15 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Su salud bucal

ACUÑA CEPEDA
domingo 18 de agosto 2019, actualizada 4:32 am

Enlace copiado

EL ESTRÉS EN LA PRÁCTICA ODONTOLÓGICA (TERCERA PARTE)

El estrés lo sufrimos todos, por la vida misma, por nuestra forma de ser, por problemas reales, o sugestivos, y esto nos va a llevar a tener respuesta en nuestro organismo. Como lo hemos escuchado reiteradamente, el cuerpo grita cuando el alma calla. El sistema estomatognático es la combinación de todas aquellas estructuras, sistema nervioso, y órganos que tienen una participación activa en el habla y en la masticación y deglución de la comida y bebida, su ubicación está en la región cráneo-facial, en la cavidad oral, es uno de los que más refleja el estrés de una persona de múltiples formas. Bruxismo, "rechinar dientes", contracturas musculares de cuello, espalda, fracturas de órganos dentarios, fracturas de coronas ya rehabilitadas aun con el uso del guarda, disfunción temporomandibular, sonidos articulares, dolor e inflamación mandibular. Provocadas por las grandes fuerzas tensiónales que llegan a realizar dichos músculos.

El bruxismo se ha definido como un movimiento mandibular no funcional, de carácter voluntario o involuntario que puede ocurrir tanto durante el día como durante la noche o en ambos, y que se manifiesta habitualmente mediante apretamiento, frotamiento, rechinamiento o golpeteo de los dientes en forma excesiva. No hay que confundir el bruxismo con la costumbre temporal de apretar los dientes cuando se está haciendo un esfuerzo físico o para reprimir el llanto, o cuando se tiene mucho frío. Esta anomalía es destructiva para las piezas dentales, generándose grandes desgastes de estas y dolor oro facial. Así mismo podemos apreciar mordedura de labios, lengua y cara interna de las mejillas. Ante una situación de bruxismo crónico, la articulación temporomandibular (ATM) se puede ver afectada y comprometida. Los factores son muy diversos, tenemos la ansiedad, aumentando la tensión muscular en periodos de estrés o nerviosismo. Una mal posición dental o una gran deficiencia oclusal pueden provocar cambios en la actividad muscular al no poder relajarse correctamente. En estos casos es recomendable el tratamiento de ortodoncia, ya que reposiciona la mandíbula permitiendo su relajación. O rehabilitación total. El tema de trastornos ocasionados por el estrés es muy amplio y lo padecen gran parte de la población, sin darse cuenta.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...