Alta sociedad

Blogs de El Siglo

Alta sociedad

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 25 de junio de 2015
Cine, Alta sociedad, High Society
Alta sociedad

¿Cuán importante es hablar con la verdad? Ser claro, conciso, real y ético en las relaciones y convivencia social; exigir y proponer una comunicación verdadera en lugar de engañosa, hasta lograr ser mejor uno mismo y apoyar con la misma idea al prójimo. Esta historia no se basa en la comedia de enredos y confusiones, sino en la confrontación, particularmente cómica, que se desata a partir de personajes hablando de manera directa uno hacia el otro y la exasperación apasionada, a veces de enojo, a veces de regocijo, que ello les provoca.

Alta sociedad - High Society (EUA, 1956) es una comedia musical protagonizada por Grace Kelly en el papel de Tracy Lord, una firme pero rígida mujer a punto de casarse con un tranquilo hombre de negocios, George Kittredge (John Lund). El día previo a la celebración se aparece su ex esposo Dexter Haven (Bing Crosby), un liberal músico de jazz que vive en el perímetro de la propiedad de la familia Lord. Además, una revista de cotilleo envía a un par de reporteros, Liz Imbrie y Mike Connor (Celeste Holm y Frank Sinatra), a cubrir el evento social, situación que provoca que Tracy, y de paso su hermana menor Caroline (Lydia Reed), quien piensa que Tracy debería hacer pareja con Dexter, monten una serie de exageraciones de “ricos” a fin de espantar y hasta burlarse de los reporteros.

La historia se va desarrollando como una serie de choque de personalidades y opiniones relacionadas con la boda, las celebraciones y la pareja, además de las costumbres sociales alrededor de estos temas, específicamente en lo que respecta a la visión y percepción de la sociedad, en este caso, la alta sociedad.

El proyecto, a través de Liz y Mike, e incluso de la puesta en escena que Tracy y Caroline ofrecen a los reporteros al recibirlos, permite mostrar críticamente (en forma cómica y burlona) los prejuicios y toda la parafernalia que acompañan a festejos de esta naturaleza en las clases sociales pudientes. La familia Lord y los que con ellos conviven (familias de clase alta, adinerada, con comodidades, con lujos) son vistos como una caricatura de arrogancia y pomposidad, siendo esta misma predisposición de ideas lo que en un principio no permite a Liz y Mike ver la verdadera naturaleza de Tracy y su familia. No todas las personas son iguales ante la sociedad, aunque deberían serlo por derecho natural y legal; no obstante, aunque la idea arquetípica de una clase social mimada existe, eso no significa que tal percepción pueda catalogarse como regla para todos sus similares. Mientras los reporteros se adentran para conocer a esta gente en su ambiente, caen en cuenta que los ricos son iguales que cualquier otra persona, con necesidades, inseguridades, miedos, deseos, aspiraciones y metas, es decir, se enfrentan al imperativo de decidir qué hacer con su vida y cómo construir sus relaciones con los otros seres humanos. Destaca en este contexto el número musical “¿Quién quiere ser millonario?”, que habla sobre preferir estar con la persona amada en lugar de tener joyas, yates, caviar y champaña.

El eje principal de la historia se establece alrededor del carácter de Tracy y su habilidad por cambiar, e incluso mejorar como persona, que se ejemplifica a través de la relación de la joven con las diferentes personas que le rodean, George, Dexter y Mike, esencialmente, pero incluso también con su padre, su hermana y su madre. Tracy es intolerante y en su idea de ser correcta se vuelve inflexible con la vida y con las personas, razón por la que Dexter y ella se alejaron en un principio; él, como ex esposo, expresa estar todavía enamorado de ella, pero elige darle libertad en lugar de sofocarla, porque sabe que presionarla sólo hará que explote contra él. George, por su parte, es el novio débil de carácter, noble y tranquilo pero tal vez demasiado desenfocado, afronta la situación con desidia, lo que provoca un mismo desinterés por parte de Tracy, él la ama y ella lo ama, pero es la falta de iniciativa de él para luchar por ella lo que hace que la joven se desencante; No quiero ser adulada, dice la protagonista, quiero ser amada. Mike, a su vez, reconoce las cualidades de Tracy, lo que la alaga; su relación se fundamenta en la actitud de él por recalcarle que ella es una mujer que tiene mucho que ofrecer, de gran calidad humana y, que tal vez, su prometido no es la persona indicada con quien compartir su vida.

El malentendido que provoca que George de por terminada la relación con Tracy se basa en una noche llena de vino y alcohol entre ella y Mike; a la mañana siguiente ella no recuerda nada y es Dexter quien le pide mantenerse tranquila y evaluar la situación, pero es Mike quien aclara que la relación fue una simple borrachera seguida de un par de besos, pero nada más. Tracy, Dexter y Mike deciden hablar con claridad y consideración y eso abre el respeto mutuo entre ellos.

El padre de la joven le dice que necesita encontrar bondad en su corazón y ella, aunque entonces dolida por la afirmación, eventualmente se da cuenta que ello significa comprensión, un grado de solidaridad y caridad que aún no ha sabido expresar hacia sus allegados. Mike a veces se comporta de la misma manera, impulsivamente, sin un filtro al hablar, razón por la que la pareja no puede funcionar; pero Dexter se ha acercado a ese balance de vida de manera más asertiva, un valor que Tracy finalmente logra reconocer y aceptar, hacia él e incluso para sí misma.

Basada en la obra titulada “The Philadelphia Story” [La historia de Filadelfia] escrita por Philip Barry, la película está dirigida por Charles Walter con un guión a cargo de John Patrick (en un remake de la versión de 1940 protagonizada por Katharine Hepburn, Cary Grant y James Stewart); con letra y música de Cole Porter, además de Louis Armstrong, el carismático y popular músico afroestadounidense, acompañado por su banda de jazz, amenizando la historia con momentos musicales de gran calidad que aportan una mirada al actuar y pensar de sus personajes, ofreciendo con cada canción la visión de pensamiento que cada uno de ellos vive en el transcurso de la historia, desde un Dexter profesando su amor por Tracy a un Mike hablando de lo feliz que le hace disfrutar de una buena celebración.

Ficha técnica: Alta sociedad - High Society

Cine, Alta sociedad, High Society, 4,006 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD