15 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Deportes

México avanza, pero sin convencer

Derrota en tiempo extra a Haití y espera rival en final de Copa Oro

EFE
ARIZONA, EUA, miércoles 03 de julio 2019, actualizada 10:54 am

Enlace copiado

Sin convencer, y con algo de sufrimiento, la Selección Mexicana, con gol de penalti marcado por el delantero centro Raúl Jiménez en el primer tiempo extra, venció 1-0 a la de Haití en la primera semifinal de la Copa Oro de la Concacaf.

El único gol del partido llegó al minuto 93 de la prórroga después que el árbitro del encuentro el catarí Abdulrahman Al Jassim vio una falta que la defensa de Haití le hizo a Jiménez dentro del área, quien no falló en la ejecución de la pena máxima y llegó a los cinco tantos en lo que va de torneo, segundo en la lista de goleadores.

México jugará la novena final de la Copa Oro y buscará el octavo título cuando el domingo se enfrente en el Soldier Field de Chicago al ganador de la segunda semifinal que hoy van a disputar las selecciones de Estados Unidos ante Jamaica en el duelo de los finalistas de la pasada edición.

Como se esperaba, Haití dejó que México pusiese el mayor desgaste físico desde el principio, y se limitó a hacer en el campo lo que el "Tri" le permitió y que fue muy poco, especialmente en la primera parte.

México dominó la posesión del balón, intentó generar las mejores oportunidades de gol y también fue el que más fallos cometió al no acertar en 12 disparos que hizo a puerta, pero solo uno con peligro.

Haití, que hizo historia al llegar por primera vez a las semifinales, también consiguió en la primera parte dejar en evidencia a un México carente de ideas futbolísticas en el ataque a la hora de definir.

Jiménez con un remate de cabeza al minuto 35 fue lo más destacado en el ataque de México, al que respondió con seguridad el arquero haitiano Johnny Placide, que al final sería el mejor de Haití.

Mientras que el delantero Rodolfo Pizarro se convirtió en el jugador más activo y de mayor presencia en el ataque de México, que quiso y no pudo superar a un rival que se limitó a defender y montar varios contraataques sin ninguna eficacia.

Pero fue todo lo que necesitó para irse al descanso con el empate a 0-0 y hacer que la presión se incrementase del lado de México, que sin el entrenador argentino Gerardo "Tata" Martino, sancionado con un partido por acumulación de dos tarjetas amarillas, careció de estilo de juego y se perdió en un sin fin de pases.

El segundo de Martino, Jorge Theiler, apenas reaccionó desde el banquillo, mientras veía como México no tenía funcionamiento futbolístico al concluir los primeros 45 minutos.

IGUAL EN EL SEGUNDO TIEMPO

Nada cambió en la segunda parte, porque México siguió con los mismos defectos de hacer demasiados pases, no buscar la profundidad por las bandas y lo que iba a ser su gran enemigo, el comenzar a perder fuerza física, la que le sobraba a los jugadores de Haití, que comenzaron a tener más dominio del balón.

Lo suficiente para hacer más difícil las llegadas de México al marco defendido por Placide, que se mantenía seguro y sin hacer ninguna concesión a las pelotas que tenía que parar.

De ahí que México cada vez se ponía más nervioso al ver que no llegaba el gol porque tampoco generaba las ocasiones claras y cuanto la tuvo al minuto 67 en un tiro libre que sacó Andrés Guardado surgió de nuevo la figura de Placide, quien metió una mano derecha milagrosa que evitó el gol.

REVULSIVOS

Ahí llegó ya el convencimiento de Theiler que tenía que hacer de inmediato cambios para meter piernas nuevas en el centro del campo de México y entraron a la vez Uriel Antuna y Carlos Rodríguez por Roberto Alvarado y Guardado.

Se notó, México presionó más, pero siguió sin tener las ideas claras a la hora del gol, mientras que el reloj corría a favor de Haití con más fondo físico, lo que hizo que se llegase al final del tiempo reglamentario sin goles.

Pero en la prórroga, el árbitro Al Jassim señaló un penalti polémico y decisivo que dejó de nuevo todas las dudas sobre la torneo, pero felices a los directivos de la Concacaf, que ya tienen asegurado el negocio con el lleno en el Soldier Field al estar presente el Tricolor.

No sin antes vivir el gran susto de ver como el delantero Mikael Cantave, al minuto 119, disparaba potente de pierna derecha y con el arquero Guillermo Ochoa ya batido, el balón se estrelló en el travesaño de la portería de México, que luego pudo sentenciar con dos ocasiones muy claras que fallaron Pizarro y Luis Montes.

Fotos

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...