20 de junio de 2019 notifications
menu
Lector opina

Foro del Lector


viernes 19 de abril 2019, actualizada 9:22 pm


Enlace copiado

¿Porqué murió Jesús?

Jesús de Nazaret expiró en la cruz el viernes 15 del mes de Nissan. Eran las 3 de la tarde. Sus últimas palabras fueron: “Padre, todo está consumado, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Al ver la paz con la que moría, uno de los soldados exclamó: “¡Verdaderamente este era un hombre justo!”.

Desde entonces se ha especulado mucho sobre a quién atribuir la responsabilidad de su muerte; algunos señalan a Judas Iscariote, su discípulo, por haberlo entregado a sus enemigos por treinta monedas; otros hacen responsable a Caifás, el sumo sacerdote judío, por haber urdido dolosamente un juicio carente de toda legalidad para aniquilarlo; otros más le endosan la culpa a Poncio Pilatos, procurador romano, porque aún considerándolo inocente, por razones políticas lo entregó a los líderes judíos y permitió su ejecución; y no falta quienes culpan al pueblo judío, que presionó para que se liberara a un ladrón en vez de a él.

Sin embargo, juzgando el hecho desde otra perspectiva se puede pensar que el verdadero culpable fue el propio Jesús. Veamos: Si él se hubiera plegado a las injustas interpretaciones de la ley que hacían los líderes religiosos y no hubiera cuestionado sus criterios; si no se hubiera comprometido tan radicalmente en favor de los más pobres y marginados y no hubiera criticado tan duramente a quienes sostenían las estructuras injustas que los mantenían en condiciones infrahumanas; si no hubiera puesto por encima de todo otro interés el hacer la voluntad de Dios, que él identificó como buscar permanentemente el bien del prójimo, Jesús no habría muerto como murió. Pero para fortuna de toda la humanidad, él había aceptado voluntariamente la misión a la que fue llamado por Dios y se comprometió tan totalmente con ella que no dudó en dar su vida.

Porque vivió como nadie los valores humanos de libertad, justicia, bondad, humildad, desapego a los bienes materiales, rechazo a la violencia, solidaridad con los excluidos; porque tuvo el bien del hombre como fundamento y fin de todo el quehacer social y religioso; por su ejemplo de total congruencia entre lo que predicaba y lo que vivía, Jesús es considerado por muchos como el más grande humanista que ha conocido la humanidad. Él ha sido y es el modelo, el paradigma, el marco de referencia, para quienes desean ser auténticamente “humanos”.

Si tan solo este hubiera sido su legado, ya sería suficiente para considerar que, en efecto, él murió por causa del bien de todos los hombres.

Este fue el secreto del gran poder de atracción que tuvo durante su vida y lo es de la admiración y el respeto que suscita en el presente, independientemente de la postura religiosa que se asuma ante él. Gracias Señor Jesús.

Dr. Rodolfo Campuzano S.

Comarca lagunera

TAGS
Temas del día
  • Migrantes
  • Metrobús
  • ISSSTE
  • RELACIONADAS
    COMENTA ESTA NOTICIA
    Cargando comentarios...
    Cargando más noticias...
    Cargando tendencia...