22 de abril de 2019 notifications
menu
Nosotros

Mi Testimonio

SIGLOS DE HISTORIA

JUAN FERNANDO BARRAZA MAYAGOITIA
TORREÓN, COAH, domingo 09 de diciembre 2018, actualizada 10:47 am

Soy Lasallista por tradición familiar y por convicción, Interno en el Glorioso Instituto Francés de La Laguna de 1966 a 1971. Yeye Romo brindó la oportunidad de contar mi vivencia como una manera de celebrar con la Comunidad Lasallista el 80 Aniversario de la fundación del Francés.

Soy Médico Cirujano por la UNAM. Cursé estudios de pregrado y educación médica continua en Urgenciología en Estados Unidos, y siendo originario del desierto, me fui al mar a trabajar, 24 años como médico de a bordo en barcos cruceros y de exploración, una experiencia única y escasamente ortodoxa en la práctica de la medicina tradicionalmente conservadora. Actualmente, resido en Mazatlán, Sinaloa, y trabajo en el Departamento de Urgencias y coordino el Departamento de Turismo Médico en el Hospital Sharp Mazatlán.

Nací el 24 de junio de 1951 en el Sanatorio Español de Torreón y fui registrado en Gómez Palacio, Durango. Soy orgullosamente Lagunero. A los 67 años de edad, ya no me coso al primer hervor, la vida se ha vivido como Dios me ha dado licencia y a la fecha seguimos pa'lante

Viví la infancia en Terrenates, el rancho de mi padre, localizado en la extensa Meseta de La Zarca, Colonia Cieneguilla del Municipio de Villa Hidalgo, Durango. Mi progenitor, don Fernando Barraza Aguilar, fue agricultor, ganadero, político y de él, graduado del New Mexico School of Mines como Ingeniero Geólogo Minero durante el periodo post revolucionario inmediato, heredé la pasión por la Geología y su colección de especímenes minerales que es hasta la fecha mi hobby: la Mineralogía: colecciono cristales, ágatas, geodas, fósiles y piedras semipreciosas y las flores del reino mineral.

La vivencia a mi paso por el Glorioso Instituto Francés de La Laguna representó un regalo generoso de mis padres, depositarios de una rica herencia cultural, la etapa más feliz y productiva de mi vida y un privilegio reservado para pocos. El concepto de la educación en el servicio que aprendí y adquirí de los Hermanos Lasallistas, facilitaron actitudes y conductas que me guiaron y norman aun y para el resto de mi vida, mi comportamiento.

La secundaria y preparatoria son etapas intensas e importantísimas de crecimiento y desarrollo. Yo lo viví ahí de tiempo completo, Interno en el Francés.

La planta física del colegio en sí, era única: rodeado de baldíos en esa época, era muy extensa. Contaba con, además de la casa de los Hermanos, capilla y biblioteca, internados para menores, medianos y mayores, así como cuartos privados para los preparatorianos (hoy en día, el Aspirantado). Campos de cultivo, establo, cine, peluquería, taller mecánico, lavandería, alberca olímpica, estadio olímpico, estadio de futbol, varios campos de futbol de tierra, numerosas canchas de basquetbol, frontón, casino, cocina, cafetería, comedores. Talleres de electricidad y carpintería... Una casa fascinante y generosa.

Una Comunidad Lasallista de formación en el estudio, el diario acontecer en la disciplina estructurada para el desarrollo sano del cuerpo, de la mente y del espíritu, impulsada por la Fe Cristiana, nuestra Fe y orquestada por los Hermanos Lasallistas, una vida como seres pensantes, libres y una preparación que nos brindó las herramientas para caminar por la vida seguros.

Mis amigos de entonces son mis amigos de hoy y de siempre: Antonio González Dueñes, Gregorio Muñoz Campos, Yamil Darwich Ramírez, César Madero Gámez, Luis Fernando García Abusaid, Andoni Belausteguigoitia, Fernando Llama Alatorre, formamos un grupo de profesionistas de diferentes disciplinas y que socializamos y nos apoyamos con la frescura y el vigor de la juventud y compartimos circunstancias de toda índole de nuestra edad madura.

Cómo olvidar las ponencias de Etica y Moral del Sr. José Elcoro Arzuaga, las clases de Física y Química de don Lorenzo González Kipper, El Mate, un regio incansable, caminante, inquieto, creativo, con una enorme capacidad de servicio al más necesitado. Dulces recuerdos de la misión de Semana Santa en la comunidad de Pisaflores en el Estado de Hidalgo con el Hermano Pedro Alba y su expresión: "Dios proveerá", cuando a nuestro regreso al encontrarnos bajos de recursos, Dios proveyó una deliciosa comida en el convento de las monjas del templo que corona el Cerro del Cubilete. De mi excelente maestro y amigo, el Dr. Sami Achem, un súper hombre de la medicina, la enseñanza y la investigación, quien me obsequió la inspiración para estudiar medicina. El inolvidable Hermano Rubén Sámano, don Pedro Camino Aceval y tantos otros hombres buenos dedicados a la enseñanza.

En el colegio, participé en plenitud de actividades extracurriculares, la Coral, la Banda de Guerra, la oratoria (fui maestro de ceremonias en actos protocolarios y fiestas escolares); ahí hice mi servicio militar con grado de Subteniente; animado por Yamil Darwich, formé parte y escribí en nuestro inolvidable periódico Simiente; con César Madero Gámez participé en política con la planilla blanca, perdimos la elección de la Sociedad de Alumnos contra Antonio González Dueñes de la planilla roja, en una feroz contienda cuyo funesto resultado para la blanca hasta la fecha está en tela de juicio.

Mi inquietud me llevó a viajar por casi todo el mundo, trabajando y expuesto a culturas, lenguajes e idiosincrasias diversas, atendiendo médicamente a pasajeros y tripulaciones de mas de 40 países de todo el mundo, en condiciones inherentemente difíciles, una experiencia intensa y única, un bello reto.

Lugares como Madagascar con su asombrosa flora y fauna y sus hermosos minerales, San Petersburgo, Rusia, con su majestuosa arquitectura y su inigualable riqueza cultural, Estambul, la vieja Constantinopla, misteriosa y enigmática, India, un mundo aparte, desconcertador y en ocasión aterrorizante. El norte de Europa, Asia, África, Centro y Sudamérica, muchos mares, muchas gentes, muchas vivencias.

Pero mi origen es el Gloriosísimo Instituto Francés de La laguna, mi paso por El Francés cimentó lo que hoy en día considero ser, un Lagunero, Mexicano, Norteamericano, un hombre universal.

juanfbarraza@hotmail.com


Si tiene comentarios, escríbanos a: siglosdehistoria@yahoo.com
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...