El sueño de una noche de verano

Blogs de El Siglo

El sueño de una noche de verano

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 20 de noviembre de 2014
Cine, El sueño de una noche de verano, A Midsummer Night's
El sueño de una noche de verano

Oxímoron: figura literaria retórica que se conforma de dos palabras opuestas que dan un significado metafórico o subjetivo a la oración. Por ejemplo: fuego helado, alegre tristeza, o comedia trágica.

Durante Sueño de una noche de verano, obra de William Shakespeare, se celebra una boda entre los personajes del Duque Teseo con Hipólita; se espera un espectáculo de entretenimiento durante la celebración y una de las opciones es la obra teatral que se define como una “comedia muy trágica”, Teseo dice que eso sería algo imposible, como el hielo caliente o la nieve cálida y por lo tanto esa es la obra que elige para entretener a sus invitados.

Pareciera que Shakespeare se refiriere, con tal historia, dentro de la historia, al tipo de trabajos logrados de su propia mano; sus escritos suelen incluir ambos aspectos de la narración, a veces muy divertidos y, por momentos, con temáticas crudas en exceso. Muchas de las obras del dramaturgo tienen la habilidad para combinar características que parecen opuestas.  Sueño de una noche de verano es una comedia que deambula en el tono del romance pero que se adentra también en temas sobre la obsesión y el despecho.

En 1999 Michael Hoffman adapta y dirige uno de los varios proyectos que se han llevado al formato cinematográfico de esta obra. La ambientación en este caso, modificada para transportar el relato hacia el siglo XX (aunque el texto de entrada indica que la historia se desarrolla a finales del siglo XIX), permite utilizar a la bicicleta como un elemento recurrente durante el desarrollo de la historia, su presencia es parte del juego mismo de la modernización y de la modernización de la obra, al llevar el relato hacia otro siglo, de combinar una época más actualizada con una historia clásica de amor y desamor.

La base de los enredos amorosos se basa precisamente en la dualidad opuesta. Hermia (Anna Friel) está enamorada de Lisandro (Dominic West), pero su padre quiere que se case con Demetrio (Christian Bale); por su parte Helena (Calista Flockhart) es la que está enamorada de Demetrio. Teseo (David Strathairn) tiene la palabra de ley como Duque, pero al obligar el compromiso de Hermia con Demetrio provoca el enfado de su prometida, Hipólita (Sophie Marceau). La decisión lleva a los enamorados a planear fugarse antes de que se formalice el compromiso, lo que desemboca en que pasen la noche en el bosque, lugar donde habitan hadas y otros seres fantásticos, donde además, Oberón (Rupert Everett) y Titania (Michelle Pfeiffer) llevan su propia disputa sobre los romances de los humanos. Su magia cae en manos de Puck (Stanley Tucci), un espíritu travieso que confunde su misión, frotar los ojos de Demetrio con la esencia de una flor para que se enamore de Helena, y termina por hacer que sea Lisandro quien quede prendado de la joven.

La trama se basa en una serie de líos y más líos desatados por extrañas coincidencias, falsas expectativas y mágicas ocurrencias. La historia tiene un enfoque en lo referente al amor verdadero y la ilusión de creer encontrarlo. Las parejas en la historia suelen tener opiniones opuestas pero complementarias, Hipólita, por ejemplo, cree que si Hermia y Lisandro quieren estar juntos, su destino debe quedar sellado en unión. Pero la época (el siglo XVI cuando Shakespeare escribe la obra o el siglo XX en donde se desarrolla esta adaptación) es un momento en el cual las tradiciones sociales no permiten la elección, el casamiento no siempre sucede por romance, sino por las conveniencias, las relaciones y acuerdos sociales, monetarios, políticos y por la búsqueda de la prosperidad familiar.

Ante ello, oponiéndose a tales patrones, la esencia de la historia tiene un enfoque romántico y optimista respecto al amor, la devoción, la amistad o la familia. Los enredos son equivocaciones y es el divertimento de observar las reacciones de los actuantes lo que emula la comedia de la obra, en especial cuando se ha establecido desde un inicio el amor inconfundible e irrompible expresado entre Hermia y Lisandro. El hechizo, por su parte, logra llevar al extremo el mismo tema; una vez que Demetrio y Lisandro caen bajo la magia de la flor, su obsesión por Helena hace que incluso ella desconfíe del supuesto amor que le profesan.

Crítica de la ilusión o la falsedad de un enamoramiento creado (además de la pérdida de la identidad propia durante el proceso del encantamiento) y de cómo el verdadero amor no puede ser falsificado incluso por la magia más poderosa, la historia permite que Demetrio quede encantado con Helena como un símbolo de la esperanza y la solidaridad de los seres fantásticos, pero también, como un indicativo de que los personajes, a pesar de las adversidades, deben quedar juntos por amor y no por compromiso; indicio de ello es la mención de que Demetrio ya había pasado tiempo cortejando a Helena antes de que se le indicara que debía casarse con Hermia.

“Debemos ser cortejadas y no nosotras quienes cortejen”, dice Helena, por ejemplo, refiriéndose al enamoramiento, las conquistas y la galantería, en una visión tanto tradicionalista como modernista del tema, una característica que bien puede utilizarse para definir a esta comedia creada por Shakespeare.

Amor y desamor, pasión y entrega, rebeldía y sumisión, mundo real y mundo mágico, todo fluye con frescura y muestra la gran capacidad narrativa del escritor inglés, de quien en 2014 se recuerda el 450 aniversario de su natalicio (26 de abril de 1564).

Ficha técnica: El sueño de una noche de verano - A Midsummer Night's Dream

Cine, El sueño de una noche de verano, A Midsummer Night's, 12,424 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD