México y el mundo

Blogs de El Siglo

México y el mundo

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 16 de septiembre de 2010

Es septiembre 2010, llevamos nueves meses celebrando, por así decirlo, el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, y el cine, por supuesto, no podía estar ausente en estas fechas significativas en el devenir histórico de mi Patria. Con motivo de las festividades la industria cinematográfica nacional ha desarrollado e impulsado diversos proyectos, sin embargo, en esta ocasión no puedo hablar de ellos; mi razón: no he tenido la oportunidad de ver ninguna de esas películas; y no por falta de interés, al contrario, anhelo tener la oportunidad, pero vivir fuera de México conlleva este tipo de limitantes.

A cambio de ello, tengo la oportunidad  de conocer la opinión y percepción del mundo respecto al cine mexicano. Por ejemplo, actualmente se encuentra en curso el Festival de Cine Latinoamericano de Vancouver, en el cuál México participa con dos producciones nacionales, La mitad del mundo (México, 2009) y Alamar (México, 2009), así como dos coproducciones,  Perpetuum Mobile (México-Canadá-Francia, 2009) y Rabia (México-España-Colombia, 2009). A finales del mes se llevará a cabo el Festival Internacional de Cine de Vancouver, mismo en el cual México estará presente a través de tres largometrajes, Año Bisiesto (México, 2010), Biutiful (España-México, 2010) y Revolución (México, 2010), constituido por 10 cortometrajes mexicanos.

Cuando llegué a suelo extranjero me di cuenta de que la percepción del cine mexicano, y latino en general, varía de acuerdo con la persona a quien se le se pregunte, es decir, así como me encontrado con aquellos que admiran el trabajo de nuestro país, también existen quienes aseguran no estar familiarizados con el cine latino. Sin embargo, es interesante conocer la opinión de quienes dicen ver nuestro cine, ya que definen dos aspectos sobresalientes: 1) para ellos el cine mexicano se divide entre cine de historias sobre secuestros o narcotráfico y dramas e historias de vida de la realidad social y; 2 para ellos Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón son excelentes directores, pero dudan cuando se les pregunta respecto a su nacionalidad, mexicana por supuesto.

Por mi parte me siento orgullosa del trabajo y esfuerzo de nuestros compatriotas, de todos ellos, sin hablar exclusivamente de estos tres directores u otras personalidades de renombre. La presencia de México en festivales internacionales es un esfuerzo digno de reconocer, que pone el nombre de México en alto. He tenido la oportunidad de conversar con diferentes personas interesadas en ver nuestro cine, quienes me preguntan por recomendaciones de películas mexicanas y latinas; este simple hecho me hace pensar en el reconocimiento que se merecen todos aquellos que trabajan en la industria del cine en nuestro país. He escuchado también opiniones que consideran al cine latinoamericano una propuesta diferente hacia nuevas perspectivas e historias que contar.
Uno de mis instructores canadienses mencionaba que el hecho de ser extranjero es más una oportunidad que un impedimento, precisamente porque nuestro trabajo ofrece otro punto de vista, ya sea en el guión, en la producción, en la filmación, o en cualquier proceso; por ello, es preciso explotar esta cualidad en lugar de sentirnos limitados por ella.

Dentro de mi estancia de un año en Canadá, fuera de los festivales,  encontré pocas producciones mexicanas en cine; recuerdo bien que la primera de ellas fue Lake Tahoe (México-Japón-EUA, 2008), con su nota a pie de página: Spanish with English subtitles. Ante esto los invito a reflexionar: faltan tres meses para el fin de año, para concluir el año del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución, creo que es tiempo aún de apoyar al cine mexicano, de volver a ver, o de apreciar por primera vez al cine  nacional, a las películas clásicas que integraron la llamada época de oro, y también a las películas que forman parte de las aportaciones de los nuevos talentos artísticos en formación. Esto es sólo el inicio, contribuyamos a revitalizar el  séptimo arte en México.

4,331 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD