21 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Mascotas

¿Cómo identificar el estrés en tu mascota?

Algunos llegan a ser más susceptibles que los humanos

DANIELA ESCOBEDO DENA / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., martes 16 de julio 2019, actualizada 12:20 pm

Enlace copiado

Contar con una mascota es algo habitual, incluso algunos deciden darle cariño y atención a más de uno, y todos ellos siguen el estilo de vida de sus dueños. Así como tu puedes sentirte cansado, triste o estresado ellos también pasan por ello, incluso llegan a ser más susceptibles que los humanos.

La alteración en su ambiente doméstico, el ejercicio que realiza, una buena alimentación y un desarrollo mental óptimo otorga una vida saludable a tu mascota, sin embargo, el estrés se puede presentar en ellos incluso por su convivencia con otros animales al salir de paseo o escuchar ruidos inusuales, como dicta el blog Experto animal.

Para poder brindar actividades que ayuden a la salud física y mental de tu mascota, te presentamos los síntomas del estrés y ansiedad en las mascotas más populares.

Perros

/media/top5/ISS114301144jpg.jpg

Es el mejor amigo del hombre por excelencia, pero también es un blanco fácil para estas alteraciones que lo pueden llevar a contraer serias manifestaciones en su salud física, la hiperactividad es la manifestación más común del estrés junto con la aparición de un comportamiento estereotípico como los movimientos repetitivos y constantes, algunos de ellos son morderse la cola, cazar cosas al aire y ladrar sin parar. Otros síntomas pueden ser el jadeo excesivo en momentos donde debería estar tranquilo y las reacciones exageradas.

La falta de atención también puede ser síntoma de estrés, pero si este es un comportamiento habitual en tu perro un veterinario debe determinar si se trata de este padecimiento o de déficit de atención.

Gatos
/media/top5/ING1907112517jpg.jpg

Se caracterizan por tener una personalidad tranquila pero imponente, y uno de los aspectos que más les genera estrés es la sensación de perder el control sobre su entorno. El aumento de agresividad como bufar, morder, arañar, erizar el pelo y tener las pupilas dilatadas son los primeros síntomas que presentan, junto con el aumento de ansiedad que los hace tener trastornos alimenticios (comer mucho o no comer nada), estar en alerta constante e ingerir objetos no comestibles, principalmente tela.

En los casos más avanzados de estrés en gatos la aparición continua de enfermedades infecciosas es un foco de alerta, pues la secreción de hormonas a raíz de ello interfieren con el funcionamiento de los glóbulos rojos, blancos y células de defensa.

Conejos
/media/top5/conejojpg.jpg

Estos roedores se han vuelto muy populares como animales domésticos en los últimos años. Por naturaleza requieren de amplios espacios para realizarse y no padecer estrés. Las manifestaciones más comunes de este son los gruñidos, rechinar los dientes o patalear el suelo. Echar las orejas hacia atrás en una posición totalmente inmóvil puede ser una señal de alerta.

Y, aunque no es muy habitual, los conejos pueden llegar a gritar y chillar de estrés o angustia, incluso si esto se debe a alguna herida puede haber automutilación de la extremidad afectada, por lo que se debe estar muy al pendiente de su estado de salud.

Peces

/media/top5/pezjpg.jpg

A diferencia de otros animales, los peces no pueden manifestar su estrés tan fácilmente, esto requiere de mucha observación y principalmente conocer los factores ambientales que puede generar una alteración en su sistema nervioso.

Se debe conocer a qué raza pertenece y qué necesidades tienen. Las condiciones del agua, como la temperatura, puede ser determinante en la salud de los peces, así como el espacio físico y cómo se encuentran decorados, pues las piedras de colores y barcos pirata no son del agrado de todos ellos.

Si tienes varios en una misma pecera, deben ser razas que se relacionen entre ellos, de lo contrario podría generar un ambiente de estrés.

Hamsters

/media/top5/02D50780jpg.jpg

Los hamsters siempre han sido una opción de mascota debido a que son silenciosos, no ocupan gran espacio y los cuidados son relativamente sencillos. Sin embargo, esta tranquilidad de su personalidad va aunado a otras características que de no atenderse pueden generar estrés. Son animales sumamente limpios, por lo que la falta de higiene puede generar alteraciones, así como cualquier movimiento brusco o los ruidos fuertes.

La hiperactividad es un síntoma infalible de su estrés, ya que no logran mantenerse tranquilos y suelen correr muy rápido en su rueda, pues liberan la tensión por medio del ejercicio. También hábitos inusuales como morder los barrotes de la jaula o intentos de escape son muestras de este padecimiento que pueden dañar su estado físico debido a los riesgos que corren al ser animales frágiles.

La agresividad no es parte de su personalidad, por lo que si llega a mostrar señales de ello es necesario acudir con un especialista. Puedes estimular su ambiente con juguetes para correr, morder y escalar.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...