19 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

La época de videoescándalos y el 'complot' de Ahumada, Robles y AMLO

EL UNIVERSAL
CIUDAD DE MÉXICO, miércoles 31 de julio 2019, actualizada 6:24 pm

Enlace copiado

En marzo del 2004 se desató una guerra política que se luchó en los medios y con videos. Los protagonistas fueron Andrés Manuel López Obrador, entonces jefe de Gobierno, y un grupo conformado por el expresidente, Carlos Salinas de Gortari, el entonces presidente Vicente Fox, la exjefa de Gobierno del Distrito Federal (DF), Rosario Robles, y el empresario argentino, Carlos Ahumada.

La trama del llamado "complot", inició cuando Cuauhtémoc Cárdenas, el primer jefe de Gobierno dejó el cargo para competir en las elecciones presidenciales, en ese entonces, Rosario Robles se quedó al mando del DF.

Durante esa época, cerca del 2003, Robles conoció a Carlos Ahumada, un empresario argentino con el que el gobierno capitalino realizó algunos negocios. Ahumada era dueño del Grupo Quartz, al que pertenecía el periódico "El Independiente". Además, compró los equipos de futbol de primera división León y Santos.

Ahumada se convirtió en una pieza clave en el 2004, cuando en los primeros días de marzo, Televisa, a través de los programas de Joaquín López Dóriga y "El Mañanero" de "Brozo", transmitió videos en los que se exhibía a Gustavo Ponce, secretario de Finanzas de López Obrador, y a René Bejarano, el operador político del jefe de Gobierno.

El 1 de marzo del 2004 se lanzó, en el principal noticiario de aquel momento, el video en el que Ponce se veía apostando en Las Vegas, en el exclusivo casino "Bellagio". El escándalo y las críticas en contra del funcionario del gobierno de López Obrador no terminaban de empezar cuando dos días después, "Brozo" presentó el "videoescándalo" que hasta la fecha es el más recordado.

En las imágenes aparecía René Bejarano, un hombre de todas las confianzas del entonces jefe de Gobierno, quien controlaba las redes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Ciudad de México, junto con su esposa, Dolores Padierna.

Tanto Bejarano como Padierna llegaron a la cúpula del "Sol Azteca" tras varios años de organizarse en las calles. El inicio de Bejarano y Padierna se remonta a los escombros del sismo de 1985, cuando la Ciudad quedó destrozada por el terremoto.

Bejarano fundó la Coordinadora Única de Damnificados (CUD), con la que exigían hogares para las personas que se quedaron sin casa tras el terremoto. Esa organización hizo de la ahora alcaldía Cuauhtémoc su zona de operación. A partir de ahí se extendieron y llegaron al PRD, en donde Bejarano y Padierna fueron diputados, delegados y funcionarios de todo tipo.

A través de la CUD, Bejarano apoyó la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas y se acercaron a López Obrador, quien en el 2000 logró ser el segundo jefe de Gobierno de la Ciudad.

Bejarano se convirtió en el secretario particular y principal operador de López Obrador, que desde el primer momento de su gobierno señaló sus diferencias con el gobierno federal, encabezado por Vicente Fox.

Ahumada y Robles contactaron a Bejarano, a quien el empresario argentino le daba grandes cantidades de dinero a cambio de continuar con los favores políticos que la empresa de Ahumada tenía en el DF.

Las imágenes se convirtieron en un gran escándalo debido a que "Brozo" las presentó en su programa, de manos del panista Federico Döring, y en presencia de Bejarano, quien no supo qué decir cuando vio el video.

A Bejarano los medios le apodaron "El señor de las ligas" porque en el video se llevaba el dinero hasta con las ligas de los fajos. En ese momento no se sabía que quien le daba el dinero era Ahumada, fue posteriormente cuando se supo de dicho personaje.

Aunque Carlos Ímaz, exesposo de Claudia Sheinbaum, y Ramón Sosamontes, cercanísimos a Rosario Robles, también fueron grabados recibiendo dinero de Carlos Ahumada, la principal crítica fue en contra de Bejarano y AMLO.

Cuando se cuestionó a López Obrador sobre las acciones de Bejarano, el jefe de Gobierno apuntó a un "complot" de la "mafia del poder", pues aseguró, durante varios años, que muchas personas no querían que llegara a la Presidencia, la cual ganó en el 2018.

La Procuraduría capitalina investigó el video de Bejarano y reveló que el empresario Carlos Ahumada era quien le daba el dinero. A partir de ese momento, tanto Bejarano como Ahumada fueron investigados y posteriormente estuvieron presos.

El 30 de marzo del 2004, Ahumada fue capturado en Cuba, en donde grabó un video que salió a la luz dos años después. La Procuraduría capitalina presentó un video en el que Ahumada presuntamente chantajeaba a Bejarano con el expresidente Carlos Salinas.

El empresario argentino mantuvo una relación sentimental con Rosario Robles, quien después lo acusó de extorsionarla, al igual que a Bejarano. Ahumada contó en su libro "Derecho de Réplica" que Robles acudió a la casa de Carlos Salinas de Gortari cuando le presentó los videos al expresidente, aunque los esperó afuera del salón en donde conversaron.

En otra de las confesiones de Ahumada dice que en una de las reuniones en las que se acordó la difusión los videoescándalos, participaron entre otros, Diego Fernández de Cevallos, y Juan Collado, como representante legal de Raúl Salinas de Gortari. Collado, hoy en día está vinculado a proceso por lavado de dinero y delincuencia organizada.

Lo dicho en "Derecho de Réplica" era lo mismo que Ahumada dijo en Cuba, poco antes de ser capturado. "Los videoescándalos" dañaron en parte la gran popularidad de la que gozaba López Obrador. Sin embargo, éste siguió adelante en las encuentras rumbo a la presidencia en las elecciones del 2006.

Para el 2005, la Procuraduría General de la República, a cargo de Rafael Macedo de la Concha, judicializó el caso de El Encino, un terreno en el que el gobierno del Distrito Federal violó una orden para construir un camino a un hospital. Para que López Obrador pudiera enfrentar el proceso, la Cámara de Diputados aprobó desaforar, por 360 votos a favor —en su mayoría de priistas y panistas— al jefe de Gobierno.

Pero del desafuero, AMLO salió mejor librado que de los "videoescándalos" para las campañas electorales.

El proceso contra Ahumada siguió y años después fue acusado en Argentina de tener nexos con los cárteles de Sinaloa y de Tijuana, y hasta de tráfico de efedrina. En México, estuvo preso casi cuatro años en el Reclusorio Oriente y en el Norte, acusado de la realización de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Hoy, la Fiscalía General de la República (FGR) consideró que tiene elementos suficientes para proceder penalmente contra el empresario argentino Carlos Ahumada Kurtz por su presunta responsabilidad en los delitos de extorsión, fraude específico, falsificación de documentos y uso de documento falso.

La investigación de la FGR contra Ahumada Kurtz derivó de una denuncia que presentó la extitular de la Secretaría de Desarrollo Social, Rosario Robles, quien aseguró que el 21 de agosto de 2014 el empresario cometió el delito de extorsión.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...