21 de abril de 2019 notifications
menu
Nosotros

La Idea, el periódico de Agustín de Escudero en la Villa de Lerdo y los primeros años de Torreón

SIGLOS DE HISTORIA

Ing. Alejandro Ahumada Rodríguez
domingo 03 de junio 2018, actualizada 10:24 am

El 15 de febrero de 1892 nació en la Villa de Lerdo el periódico La Idea, uno de los primeros periódicos de nuestra Comarca Lagunera, siendo su fundador y dueño el Doctor José Agustín de Escudero, quien tenía poco tiempo de haberse mudado a nuestra región.

En su encabezado, además del nombre de La Idea, hacía mención de ser una revista quincenal, de literatura, artes, ciencias, agricultura, industria y comercio, mencionando igual que era un órgano de la Sociedad Filognóstica. El periódico se publicó cada quincena, además de tener su distribución local tenía una nacional, utilizando el ferrocarril para llegar a otras localidades, constaba de cuatro hojas.

Escudero desde joven en España colaboró con escritos en publicaciones locales y en los países en los que posteriormente radicó, fundó sus propios periódicos y algunas revistas. En cada uno de sus escritos, dejó plasmado su forma de pensar en el entorno donde vivió y sin importar el lugar, siempre hubo uno o varios escritos alusivos a Hidalgo y Juárez.

El vasto conocimiento adquirido hasta el momento que llegó Escudero a la Villa de Lerdo le permitió poder desarrollar ampliamente cada tema, su experiencia como clérigo, asesor comercial de varios países en América del Sur, así como diplomático de muy alto nivel, sus grandes conocimientos en geografía generados por él y los heredados de su padre, fueron parte de los ingredientes siempre presentes en su actuar y forma de pensar, siempre expresados en La Idea y en otros periódicos que fundó posteriormente en la Villa de Lerdo y Gómez Palacio, así como múltiples colaboraciones en periódicos nacionales.

La Sociedad Filognóstica se estableció en la Villa de Lerdo el 4 de diciembre de 1890 por iniciativa del Dr. José Agustín de Escudero y fueron la base y soporte del periódico La Idea. En su primera reunión, los asistentes fueron el Sr. Gonzalo María Jiménez, el Dr. Julio Castrillón, el Ing. José Volante, Luis Etchegaray, Manuel Quijano, Miguel y Rafael Torres Moncayo y Benigno Diez Salceda, todos ellos habitantes de la Villa de Lerdo. En sus estatutos, se establecieron que los trabajos de la sociedad se dividían en dos clases o grupos, el primero sobre estudios de ciencias o artes, en los cuales se presentarían disertaciones y críticas por escrito, cada socio elegiría a su voluntad el tema para disertación, y el segundo, artículos de actualidad o de interés general, propios para la publicación del periódico, el cuál sería el órgano de la sociedad. Las reuniones se llevaban a cabo los lunes y los viernes de cada semana.

Al cumplir su primer aniversario, la Sociedad Filognóstica decidieron realizar una exposición en la Villa de Lerdo, la sociedad se manejó bajo sus propios fundamentos donde recalcaba que sus principios estaban en el estudio de la ciencia encaminada por la senda del progreso intelectual y material, así como de ser útil y benéfica para sus semejantes y particularmente a la localidad donde habitaban sus integrantes. Convocaron su realización el 1° de noviembre de 1892, a través del periódico La Idea , participando todos sus socios, formando dieciséis comisiones, que fueron las siguientes: comisión de adorno, la de administración de festivales, de agricultura, de industria, de ciencias y letras, de minería, de artes mecánicas, de bellas artes, de materias primas, de manufacturas, de vinicultura, de piscicultura, de materias alimenticias, de productos medicinales y botánica y bordados, así como de ganadería.

Esta feria o exposición se convocó en momentos muy importantes para la Villa de Lerdo, habían pasado cuatro años de la unión de vías y el nacimiento de las dos estaciones en la antigua hacienda del Torreón, cuando prácticamente ahí no se tenían habitantes y para ese momento su crecimiento era exponencial, pasando rápidamente a una congregación, y pocos meses después, recibió el nombramiento de Villa del Torreón, el 24 de febrero de 1893. La Sociedad Filognostica mediante su periódico La Idea, pedía al gobierno de Durango atendiera la región, su política hacendaria tan alta y agresiva provocó que los pobladores y visitantes de la Villa de Lerdo disminuyeran, eran tan altos que la población de la Villa de Lerdo y la de la estación del ferrocarril ya llamada Gómez Palacio se mudaran o hicieran negocios en la naciente Torreón, que ofreció exenciones y facilidades a muchas empresas con impuestos nulos o bajos. Notas en La Idea, como las siguientes, incomodaron a los gobiernos de Lerdo y al estado de Durango, siendo constantes e incisivas.

