Hamlet

Blogs de El Siglo

Hamlet

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 16 de octubre de 2014
Cine, Hamlet
Hamlet

“Ser o no ser” (To be or not to be). La introducción de la versión cinematográfica de 1948, dirigida y  protagonizada por Laurence Olivier, de esta obra de William Shakespeare recita un párrafo (más adelante expresado por el mismo Hamlet) que reflexiona sobre los defectos de los hombres, sobre cómo un rasgo negativo, por muy noble que sea la persona, puede arrastrarla a un estado de corrupción propia. La introducción que da paso al primer acto dicta: “Esta es la tragedia de un hombre que fue incapaz de tomar una decisión”.

Hamlet es el príncipe de Dinamarca, su padre recientemente ha muerto y su madre se ha casado con Claudio, el hermano de su padre, haciéndolo el nuevo gobernante. Un día el espíritu del rey fallecido aparece ante Hamlet y le dice que vengue su muerte, que destruya a su asesino, aquel que ahora es rey. El titular continuamente se ve forzado a tomar decisiones: vivir o renunciar, luchar o claudicar, hasta las últimas consecuencias. Las hay: traiciones, venganza, muerte, locura, necedad, convicción, decisión.

La mayoría se convence de que Hamlet ha perdido la cabeza, si  se ha vuelto loco o no, su actuar causa mal a quienes le rodean. Perseguido por el fantasma de su padre (tanto metafóricamente hablando como espectralmente visible), el protagonista enfrentará su misión hasta convertirla en su razón de seguir adelante; el problema es su obsesión, su impulso de hacer lo que se le dicta, incluso si es necesario renunciar a otros anhelos, su amor hacia Ofelia, por ejemplo. Despechada, desilusionada y sabiendo de la muerte de su padre a manos de su enamorado, la joven pierde toda esperanza, la prueba es demasiado fuerte para su temperamento y eso termina con su vida.

La debilidad se instala en la mente y ánimo de varios de los personajes, normando su conducta el temor por lo desconocido, el temor a perder el control. Cuando el rey se da cuenta de las intenciones de Hamlet, sabiendo que el resentimiento no dejará que su sobrino de por olvidado el asunto, fuerza su viaje a Inglaterra, a su regreso, entonces, confabula con Laertes (hermano de Ofelia y quien también busca su propia venganza) para asesinar a Hamlet.

Existe una desconfianza constante en el ambiente, razón que lleva al protagonista (y a varios otros) a un estado de paranoia. Sigiloso con sus alrededores, es probable que Hamlet esté, en efecto, perdiendo razón y lógica, ¿pero es ello a causa de la debilidad de su mente ante la dificultad de soportar las pruebas? Es probable, después de todo, es de lo que habla el prólogo de la historia en esta película, de las debilidades ejerciendo más fuerza que las fortalezas, del hombre rindiéndose ante un solo defecto y dejándolo tomar el control de su vida. ¿Cuál es el principal flaqueo de Hamlet? ¿Miedo, recelo, angustia, soberbia?

Cada uno de los personajes tiene su punto débil. Shakespeare explota lo más vulnerable de ellos y los enfrenta con algún otro que lleva al límite tal flaqueza, Laertes contra Hamlet, culpando el primero al segundo de todas sus tristezas; Ofelia y su devoción por Hamlet, un amor correspondido pero nunca prioritario para él; Hamlet y el Rey, el secreto de la muerte del padre, la amenaza contra su vida, contra su reinado, contra la felicidad de ambos, según su respectiva perspectiva.

A veces en forma directa y en ocasiones de manera disfrazada, las elecciones para el desarrollo de la trama buscan crear conflicto en los personajes, enfrentándolos, queriéndolo o no, ante sus peores miedos, sus excesos negativos, sus dudas, sus inseguridades, afectando a ellos mismos y a otras personas.

Hamlet planea, ingeniosamente, traer una obra de teatro a la corte, una obra en la que el hermano del rey le asesina para quedarse con la esposa y reina. La historia dentro de la historia es la indirecta perfecta con la que el príncipe se dará cuenta de la culpabilidad o no de su tío, según su reacción ante la representación teatral. En otro caso, Laertes enfrenta a Hamlet en un duelo en donde una de las espadas está envenenada, además de la bebida que se le ofrecerá al segundo; la maniobra tiene por objetivo asesinar a Hamlet pero el sentimiento de culpa por la traición, así como algunos errores en la ejecución, llevarán a la tragedia. Es palpable la muerte de varios de los involucrados en la historia como producto de errores de decisión, decisiones provocadas por impulsividad, ira, corrupción moral e incomprensión.

Hamlet es, a fondo, una obra que habla de la existencia, de la libertad del ser y de sus emociones, de la condición humana y de la búsqueda por encontrar un significado a su vida. El protagonista es, más que el resto de los personajes, un vehículo filosófico para reflexionar sobre ese tipo de cuestiones: la esencia del ser y la forma en que puede ser corroída, transformada, modificada y manipulada, por razones ajenas, pero siempre punzantes, en cuanto a la responsabilidad, ética y moral de la persona. Hamlet duda, porque enfrenta conflictos éticos, pero eso lo humaniza.

La versión cinematográfica de Laurence Oliver es una fiel adaptación de la obra original que logra la construcción de diálogos ilustrativos acerca de las motivaciones, conflictos internos y pasiones de los principales personajes. El trabajo es uno de las varias adaptaciones que vale la pena visionar y comparar para rescatar el valor intrínseco de la obra original, del potencial enriquecedor para la interpretación de los personajes que ofrece el cine, como homenaje a W. Shakespeare en el 450 aniversario de su natalicio (26 de abril de 1564).

Ficha técnica: Hamlet

Cine, Hamlet, 10,368 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD