19 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Cultura Archivo

1955: Ve la última luz Albert Einstein, reputado físico alemán de origen judío

UN DÍA COMO HOY...

AGENCIAS-EL SIGLO DE TORREÓN
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 18 de abril 2019, actualizada 5:32 pm

Enlace copiado

Además de ser autor de las teorías general y restringida de la relatividad y de hipótesis sobre la naturaleza corpuscular de la luz, el científico alemán, naturalizado estadounidense, Albert Einstein, dejó para la posteridad sabias frases que pueden determinar a la humanidad, como aquella que llama a “nunca considerar el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”.

"Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo", también solía decir el físico, quien es probablemente el científico más conocido del siglo XX, y quien siempre sostuvo que la única fuente del conocimiento era la experiencia.

De acuerdo con la biografía que publica el sitio especializado Asífunciona.com, Einstein era extravagante y distraído, pero supo revolucionar la percepción del universo.

Una de sus máximas virtudes fue interesarse profundamente por los asuntos del mundo y su inquebrantable fe en la grandeza del ser humano.

Cuentan que su deseo infinito de comprensión y su sed insaciable de conocimiento fue lo que lo llevaron a realizar los más grandes descubrimientos que revolucionaron la ciencia, la filosofía y el mundo de la física.

El sitio relatividad.org recuerda que Einstein nació en Ulm, el 14 de marzo de 1879, que tuvo una infancia difícil, hasta que viajó a Munich donde las novedades electrotécnicas de la época lo alentaron para interesarse en las matemáticas y las ciencias, cuando aún era un niño.

Cuentan que tenía 15 años cuando su familia impulsada por los fracasos económicos decidió mudarse a Italia, Einstein se unió a ellos, dejando inconclusos sus estudios, los cuales retomó en 1896 en Arrau, Suiza, donde concluyó su instrucción media.

Allí se matriculó en la Escuela Politécnica Federal Suiza, donde se graduó como maestro secundario de matemáticas y física.

La enciclopedia ABCpedia destaca su matrimonio en 1900 con Mileva Maric, con quien tuvo dos hijos, obtuvo la nacionalidad suiza e ingresó a la oficina de patentes de Berna.

Entre 1902 y 1909 publicó una serie de trabajos sobre física teórica que envió a Universidades como la de Zurich y Berna, lo que le valió ser reconocido como profesor asociado de física y reconocido como el primer pensador científico de habla alemana.

En 1905 había publicado ya su Teoría Especial de la Relatividad, donde destruía la teoría newtoniana en que las leyes de la física eran constantes en cualquier tiempo y espacio, y elaboró además su Teoría General de la Relatividad, como principio que intentaba explicar el electromagnetismo como la aceleración gravitacional a la luz de algunas leyes físicas.

En 1919, se confirmaron sus cálculos a partir de fotografías de un eclipse solar en la isla del Príncipe en Sobral, y con ello un cúmulo de halagos de la comunidad que culminaron con el Premio Nobel de Física (por sus trabajos sobre el efecto fotoeléctrico y el movimiento browniano), en 1922.

Pero no todo fue felicidad, el brote nazi lo hizo salir a Estados Unidos donde adoptó la nacionalidad y ocupó un cargo en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton.

En 1936 murió su segunda esposa Elsa y él se dedicó a ofrecer innumerables conferencias y a escribir artículos para revistas científicas y algunos libros (Electrodinámica de los cuerpos en movimiento, Fundamentos de la Teoría General de la Relatividad, Sobre la teoría del campo unificado, entre otros).

Tras ser testigo de las dos explosiones nucleares se dedicó a apoyar fervientemente el desarme y el gobierno mundial. En esa época declinó el cargo de presidente de Israel, que se le ofreció y finalmente murió el 18 de abril de 1955, en Princeton.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...