This is spinal tap

Blogs de El Siglo

This is spinal tap

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 14 de agosto de 2014
Cine, This Is Spinal Tap
This is spinal tap

Tomar una banda de rock y explorar su mundo a través de un documental ha sido una forma en la que el  ámbito musical y el cinematográfico se dan la mano. La cámara te acerca al objetivo; las entrevistas, las grabaciones y la documentación son una mirada hacia lo que significa la vida del músico; dar una perspectiva, un acercamiento.

En 1982 una mediocre banda británica de heavy metal está a punto de lanzar su nuevo disco, por lo que deciden hacer un tour en Estados Unidos y promocionar el material; un fan suyo, director y realizador de videos, les acompaña para capturar con su cámara todo lo que sucede y así ensamblar un proyecto fílmico documental.

La banda vive las fiestas y se codea con otros artistas, pero su popularidad parece a la baja, la polémica portada de su nuevo disco ha causado el retiro de algunas disqueras y los problemas internos artísticos ponen en riesgo el futuro del grupo, además de la amistad entre sus integrantes.

Con una extravagante exageración de las situaciones de la vida del rockero de la época, este falso documental aviva la comedia con un tono satírico de la realidad, al tiempo que retoma de manera crítica el tras bambalinas de los músicos, a quienes el público en general está acostumbrado a ver a distancia, no siempre teniendo una perspectiva objetiva del cómo opera la vida pública, privada y creativa de estos personajes.

La película se presenta como una mirada real de una banda de rock, aunque no lo sea, pero ello se hace con el fin de enfatizar el mensaje y tipo de historia que se presenta. El trayecto narrativo está trazado, pero no sólo eso, como falso documental el guión, las actuaciones, la dirección y el formato están diseñados para referenciar a los músicos y a las historias que éstos viven.

El proyecto se construye con base en una amplificación cómica de momentos que se oyen repetidamente en las biografías de cualquier grupo musical, el constante cambio de integrantes del grupo, las peleas por los celos, las diferencias creativas, los deseos de la banda en choque con los deseos de su manager o de su productora, los escándalos públicos, la interrupción de terceros en asuntos internos del grupo, los problemas técnicos de tocar en vivo, por mencionar algunos ejemplos.

Como una parodia de estos hechos la película se da las libertades creativas para referenciar estas situaciones y reírse de las mismas, con el simple ánimo de recalcarlas y encontrar su lado cómico. Como ejemplo están las repetidas veces en las que el baterista de la banda muere en extrañas e inexplicables situaciones. El director le pregunta al actual baterista si teme por su vida. Cuando entré me explicaron la situación, dice éste desenfadadamente.

Otro ejemplo sucede cuando uno de los integrantes del grupo encuentra que el servicio de comida que se les ofrece no es de su agrado, porque el tamaño del pan es más pequeño que el tamaño de las lonjas de jamón y queso y para él eso es inaceptable. La cancelación de conciertos, las peleas internas y el cambio de estilo o de ritmo musical de la banda con el paso de los años son otras formas de plantear el recorrido de vida de estos artistas.

Escenarios de esta naturaleza permiten a la historia dar una comprensión de la vida del músico desde dentro, un enfoque más interno, más íntima. Los documentales musicales reales son atractivos porque dan una aproximación al cómo se desenvuelven, piensan, sienten y trabajan los intérpretes; esta historia, con todo y su recreación ficticia de hechos, se traza una propia línea dramática, creando situaciones conflictivas-afectivas y el cómo estas afectan a las personas, a los músicos en este caso.

Al mismo tiempo esto permite abrir la reflexión sobre la motivación de un cantante, desde la parte musical tanto como la relacional, la profesión como un trabajo y las relaciones sociales y amistosas. Ya sea por la fama, la gente, la música, las fiestas o el dinero, por decir algunas, las razones por las que alguien se dedica a la música son variadas e influyen directamente con la pasión con la que se desenvuelven en su trabajo. La banda de esta historia, Spinal Tap, lo hace por sentirse vigente, por amar salir al escenario, por sentir la música en sí mismos y a su alrededor.

El espectador que es un músico en la vida real (o que conoce a alguno) podrá sentirse identificado con la película, pero incluso el que no, también podrá entender las referencias del medio, porque cualquiera que haya leído la biografía de su banda favorita, cualquiera que haya asistido a un concierto, cualquiera que haya cuestionado la evolución de su cantante predilecto o cualquiera que haya visto una entrevista a un artista del medio musical, puede ver las similitudes con la vida real, las diferencias y la relación que la historia guarda con el mundo del rock.

Tal vez no toda la vida del rockero sea o haya sido así, pero con seguridad aún puede verse y vivirse entre artistas del medio, por ello el estilo con que se desenvuelve el proyecto es un acierto que se alimenta del género y formato cinematográfico, como de las leyendas y otras historias contadas alrededor del universo musical.

Ficha técnica: This Is Spinal Tap

Cine, This Is Spinal Tap, 6,558 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD