Romeo y Julieta

Blogs de El Siglo

Romeo y Julieta

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 09 de octubre de 2014
Cine, Romeo y Julieta, Romeo and Juliet
Romeo y Julieta

Cuatrocientos cincuenta años después de su nacimiento, las obras del dramaturgo inglés William Shakespeare siguen siendo motivo de inspiración para historias y narrativas, de teatro, de cine, de videos musicales, de novelas o cuentos cortos, por mencionar algunos. Escribió comedias llenas de enredos y malentendidos, tragedias con complejas situaciones que desatan drama y conflicto. El material de mano de Shakespeare ofrece una gran variedad de temas y personajes. Romeo y Julieta, historia de amor, venganza, muerte y devoción, es una de esas historias de tragedia.

Hay varias adaptaciones de esta obra al cine. Una de ellas, la de 1968, dirigida por Franco Zeffirelli, con Leonard Whiting en el papel de Romeo y Olivia Hussey como Julieta. Los Capuletos y los Montesco son dos importantes familias de Verona, enemigos declarados, lo que ha llevado al Príncipe de la ciudad a castigar todo acto de violencia. Romeo y Julieta se convertirán en dos enamorados que cargarán sobre sus hombros el rechazo de sus familias hacia la otra, una guerra en las calles entre miembros de cada una de estas casas, que llevará a enfrentamientos con mortales consecuencias.

El centro de la historia parece ser precisamente el relato de amor entre dos jóvenes soñadores que sólo quieren estar juntos, pero es la trama promovida por el odio entre familias lo que realmente da significado al relato  y, subsecuentemente, a la tragedia entre los jóvenes. Su muerte puede entenderse como un símbolo de amor eterno, amor verdadero, incondicional, pero tal como al final dice la historia, la muerte es resultado de la enemistad entre Capuletos y Montescos, la pareja pudo haberse juntado sin temores, sin dudas ni remordimientos, si no fuera por el odio entre unos y otros.

La simbólica entrega de vida (Romeo muere cuando cree que Julieta ha muerto antes y luego ella termina con su vida porque Romeo ha muerto por propia elección) es sólo un eslabón de las dimensiones de la riña entre familias. La tragedia de la muerte significa que el amor,  a pesar de todo, no logra superar los obstáculos. Muertes y peleas causadas por razones más grandes que los individuos; Julieta, Romeo, Teobaldo y Mercucio son, finalmente, daño colateral, enfrentamientos circunstanciales que desembocan en perjuicio secundario de una disputa familiar arrastrada y que concierne, en menor grado, a aquellos que la luchan, los hijos en este caso.

La lucha en sí no deja de ser un enfrentamiento de poder. Incluso la disputa entre Teobaldo y Mercucio, que comienza como una riña burlona, se va formando gracias al enfado de los involucrados, las burlas crecen y la necesidad de demostrar superioridad los lleva al duelo a muerte. Los personajes, todos, luchan por algo en lo que realmente creen, defienden su familia, su honor, enfoque de gran importancia y respeto, si tan solo la impulsividad no los cegara; los personajes no son buenos ni malos, simplemente son humanos, con su entorno influyendo firme y potentemente en sus acciones.

Por momentos Romeo, o Benvolio, insisten en dejar las cosas en paz, en no caer en la provocación, en respetar si se quiere ser respetado, e incluso, el padre de Julieta parece tener esa postura durante la fiesta en su casa, cuando Romeo y Julieta se conocen, pero su postura no es insistente, ni firme, sus palabras se pierden en la tormenta que las muertes de integrantes de ambas familias van trayendo, situación que sólo acrecienta el resentimiento y la pelea.

El amor, que parece estar al centro de todo, es un secreto. La devoción intensa que se supone demostraría que ambas familias pueden vivir en armonía, ni siquiera es compartida. ¿Acaso es la falta de comunicación la verdadera culpable de esta tragedia? Romeo no recibiendo el mensaje del plan del Fraile sobre la orquestada y falsa muerte de Julieta para que ellos puedan huir (una vez que Romeo ha sido desterrado por ser culpable de la muerte de Teobaldo) o el Fraile no confiando a nadie más con su plan. Romeo y Julieta nunca hablan abiertamente de su amor y tal vez, sólo tal vez, porque las costumbres sociales, además, juegan un papel más importante. ¿Amor verdadero, amor fallido, amor inmaduro o amor platónico y destinado a no ser?

¿Vale la pena la muerte de los protagonistas? Sí y no. No se puede ser completamente negativo al respecto, como no se puede ser resueltamente positivo ante una decisión como la de los jóvenes. La muerte, como tragedia, deja una lección final a la familia, abierta a evaluar las razones que llevaron a tal desenlace; pero la decisión final de amar al otro más que a la vida misma, es tan poéticamente romántico (inmortal y eterno) como incorrectamente irracional, según como se elija ver.

La agilidad de trama, el creciente conflicto que se desarrolla para culminar en dicha tragedia, permite adentrarse en el interior de cada personaje y de la historia misma, sus dimensiones, su relevancia. Una historia de amor, tanto como una historia de odio y de venganza.

Ficha técnica: Romeo y Julieta - Romeo and Juliet

Cine, Romeo y Julieta, Romeo and Juliet, 12,464 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD