17 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Foro del lector


sábado 06 de julio 2019, actualizada 7:22 am


Enlace copiado

El país va bien, así de simple explicarlo. Y las expectativas mejor aún. El presidente ha declarado que será hasta el próximo diciembre cuando dé por terminado el saneamiento del país o en otras palabras, habrá terminado de darle sepultura al anterior régimen corrupto y que a partir de enero de 2020 empezará a gobernar con mayor tranquilidad.

Y la oposición, bueno, la oposición es tan pequeñita y mezquina que no vale la pena hacerle caso.

Héctor Astorga

Ciudadano de Torreón

Nada se puede hacer en soledad (I)

Somos muchos, a pesar de estar más solos que nunca, víctimas de estilos de vida profundamente egoístas, pues aunque sabemos que nada se puede hacer en soledad, se constata amargamente como el ser humano ha dejado de donarse y de quererse. Se me ocurre pensar en multitud de ancianos abandonados, en aquellos niños asesinados incluso antes de nacer, en la desbordante cifra de jóvenes sin esperanza de futuro, sin oportunidad alguna de poder crecer y realizarse, o en ese afluencia de migrantes, afanados en llegar a una tierra donde poder vivir armónicamente. Desde luego, para empezar deberíamos cultivar más la valía de toda persona, ser más auténticos, cuidar más de la fragilidad de los individuos, ser más sensibles con esas gentes que caminan extraviadas. El mundo no requiere palmeros, sino parentelas que reconozcan el valor de toda vida humana, y la dignifiquen más allá de las meras apariencias. No es cuestión de palmas, sino de activar la cultura del abrazo del alma, de impulsar los parlamentos para que mejore la vida de todo ciudadano, de inducir a que se multiplique el acompañamiento, evitando de este modo las divisiones sociales a través del diálogo y la cooperación entre culturas y generaciones diversas.

En consecuencia, tan esencial como hallarse en compañía consigo mismo, es poder salir de esos muros dentro de sí, tanto para encontrarse como para reencontrarse junto a los demás, y puedan cesar los aislamientos del mundo, que son muchos y siempre crueles. Sin duda, no hay mayor barbarie que la pérdida de toda relación entre semejantes. Por eso, es fundamental avanzar unidos y conjuntamente. Fuera privilegios. Se me ocurre pensar, en ese escenario que acaba de dibujarnos un experto independiente de la ONU, apuntando que un exceso de confianza en el sector privado podría llevar a un escenario de apartheid climático en el que los ricos pagan para escapar del sobrecalentamiento, el hambre y los conflictos, mientras que el resto del mundo tiene que sufrir. Desde luego, personalmente no me parece nada ético privatizar los servicios básicos y la protección social. Ojalá ese mundo favorecido, a través de sus instituciones parlamentarias como garantes de que los Gobiernos cumplan con sus deberes, acierten a evaluar los progresos conseguidos en un planeta globalizado como jamás, sepan analizar los próximos desafíos en su conjunto y la forma de abordarlos de modo efectivo.

Víctor Corcoba

Ciudadano de Torreón

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...