18 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nosotros

La Columna del Perro


domingo 18 de agosto 2019, actualizada 4:31 am


Enlace copiado

SITUACIÓN DE DESAMPARO

Todos en algún momento, podemos experimentar una situación en que sentimos que nuestra vida y nuestro entorno, se nos sale de control.

Cuando sufrimos la pérdida o ausencia de un ser querido, ya sea de alguno de nuestros padres, hermanos, hijos, esposo o amigos, experimentamos una sensación de soledad, de vacío, de estar a la deriva.

En otras ocasiones, podemos sentir esas mismas sensaciones, si nos quedamos sin trabajo, o si estamos viviendo una situación económica, especialmente dura, lo mismo pudiéramos sentir si estamos pasando por un divorcio difícil, todas estas vivencias desafortunadas, pudieran dar como resultado un sentimiento de soledad para el cual no estamos preparados.

Donde sin duda si nos sentimos desamparados, es ante una enfermedad que nos obliga a dejar de trabajar, a depender por fuerza de alguien que nos asista, al saber que ya no somos autónomos y que ya no podemos bastarnos por nosotros mismos.

Igual sentimos si hemos pasado por algún evento violento donde experimentamos la impotencia y la indefensión.

Ahora pensemos por un momento, que cualquiera de las situaciones anteriores nos da como resultado, la toma de decisiones equivocadas, que nos llevan a un estado de inestabilidad emocional, en el cual necesitamos recibir ayuda y de no ser así, pudiéramos encontrarnos al poco tiempo literalmente en la calle.

Cuando veo a alguna persona vagando en situación de "desamparo", y no me refiero a los "mendigos profesionales", sino a las personas que perdieron el rumbo por la causa que fuera, pero que todavía conservan un cúmulo de buenos sentimientos. No puedo más que pensar que son seres humanos al igual que yo, que algún día le importaron a alguien, que algún día vivieron en familia, que algún día tuvieron casa y comida y que la vida y sus circunstancias les hicieron equivocar el rumbo al grado de perderlo todo.

Toda proporción guardada, tengo sentimientos similares cuando veo algún animal deambulando por las calles, sabiendo que esto si se debe a la inconsciencia de quien algún día lo tuvo en su casa, es decir fue su dueño y los abandonó cobardemente a su suerte.

Por todo lo anterior, cuando me voy a dormir y hago en automático un examen de mis acciones de ese día, le doy gracias a Dios por lo que tengo, le pido perdón por mis errores… le ruego me de inteligencia y sabiduría para saber sobrellevar mi vida y tratar al menos de no juzgar duramente a nadie y en la medida posible ayudar.

Y ahora para terminar una gota de filosofía: "El intelecto siempre tiene razón, pero la intuición nunca se equivoca".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...