20 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Martín López: ¿herido en combate o asesinado por órdenes de Francisco Villa?

SIGLOS DE HISTORIA

M.H. REIDEZEL MENDOZA SORIANO
NOSOTROS, domingo 03 de febrero 2019, actualizada 10:49 am

Enlace copiado

SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE

Según Jesús María, el desagrado de Martín no era sólo por el asunto de Anaya y por las numerosas injusticias cometidas contra sus propios subalternos, sino también por los abusos contra las familias de Namiquipa, los asesinatos que perpetró en Santa Gertrudis, Satevó, San José del Sitio y otros tantos lugares. Martín intentó muchas veces corregir la conducta de Villa, pero fue en vano. Jesús María asegura que su hermano presenció cómo Villa, en una ocasión, mató a un individuo, "nomás así, porque sí".

Martín desenfundó su pistola y lo increpó: "Todo esto está muy mal. ¡Ándele, saque la suya, al cabo quema el mismo parque!". Villa contestó: "Todavía no me quiero morir Martín". Jesús María asegura que Villa fue un "ingrato con gente que lo ayudó mucho y no tengo la menor duda de que mandó matar inocentes […] cuando andaban juntos, él [Martín] lo detenía, como lo hizo en esos lugares […] Por nuestra parte, quedamos desengañados que no supo considerar lo que sufrimos, ni agradecer esa lealtad, que entre tantos peligros y sufrimientos le demostraron mis hermanos [Vicente, Pablo y Martín López]".Martín desenfundó su pistola y lo increpó: "Todo esto está muy mal. ¡Ándele, saque la suya, al cabo quema el mismo parque!". Villa contestó: "Todavía no me quiero morir Martín". Jesús María asegura que Villa fue un "ingrato con gente que lo ayudó mucho y no tengo la menor duda de que mandó matar inocentes […] cuando andaban juntos, él [Martín] lo detenía, como lo hizo en esos lugares […] Por nuestra parte, quedamos desengañados que no supo considerar lo que sufrimos, ni agradecer esa lealtad, que entre tantos peligros y sufrimientos le demostraron mis hermanos [Vicente, Pablo y Martín López]".

Epifanio Mendoza, uno de sus soldados, relata que antes de morir Martín les pidió a sus subordinados: "Muchachos: váyanse a sus casas, ya no lo sigan [a Villa]". Según Jesús María, su hermano Martín murió convencido de que Villa lo había mandado matar, como lo hizo con muchos otros subordinados, pues era "traicionero y malagradecido"; entre los familiares, "sabemos que Villa mató a Martín para poderse amnistiar".

El exvillista Rosalío Barraza Flores dijo a la Familia López que Martín fue sepultado en la sierra de la Silla. Epifanio Mendoza, quien participó en la inhumación, dice que López "está envuelto en la cobija que él portaba y nomás hicimos un hoyo, ahí lo pusimos, le echamos piedras encima, en una posición de animal". Villa había ofrecido a la Familia López que recuperaría el cadáver, pero no cumplió. Relata Jesús María: "[…] una de las veces que le recordamos en Canutillo que cumpliera con lo ofrecido, contestó que '¿Quién iba a sacar ese mugrero?, que al ir a mover aquello sería todavía una porquería', mis papás jamás le volvieron a decir […] sólo cuando le andaban sirviendo no era mugrero".

En octubre de 1922, la prensa estadounidense reportó que don Jesús María López había intentado asesinar a Villa, a quien culpaba de la muerte de su hijo Martín. Atenógenes López Aguirre, primogénito de don Jesús María, estaba seguro de que su hermano no había muerto a manos de los carrancistas, sino asesinado por Villa. Atenógenes y los exvillistas Manuel Mercado "el Charro" y Primitivo Escárcega se integraron a un grupo de complotistas para liquidar a Villa, apoyados, aparentemente, por el gobernador de Chihuahua, general Ignacio C. Enríquez, y el general José Ruiz Núñez. El complot fracasó y los implicados se dispersaron.

Villa reclamó a los padres de los López que Atenógenes había querido matarlo, y aunque dijo que lo perseguiría, les prometió no asesinarlo. Sin embargo, a Jesús María le advirtió que si se lo encontraba lo mataría, y éste contestó: "Está bueno general, haga lo que usted quiera". Villa insistió en preguntar qué mal les había hecho para que su hermano quisiera asesinarlo, pues se consideraba "un hombre noble de corazón". Azorado, López comentó: "¿Noble? ¿Cuál nobleza? ¿Cómo ven ustedes la nobleza de Villa?, tan asesino, quemar mujeres vivas, estrellar niños, hacer tantas infamias; yo creo que eso no es nobleza".

¿Villa asesinó a Martín? La duda persiste.


Coordinación de la serie: Yeye Romo Zozaya


Fuentes:

-Archivo Histórico de la Secretaría de la Defensa Nacional

-José María Jaurrieta, Con Villa 1916-1920: memorias de campaña.

-Juan B. Vargas, A sangre y fuego con Pancho Villa.

-Memorias inéditas de Jesús María López Aguirre.

-Museo Tarike, Testimonios de la Revolución Mexicana.

-Reidezel Mendoza Soriano, Crímenes de Francisco Villa. Testimonios.

-Reports to the US State Department, National Archives.

-Rubén Osorio, Pancho Villa, ese desconocido, entrevistas a favor y en contra.

-Periódicos: The New York Times, El Heraldo de Durango, El Sol de Parral, La Prensa, El Monitor, El Informador, Temple Daily Telegram.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...