18 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows

Cómo tener un historial crediticio sano

(*)
miércoles 17 de julio 2019, actualizada 1:54 pm


Enlace copiado

Imagina que tu historial crediticio es como tu currículum, debes mostrar que llevas una constancia y disciplina profesional, algo así pero referente a tus finanzas y cómo las has administrado.

Además, si ya solicitaste una tarjeta de crédito es importante que sepas cómo manejarla y qué hacer para estar al día con tus pagos. El estado de tu historial será fundamental si llega ese momento de tu vida en el que quieras comprar una casa, un auto o pedir un préstamo, así que no te metas en líos, aquí te decimos cómo mantenerlo sano y en orden.

/media/top5/Tarjetascotia.jpg


Evita endeudarte con compras que superen la capacidad de pago que tienes. Siempre revisa a cuánto ascienden tus gastos e ingresos, así puedes estimar cuánto de ese dinero puedes tomar para cubrir tus necesidades básicas y cuánto para otras amenidades. Trata de no superar esos límites, en dado caso, no te excedas en deudas más del 30%.

Esto nos lleva a llevar un presupuesto para tener un mejor control de las finanzas. Lo primero es identificar cuáles son tus egresos y fechas en las que tienes que pagar, por ejemplo, si tienes tarjeta de crédito. Organiza este presupuesto, y una forma es domiciliar tus servicios ya que son gastos que forman parte de tus necesidades básicas. Puedes anotar en una libreta cada pago que haces, en qué lo haces, qué es lo que compras, o en una hoja de Excel, depende cómo te sientas más seguro, pero lo importante es hacer consciente este presupuesto. Incluso hay aplicaciones para tu celular que te podrían ayudar como iGasto y MoneyWiz.

Siempre, siempre sé puntual con los pagos. La mayoría de personas que tienen una tarjeta de crédito, el 81%, paga intereses moratorios. Por eso te sirve ser “totalero”: liquidas puntualmente el total de la deuda cada mes. La mayoría decide dejar de usar sus tarjetas por adeudarse sin control.

La disciplina es muy importante, tanto para gastar el dinero como ahorrarlo. Establece un porcentaje para ahorrar, por ejemplo, un 20% de tu sueldo. Muchos dicen que esto no es posible, y si de momento no puede ser así, comienza con un 5% el caso es que comiences a hacerlo. Si llega a caer un dinerito extra, no te lo gastes, mejor ahórralo.

No hagas compras de último momento o también llamadas emocionales. Sí. Sabemos que trabajar mucho y ganar dinero es un gran esfuerzo, y que siempre podemos decir “me merezco tal gusto”, y sí, eso está bien. Lo malo es cuando haces de eso una rutina y quieres comprarte todo lo que ves o que sientes que te hace bien… aunque esa sensación de bienestar sea momentánea. En dado caso, ocupa tu tarjeta de crédito para objetos que tengan un uso a largo plazo y también para aprovechar los meses sin intereses y promociones de cosas que sí te serán útiles.
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...