Orgullo y prejuicio

Blogs de El Siglo

Orgullo y prejuicio

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 14 de mayo de 2015
Cine, Orgullo y prejuicio, Pride & Prejudice
Orgullo y prejuicio

Una historia de amor, redención, culpa, envidia, respeto, perdón y fortaleza, Orgullo y prejuicio, novela escrita por Jane Austen, representa con claridad y tino un escenario en el que la sociedad rige las formas de comportamiento, pensamiento y expectativas sociales. Es el siglo XIX (época en la que se publica el escrito) y la forma de ser y de pensar están trazadas bajo un modelo tradicionalista, haciendo difícil el crecimiento, personal, profesional, social o de cualquier tipo, a menos de hacerse de las condiciones (económicas) necesarias, una herencia o un buen matrimonio.

La protagonista Elizabeth Bennet disfruta una vida tranquila en casa con sus cuatro hermanas, pero el único deseo de su madre es verlas casadas con un buen prospecto que las saque de la pobreza. Cuando el señor Bingley llega de visita al condado, acompañado de su hermana Caroline y su amigo el señor Darcy, el interés de vecinos y de los Bennet despierta con diferentes perspectivas. La hermana mayor de Elizabeth, Jane, y el señor Bingley, parecen la pareja destinada a ser, pero la postura interesada que inconscientemente asumen los Bennet alejan a los nuevos visitantes, haciendo que Elizabeth y el señor Darcy comiencen una interacción de opiniones en constante confrontación, resultando a veces en decepciones y, en otros casos, en profunda estima.

La pieza clave que mueve esta novela de Jane Austen es la equivocación y, por supuesto, el saber reconocerla y la sabiduría para cambiar de opinión. Los personajes se llenan de momentos en el que las falsas expectativas o las pretensiones resultan en opiniones encontradas y confusas, originadas en verdades a medias, lo que limita las relaciones amistosas, familiares y amorosas o, en todo caso, las hace más accidentadas.

De las adaptaciones cinematográficas realizadas, la de 2005, escrita por Deborah Moggach y dirigida por Joe Wright, recrea con tino el desarrollo de la novela, adaptando importantes momentos de su trama y recreando fehacientemente atmósferas, diálogos y escenarios tal cual se describen en la novela.

La película presenta una historia de amor y desamor provocados por momentos que se envuelven en el orgullo y el prejuicio. Todos los personajes caen presa, en algún momento, de estos pensamientos.

Orgullo es una forma de sobreestima propia que cae en la vanidad, pedantería y pretensión; prejuicio es un juicio u opinión crítica, dura, equivoca y predeterminada. Del primero, Caroline Bingley es claro ejemplo, siempre menospreciando a los que considera inferiores de clase por saberse ella proveniente de una posición social adinerada. Ella aleja a Jane de su hermano Charles no porque sea una persona particularmente despreciable, sino porque en su mundo un mal casamiento en la familia es lo necesario para perder estatus, comodidades o relevancia social, algo que para ella sería lo peor del mundo.

Ejemplo del segundo aspecto es Elizabeth Bennet, quien se hace una idea predeterminada del señor Darcy basándose en palabras de terceros o encuentros que ella juzga erróneamente (además la negativa de él para ser claro en sus intenciones dado un compulsivo miedo a mostrarse vulnerable).

Durante el transcurso de la historia la protagonista se da cuenta que las opiniones de otros no son lo más importante cuando realmente se conoce a una persona y, eventualmente, ella deberá acercarse a los hechos, conocer ambas partes de la moneda, para así tener una perspectiva más real de la situación. La difamación, en algunos casos, crece por sí sola precisamente porque las personas, los personajes, se conforman, cuando hay más de una persona involucrada en el problema, con sólo conocer una opinión al respecto.

Por otra parte la variedad de personajes permite conocer diferentes formas de vida y cómo cada quien afronta su realidad. Por mencionar algunos ejemplos, la señora Bennet tiene una preocupación en mente (el futuro de sus hijas) y llega a niveles de desesperación y exageración cuando el proyecto de vida que anhela para  su familia entra en juego. El señor Bennet es más tranquilo y al sólo querer paz a su alrededor, pierde dureza de mano y poder de decisión. Las hermanas menores de Elizabeth son más aventuradas, Lydia en especial, porque su visión del mundo es diferente a la de las mayores, que son más conscientes de la dureza de su contexto social; incluso con ello en mente Elizabeth está convencida de la importancia de ser libre y de que el matrimonio es encontrar a alguien respetable que además la valore por como es.

Tanto la película como la novela tratan de las primeras impresiones y del juego de las apariencias, de la necesidad de dirigirse a los demás de manera clara pero considerada, o de la dureza con la que se trata a las personas cuando no se les conoce por completo o cuando se les juzga por asociaciones terceras, su familia, sus amigos o su posición social.

Elizabeth aprende de moderación, de respeto y de coraje. Su importancia como protagonista de la historia no sólo es representar los principales temas que trata, sino de ser, en el proceso, un personaje ejemplar gracias a su determinación, coraje y fortaleza. Elizabeth es una mujer dispuesta a defenderse cuando es necesario hacerlo o a disculparse cuando sabe que ha errado; ella tiene fallas y aciertos como persona, pero reconocerlos y aceptarlos con dignidad es lo más importante de su personalidad.

La película inicia y culmina con imágenes de paisajes del amanecer, hablando así simbólicamente de ciclos, de momentos de vida e historias resonantes en un momento y una época, recalcando que la historia es un relato de autoconocimiento, maduración, desarrollo personal, fortalecimiento del carácter y de transformación (especialmente para los dos personajes principales).

El elenco de esta versión cinematográfica cuenta con las actuaciones de Keira Knightley como Elizabeth "Lizzy" Bennet, Matthew Macfadyen es el Sr. Darcy, Rosamund Pike interpreta a Jane Bennet, Jena Malone como Lydia Bennet, Carey Mulligan es Kitty Bennet, Talulah Riley hace el papel de Mary Bennet, Donald Sutherland como el señor Bennet, Brenda Blethyn es la señora Bennet, Claudie Blakley interpreta el papel de Charlotte Lucas, Simon Woods es Charles Bingley, Kelly Reilly aparece como Caroline Bingley, Rupert Friend es George Wickham, Tom Hollander como William Collins y Judi Dench interpreta a Lady Catherine de Bourgh.

Ficha técnica: Orgullo y prejuicio - Pride & Prejudice

Cine, Orgullo y prejuicio, Pride & Prejudice, 15,377 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD