El Duque de Edimburgo estaba próximo a cumplir los 100 años

Muere el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II

Internacional EFE

La mañana de este viernes, el Príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra, falleció a los 99 años, informó el Palacio de Buckingham.

Muere el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II

36 fotos, La mañana de este viernes, el Príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra, falleció a los 99 años, informó el Palacio de Buckingham. »


príncipe de edimburgo,príncipe felipe

A través de un comunicado, en la cuenta de Twitter de la Familia Real, la Reina Isabel II anunció con profundo dolor que "su amado esposo, su alteza real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo", había fallecido. "Su alteza real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor", agregó.

También puede leerse en la breve misiva que "la Familia Real se une a las personas de todo el mundo para lamentar su pérdida" y luego informó que "se harán más anuncios a su debido tiempo".

La reina y el príncipe estuvieron casados más de 70 años.

El príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II y padre de sus cuatro hijos, estuvo casado con ella más de 73 años, y aunque como consorte de la soberana no tenía un rol constitucional, nadie fue tan importante como él en la vida de la monarca.

Felipe, que murió este viernes a los 99 años, asumió un rol extremadamente difícil para cualquiera, quizá más para un hombre acostumbrado al mando naval, que, además, tenía fuertes opiniones sobre una gran variedad de temas.

Pero tal vez fue esa misma fuerza de carácter lo que le permitió cumplir con sus responsabilidades y darle a la reina el apoyo que necesitaba.

Y, de paso, ganarse el afecto de buena parte del pueblo británico.

El príncipe Felipe muere tras haberse convertido en el consorte monárquico más longevo de la Corona británica, con más de setenta años junto a la reina Isabel II.

Tras haber pasado un mes ingresado en el hospital, que abandonó en marzo, el duque de Edimburgo, nacido en la isla griega de Corfú el 10 de enero de 1921, ha fallecido a solo dos meses de cumplir los cien años.

En su último ingreso, fue sometido a una intervención quirúrgica en el hospital londinense de St Bartholomew's para tratar una "dolencia cardíaca preexistente".

El pasado 16 de marzo recibió el alta hospitalaria y regresó al castillo de Windsor, al oeste de Londres, para reunirse allí con su mujer.

Las imágenes del duque, visiblemente fatigado, en el vehículo del que salió del hospital son las últimas que se vieron de él en público antes de su fallecimiento.

Su muerte, cuya causa no ha sido revelada, llega en medio de la crisis global del coronavirus -la Casa Real descartó que su hospitalización estuviese vinculada a la covid- y en un momento especialmente delicado para la monarquía británica.

La explosiva entrevista que ofrecieron los duques de Sussex, Enrique y Meghan, en la televisión estadounidense, en la que vertieron acusaciones de racismo hacia miembros de la realeza, provocó una fuerte crisis de reputación para el Palacio de Buckingham.

El padre del heredero de la Corona, el príncipe Carlos, tuvo otros tres hijos junto a Isabel II además del príncipe de Gales, nacido en 1948: la princesa Ana (1950), el príncipe Andrés (1960), y el príncipe Eduardo (1964).

Venía de una familia tradicional de la realeza europea: su padre fue el príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca, y su madre, la princesa Alicia, era bisnieta de la reina Victoria.

Los máximos representantes institucionales en el Reino Unido lamentaron su muerte de inmediato, incluido el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, quien dijo que el duque de Edimburgo "inspiró" y se ganó el "afecto" de varias generaciones de británicos.

Su papel como miembro de la familia real ha contribuido durante décadas a que la monarquía británica "se mantenga como una institución indiscutiblemente vital para el equilibrio y la felicidad de nuestra vida nacional", afirmó el jefe de Gobierno en un discurso frente a su residencia oficial de Downing Street.

Mientras, el líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, expresó que con la muerte del duque se ha perdido a "un extraordinario servidor público".

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, manifestó su "tristeza", y transmitió sus "profundas condolencias" a la reina Isabel II y a la familia real británica.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, primado de la Iglesia de Inglaterra, expresó en un comunicado su pesar por la muerte del duque y resaltó su "extraordinaria" vida dedicada al servicio público.

Comentarios

Fotos más vistas