17 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Doctor en Casa

El enamoramiento es un estado de locura temporal

Así es como la ciencia explica cómo sucede

EL SIGLO DE TORREÓN
martes 25 de septiembre 2018, actualizada 12:43 pm

Enlace copiado

La antropóloga biológica Helen Fisher hace una diferenciación entre el amar, el estar enamorado y el deseo sexual.

“El deseo sexual, la única intención que tiene es que encontremos a alguien que nos parezca lo suficientemente capaz o atractivo y nos queramos reproducir con él. Éste es un programa que es muy barato, muy sencillo y a lo largo de nuestra vida sentimos deseo sexual por muchas personas, incluso puedes sentirlo por varias personas al mismo tiempo”, dice la experta, cita el sitio Sin Embargo, haciendo énfasis que así es como comienza el proceso que lleva al enamoramiento, es decir, una de las tres fases por las que el cerebro transita.

Cuando alguien resulta atractivo, a la vista o al olfato por ejemplo, el cuerpo libera feniletilamina, causante de la posterior producción de dopamina, que produce esas sensaciones placenteras que rigen el programa del enamoramiento y que, al mismo tiempo, es el neurotransmisor que se activa con las adicciones.

“Al conjunto de estructuras que están mediadas por la dopamina, antes le llamábamos el sistema de recompensa, tú ves algo, lo quieres y entonces estableces las estrategias, estudias, quieres alcanzarlo porque tienes dopamina”, dice la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Georgina Montemayor Flores, quien añade: “Mucho cuidado porque es el mismo neurotransmisor que se activa en las adicciones, entonces podemos decir que el amor es considerado como un estado temporal de desarrollo de una adicción”.

Además de la feniletilamina y la dopamina, también se activa la norepinefrina, causante de alteraciones físicas como el aumento de la frecuencia cardiaca, la falta de hambre y la inquietud o dificultad para dormir; todas estas alteraciones del cuerpo o cambios relacionados con la sensación de enamoramiento.

“Es una locura, un gasto energético terrible, que es el enamoramiento, el amor romántico, apasionado. De corta duración, es una explosión de neurotransmisores uno tras otro, se habla de una cascada, en donde se mezclan afectos del apego emocional al mismo tiempo que aspectos del deseo sexual. Es un programa que además tiene una repercusión sobre las funciones cerebrales a tal grado que irremediablemente te conducen a quererte reproducir”, comenta la especialista.

Como este comunicación entre neurotransmisores es momentánea, por eso sucede el ‘desenamoramiento’, que transita naturalmente si la relación no comienza antes a construirse en terreno común para ambos involucrados.

El cuánto dura este proceso de ‘enamoramiento’ y en qué momento termina no es un dato que pueda ser calculado con precisión, algunos estiman que 18 meses, otros dicen que de tres a cuatro años. “Dice Helen Fisher que si tienes suerte y elegiste como objeto de este proceso a una persona con quien puedes construir una relación, puedes darte el lujo o tener el privilegio de transformarlo en el amor a largo plazo, pero –dice- no todos estamos llamados para dar esta transición y entonces pasa que al ya no ser novedad, ya no se produce más dopamina, ya no hay manera de receptar más y empiezas a tener un decaimiento de la atracción y entonces termina esta secuencia”, explica Montemayor.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...