Rumores trascendentales. Se nos ha asegurado que en las altas regiones del gobierno se piense en declarar territorio federal a toda la Comarca Lagunera, segregando del estado de Durango, todos los partidos de Mapimí y parte de los de Nazas y San Juan de Guadalupe y del de Coahuila parte de los de Viesca y Parras. Suponemos que tales rumores reconocen por fundamento la necesidad que hay de determinar la cuestión de límites pendientes entre ambos estados, y la conveniencia para el desarrollo y fomento de la agricultura, comercio e industria, de dar unidad en la Comarca a las leyes y quitar las trabas que a ellos ponen las diferencias entre las disposiciones hacendarias de uno y otro estado, pues mucho perjudican actualmente a los trabajadores y capitalistas tener divididos sus intereses entre los estados y tropezar diariamente con grandísimas dificultades para las menores operaciones, cuando la configuración topográfica del terreno y la naturaleza misma de los negocios los hacen inseparables. Por nuestra parte, creemos que si tal proyecto se realizara mejorarían de una manera incalculable la situación de la Comarca, y progresaría rápidamente aprovechando los elementos que posee y que otro pierde. En otra nota comentaba:

Emigración. Cada día es mayor el número de comerciantes de esta Villa y de Gómez Palacio que se pasan a Torreón. Muy sensible es ver la población de Gómez Palacio donde en tan pocos años, y la que esperaba llegaría a tener un gran desarrollo, se encuentra ahora casi desierta por las indolencias con que personas ilustradas y allegadas al gobierno han visto las cuestiones económicas, pues teniendo la oportunidad de estudiar las necesidades de la localidad, y saliendo de ahí sus opiniones, mucho hubieran influido no sólo para evitar el decaimiento, sino para fomentar el proyecto de estas poblaciones y con ellas el estado.

El 28 de enero de 1894, en la revista popular jalisciense Continental, apareció la siguiente nota sobre la Villa de Lerdo:, Mil ciento setenta y nueve ciudadanos vecinos de aquel lugar, y pertenecientes a todas las clases sociales, han hecho una exposición pública al gobierno de Durango, que está a cargo del C. General Don Juan Manuel Flores, sin otro objeto que llamar la atención sobre los incalificables abusos que ha estado cometiendo durante su periodo administrativo el jefe político de Villa Lerdo y proponiendo para el respectivo puesto que será en lo sucesivo ocupado por el Señor Lic. D. José Agustín de Escudero. La exposición, dicho sea en honor de la verdad, no podría ser más respetuosa y bien fundada, pues casi sólo aquellos que, como nosotros, que conocemos cuantos disparates ha cometido el jefe político que tratan de separar, ora por cartas que en lo confidencial hemos recibido, bien por lo que la prensa sensata e independiente de la referida villa ha publicado, hayan seguido paso a paso aquel caos administrativo, comprenderá cuanta justicia tienen los ciudadanos de Villa de Lerdo para trabajar por todos los medios imaginables porque sé quite de la jefatura política a una persona que siempre ha sido la peor rémora para todo progreso.

La respuesta no se tuvo que esperar mucho y al mes apareció otra nota periodística criticando la negativa del gobernador y la nota termina en una forma relativamente sarcástica, "pero basta con que el pueblo lo quiera, para que el Capitán Flores no lo conceda". El estado soy yo.

Mientras en la Villa del Torreón, el Coronel Carlos González era elegido como presidente municipal del primer ayuntamiento como Villa, el requisito que se tomó en cuenta para ser elegido por la población, fue ser el ciudadano que más había contribuido a la formación de la Villa. El Coronel había comprado la Hacienda del Torreón a la compañía Rapp Sommer y cedió terrenos, 40 lotes y algunos de estos se destinaron para el mercado, presidencia municipal, alameda y otros edificios. Las visiones y acciones eran totalmente opuestas, en Coahuila una visión empresarial que llegó a aprovechar los beneficios de la unión de vías, mientras que en la Villa de Lerdo el gobierno se aprovechó del boom generado por el paso del primer ferrocarril, no tan explosivo como el de la Villa del Torreón, pero suficiente para recabar más impuestos y actuar con una voracidad que dejó de pensar que se podría acabar.

La Idea, en sus diferentes secciones, jamás dejó de criticar los malos manejos por los empleados municipales y así como sus diferentes temáticas, siempre apuntaron al señalamiento de los malos manejos, de las mejoras en las escuelas y en la educación en base a la sugerencia de otros modelos educativos en otros países, así como puntualizando el apoyo a los centros escolares por parte del gobierno, en la agricultura sugiriendo las formas de explotación de los cultivos, el señalamiento en la mala ortografía de los anuncios o señalamientos públicos, los constantes temas sobre héroes patrios y el nacionalismo. La lucha más importante que emprendió prácticamente solo, siguiendo sus ideales junto con el grupo de intelectuales que formó a su llegada, la perdió en muy poco tiempo, su máquina de escribir fue su arma mediante el periódico, sus notas de desesperación ante lo que veía no fueron suficientes…. "¡que se muera el recaudador o lo destituyan!", "¡Lerdo se está quedando vació!". "A un vendedor le cobran impuestos al introducir su mercancía, a su venta le vuelven a cobrar impuestos y si quiere sacar la mercancía, les vuelven a cobrar", "Claro que jamás volvieron a hacer negocios aquí y los hicieron en Torreón"… y todo esto apenas, a cinco años de distancia cuando Torreón nació con sus estaciones de ferrocarril.

La primera exposición en Lerdo fue un éxito total, la respuesta de los participantes de la Comarca fue asombrosa y con las conexiones de Escudero, en la exposición Universal de Chicago en 1893, varios de los ganadores en diferentes áreas presentaron sus productos.

Gnóstico es el estudio de una gran variedad de problemas acerca de cuestiones como la verdad, la justicia, el conocimiento, la belleza, el universo la mente y el lenguaje.


Si tiene comentarios, escríbanos a: siglosdehistoria@yahoo.com

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...