17 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

Sargazo podría ser el 'oro rojo' de México

El alga tiene propiedades energéticas y farmacéuticas, lo que podría convertirlo en una fuente de ingresos para el país

AGENCIAS
martes 09 de julio 2019, actualizada 8:18 am

Enlace copiado

El sargazo que llega a México posee propiedades energéticas y eventualmente de uso en la industria farmacéutica, lo que podría convertirlo en el "oro rojo" del país, dijeron científicos del centro Interdisciplinario de Investigaciones y estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Luis Raúl Tovar Gálvez, miembro del CIIEMAD, dijo que se ha descubierto que al igual que otros residuos orgánicos, el sargazo que llega a las playas mexicanas es fuente de biometano, el principal componente del gas natural.

"Nosotros tomamos un sustrato y determinamos la cantidad de biogás que puede generar bajo condiciones estrictas de laboratorio", expuso.

Con base en las investigaciones del CIIEMAD, dijo que "lo que se encuentra es metano, principal componente de biogás o gas natural". Esto hace ver que un sustrato de sargazo se puede obtener metano que es un combustible no fósil o "energía renovable".

Tovar Gálvez dijo a Notimex que se está calculando que por una tonelada de sargazo se puede obtener de 80 a 100 metros cúbicos de biogás.

"Me parece que lo que hoy se está viendo como un problema terrible y pavoroso puede ser una fuente importante de riqueza manejado adecuadamente", dijo el también subdirector de servicios educativos e investigación social.

Expuso que han mezclado el sargazo con fracción orgánica y "vemos como se sujeta a la digestión. Lo que se observó en 35 días de pruebas dio 360 mililitros de metano por gramo de sólido volátil", lo que lo hace susceptible de convertirse en biogás.

La macroalga también tiene propiedades cosméticas y farmacéuticas, pasando por alimento animal y fertilizantes, por lo que sirve para hacer pellets y utensilios biodegradables.

Consideró importante construir en el estado de Quintana Roo digestores, o plantas de procesamiento de materia orgánica, de tal forma que si un año no llega sargazo, se puedan seguir aprovechando con todos los desechos orgánicos de la población, toda vez que el energético surge de materia orgánica, aunque se potenciaría con el sargazo.

Un digestor para procesar unas 150 toneladas al día tiene un costo de unos 22 millones de dólares, por lo que es deseable la participación de la iniciativa privada, dijo.

"Si se suma la IP y se arma una compañía de ingeniería que construya y que opere un digestor entonces se reducirá el problema de los residuos", señaló.

Refirió que desde 1994 en Holanda opera una planta digestora de residuos orgánicos con dos digestores en donde procesan 40 mil toneladas al año y genera cerca de 2.8 millones de metros cúbicos de metano al año y 28 mil toneladas de digestato (residuo).

Por hacerlo, cobran 90 dólares por tonelada y el gas natural lo venden a 60 centavos el metro cúbico, de lo que obtienen cerca de 168 mil dólares al año.

La planta opera con 20 personas con un salario de 800 mil dólares anuales, un ingreso bruto de cuatro millones de dólares al año y paga anual por retorno de inversión de cerca de 920 mil dólares, pero con ingreso neto de 1.3 millones de dólares anuales.

La planta hoy en día está valuada en unos 22 millones de euros.

Destacó que el metano que produce esa materia orgánica, incluyendo el sargazo, no se va a la atmósfera, sino que se utiliza en beneficio de la población y genera riqueza.

En el Centro se hacen aún los estudios para corroborar el tipo de sargazo que llega a México, toda vez que existen 400 variedades del alga y al país arriban sólo dos de ellas, es posible que sus usos puedan ser de mayor importancia económica.

"Hay que hacer un trabajo experimental para la extracción de sustancias bio-activas que están presentes en varias especies de sargazo", opinó.

Expuso que en ciertos tipos de sargazo hay una sustancia llamada Fucoxanthin, un antioxidante, antiinflamatorio, anticáncer, antiobesidad, antidiabético, antiangigénico, antipalúdico y con efectos positivos en hígado, vasos sanguíneos, huesos, piel y ojos.

La sustancia se produce actualmente por la industria farmacéutica a través de algas, y 10 miligramos cuestan en el mercado aproximadamente 151 dólares.

PODRÍA USARSE COMO COMBUSTIBLE

El Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) indicó que una forma de usar los grandes bancos de sargazo que recalan en las playas de la región, sería como combustible para generar energía eléctrica.

El director de ese centro de investigación, Pedro Iván González Chi, explicó en entrevista para Notimex, que se trata de un material que puede quemarse con mucha facilidad y, por ende, puede generar energía como lo hacen otros productos combustibles.

Sin embargo, para ello también se requerirían de estudios e inversiones para desarrollar un sistema que permita su aprovechamiento de manera correcta para no generar contaminación, aunque en definitiva la quema de sargazo es mucho menos contaminante que el carbón y de los derivados del petróleo.

"Es una solución simple, pero que requiere de inversiones y garantizar que habrá sargazo suficientemente disponible para darle ese uso y que la inversión es rentable", precisó.

Expuso que el origen del sargazo que hoy impacta al Caribe mexicano, no es nacional, "ese sargazo no se produce en nuestros litorales".

"El problema tampoco es un problema nuevo, y es un problema internacional, pues las algas viajan miles de kilómetros y llegan a nuestras costas después de un largo viaje por el Atlántico y el Golfo de México", dijo.

Por eso lo ideal sería empezar a coordinar esfuerzos entre todos los sectores afectados y buscar soluciones e, incluso, alianzas con otros países para evitar de manera paulatina, que el sargazo llegue a las playas e inicie su proceso de descomposición, añadió.

También es recomendable empezar desarrollar soluciones científicas que permitan darle uso al sargazo, como pueden ser fertilizantes o como una fuente de combustible alternativa para generar energía, como se mencionó al principio.

Indicó que desde hace años, el CICY experimenta con sargazo para un posible uso como fertilizante y para la producción de hongos comestibles, y uno de los principales retos es conseguir el material idóneo.

"No todo el sargazo sirve, hay muchas variedades y algunas de éstas son capaces de acumular grandes cantidades de metales pesados que son peligrosos para la salud humana, por eso hay que hacer una selección, y esa selección es casi imposible hacerla cuando el material empieza a descomponerse.

Una vez que inicia la descomposición, lo ideal sería usarlo como combustible para generar energía, pero en cualquiera de los casos se requiere de una buena inversión de recursos económicos, humanos y materiales que no se ha hecho hasta ahora, precisó el especialista.

Por ahora, las grandes manchas de sargazo han pasado de largo de las costas yucatecas, gracias a las corrientes del Golfo de México, que las han alejado hacia La Florida, en Estados Unidos, y las playas de la entidad lucen prácticamente limpias en comparación con las de la zona del Caribe mexicano.

100METROS cúbicos de biogás se pueden obtener de una tonelada del alga que afecta el Caribe.
22 MDD es el costo de un digestor para procesar unas 150 toneladas de sargazo al día.
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...