20 de febrero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Deportes

Acuden aficionados al último partido

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAHUILA, lunes 20 de noviembre 2017, actualizada 7:44 am

Enlace copiado

Aunque los números dijeran que uno de los equipos ya estaba eliminado, la expectación de los aficionados parecía obedecer a un panorama totalmente distinto, desde temprano, la explanada del Estadio Corona lució repleta.

Todavía lucen lejanas las fiestas decembrinas y ya los aficionados se preparaban a vivir el último partido del año en el estadio Corona, tras un torneo para el olvido que deseaban olvidar al menos un poco, con un triunfo frente a un odiado rival, de esos con los que dicen los aficionados que "no se puede perder". Largas filas de coches y de personas en los accesos al estadio, se habló del partido durante toda la semana, se cruzaron apuestas y se pusieron esperanzas en que los Guerreros se despidieran de su afición con un resultado a su favor, nadie quería faltar al juego.

Al estilo del viejo Corona, los laguneros abucheaban a los americanistas cuando salían a calentar, pero el problema fue que también "se calentaron" los aficionados locales y emitieron sus propios abucheos mientras los jugadores albiverdes se preparaban en la cancha. Así empezó un duelo que se prolongó a lo largo del encuentro, igualmente fuertes sonaban las reclamaciones al árbitro, los festejos por alguna atajada o el tristemente célebre "heeee p…" que igual se lo llevaba Jonathan Orozco.

Pacientes esperaban los espectadores por algún gol y aunque apenas al amanecer del encuentro, Oribe Peralta hizo temblar el poste santista, durante los primeros 45 minutos todo quedó en meras aproximaciones, nada que pudiera hacer mover las redes. La intensidad en el terreno de juego se fue incrementando con el correr de los minutos, todos los futbolistas apretaban los dientes y metían fuerte la pierna, incluso el recriminado José Javier Abella, se ganó algunos aplausos luego de buenas coberturas defensivas en apoyo a su guardameta, que estuvo relativamente tranquilo en la primera parte.

Arrancó el segundo tiempo y la guerra en las tribunas siguió incrementándose, la música de la banda desaparecía ante la algarabía de los aficionados, "Santos, Santos" encontraba como respuesta "Águilas, Águilas", en un buen ambiente, cordial, sin el mínimo dejo de violencia. Cuando parecía que debían resignarse con otro empate sin goles, los espectadores encontraron un motivo para sacar el grito que tenían guardado en la garganta, Guido Rodríguez colgó el balón en el ángulo santista y el "gol" se escuchó tan fuerte como si hubiera caído en la misma portería, los americanistas de La Laguna consiguieron por lo que estuvieron esperando largo tiempo.

Mientras los laguneros se recuperaban del golpe recibido, un jovenzuelo saltó desde la tribuna hacia el campo de juego, fue a tocar a Orozco, hizo lo propio con Izquierdoz y quien lo tranquilizó, increíblemente, fue "el Piojo" Herrera, resbalando el muchacho para que los guardianes del orden pudieran aprehenderlo con facilidad, sacándolo del estadio ante el aplauso del respetable. Sin más, terminó el encuentro, ante los gritos de "Águilas, Águilas", que fue el último que se escuchó este año en el estadio Corona.

Fotos

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...