendo el cine y, en este caso, el arte.

La propuesta que la historia plantea, desdibujando el vaivén de Elmyr de Hory, de Clifford Irving o de Welles mismo, respecto al engaño, son meras ejemplificaciones del trasfondo temático, el valor que se le da algo, una obra de arte en estos caso, como pintura y como trabajo creativo. Pero lo mismo puede también plantearse sobre el arte, la ciencia, la verdad y la realidad. Una pincelada tan perfecta que es incluso más cercana a la técnica del autor que si éste la hubiera realizado por sí mismo pone en entredicho y en duda al trabajo original; ello aplica para cualquier cosa en la vida.

No es el engaño lo que una persona debe cuestionarse, sino la forma en la que se lo cree, la facilidad con la que se cae o se acepta una mentira y la manera en la que alguien se convence o autoconvence de ella. Tales acciones-reacciones se ejemplifican en otros aspectos de la vida diaria, la credibilidad hacia las noticias, por ejemplo, credibilidad depositada en ocasiones en las que se denominan “pruebas fotográficas o de video”, e incluso en los testimoniales. Es como si se permitiera que la imagen fuera por defecto un reflejo auténtico de la realidad, un reflejo cegado y obtenido por inercia que se repite a sí mismo.

La peculiaridad del proyecto lo hace interesante, denso, filosófico y analítico, pero es la forma de presentar los hechos lo que se queda en la mente del espectador. ¿Qué creemos, por qué lo creemos y cuándo o cuánto lo cuestionamos? Asuntos de naturaleza filosófica que en más de una ocasión demeritamos, a veces con razones, pero muchas otras sin justificación. De eso habla Fraude y de eso habla Welles y el formato y la narrativa escogidos para hacerlo son un escalón más para enfatizar el discurso.

Ficha técnica: Fraude - F for Fake

Cine, FRAUDE, F for Fake, 4,335 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD