21 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Nacional

Profepa ve fallas en traslado

EL GOBIERNO CAPITALINO DIJO QUE EL DESMEMBRAMIENTO FUE PARA QUE SE PUDIERA INCINERAR

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, martes 12 de julio 2016, actualizada 8:27 am

Enlace copiado

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) advirtió irregularidades en protocolos de traanestesia, necropsia y traslado de Bantú al Zoológico de Guadalajara.

El subprocurador de Recursos Naturales de la Profepa, Ignacio Millán, aseguró que se investigan los fármacos contenidos en la segunda dosis que se utilizaron para anestesiarlo.

"El protocolo que ellos presentaron habla de una dosis inicial, de fármacos iniciales. Lo que argumentan es que el animal todavía tenía reflejos entonces decidieron, con los médicos, aplicarle otra dosis de otro tipo de medicamentos. El estudio patológico es lo que nos va a definir si alguna de estas dosis alteró el funcionamiento correcto del organismo y haya sido el precursor de la defunción de este gorila", aseguró el procurador.

Sobre las fotografías donde se aprecia que Bantú fue destazado y degollado, el subprocurador aseguró que no existe un protocolo real para llevar a cabo una necropsia, no obstante destacó: "Nosotros jamás, en toda la historia de la institución hemos observado que a un ejemplar que fallece dentro de un zoológico se le haya dado este tratamiento".

Relató que cuando los inspectores de Profepa llegaron a Chapultepec, el pasado jueves por la mañana, el cuerpo del animal ya estaba segmentado en pedazos y los restos estaban apilados en bolsas. Para confirmar que el animal estaba completo, los inspectores pidieron que mostraran el cadáver.

De acuerdo con Millán, las autoridades del gobierno capitalino justificaron que el desmembramiento del cadáver fue para que el animal cupiera en el horno de incineración: "Se me hace una posición muy ligera".

La otra justificación fue que embolsaron las partes del animal conforme a la norma mexicana NOM-087, que hace referencia al manejo de residuos peligrosos biológico-infecciosos. Dijo que en las bolsas amarillas se separan los residuos biológicos como los tejidos del animal. Ignacio Millán aseguró también que hubo irregularidades en el traslado del gorila a Guadalajara.

La Profepa, expuso, sabía que lo trasladarían la mañana del jueves 7 de julio y no la noche del miércoles 6 de julio, cuando falleció Bantú: "Nuestra supervisión iba a ser de mañana. Jamás nos notificaron que iban a iniciar los trabajos en la noche. Nosotros preguntamos en la mañana [del jueves] y como no había una respuesta, decidimos enviar una visita de inspección. Cuando los inspectores llegaron al zoológico es cuando en las redes se dio a conocer el fallecimiento del gorila".

Precisó que el cadáver continúa a cargo del zoológico de Chapultepec, sin embargo está resguardado por inspectores de la Profepa para evitar el tráfico del mismo. Comentó que las muestras están siendo verificadas por la UNAM, por el propio Zoológico de Chapultepec y la Profepa.

Hay más casos en Chapultepec, van tres primates muertos en un año

En menos de un año, tres primates han muerto en el Zoológico de Chapultepec, siendo el último el gorila "Bantú", cuyo deceso ocurrió el pasado 7 de julio al ser trasladado a Guadalajara. A estos tres eventos, se suma la muerte de un rinoceronte blanco en el lugar que dirige Adriana Fernández, de acuerdo a información del diario La Razón.

El 25 de julio de 2015 trascendió que el orangután "Jambi" había perdido la vida luego de que su salud se deteriorara y finalmente se concluyó que murió por leptospirosis aguda, enfermedad provocada por una bacteria presente en agua y/o suelo contaminado.

Ocho meses después, el 23 de marzo de este año, la la Secretaría de Medio Ambiente capitalina dio a conocer la muerte del chimpancé "Lio" a sus 31 años de edad, y que en las dos últimas décadas de su vida, habitó el centro ubicado en la Ciudad de México, tras vivir 11 años en Zurich. La Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre, dio a conocer que la causa de la muerte fue una insuficiencia cardiorespiratoria fulminante.

A una edad de 24 años, el gorila "Bantú", murió durante su traslado a Guadalajara para buscar pareja. La Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre de la Sedema informó que esto se debió a una complicación cardiaca en momentos en que estaba sedado.

Además se suma además la muerte de "Khartoum", un rinoceronte blanco de 18 años que ingresó al zoológico el 11 de noviembre de 1995, y murió de insuficiencia renal el 24 de julio de 2014.

'Trato a restos es correcto'

La secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, y el director Técnico y de Investigación de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre, Fernando Cortés Villavicencio, coincidieron en que el trato que se dio a los restos del gorila Bantú durante la necropsia fue el adecuado, en apego a protocolos nacionales e internacionales.

Ambos reconocieron que las imágenes corresponden a la sala de necropsias de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre de la Sedema. Afirmaron que aun cuando las imágenes para el público en general son fuertes, los cortes hechos en el cuerpo del animal son los indicados para obtener muestras de órganos y tejido, a fin de determinar la causa del deceso.

"Lo que sí te puedo asegurar es que no hicimos nada innecesario ni ilegal para poder hacernos de los órganos y conocer la causa de la muerte del ejemplar", sentenció Fernando Cortés en entrevista con este diario. "Las imágenes para una persona que no es médico o médico veterinario son impactantes, porque se encuentra el ejemplar con algunas secciones que pareciera que son incorrectas. Lo que sí te puedo decir es que estamos esperando los estudios de esa necropsia y los resultados, para nosotros realmente saber qué vamos a encontrar cuando tengamos los resultados del histopatológico de ese ejemplar", afirmó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...