18 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Torreón

Casas 'huevito', golpe al trabajador

Adquieren pequeñas viviendas con créditos de hasta 30 años

MARTÍN CHÁVEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, lunes 19 de agosto 2019, actualizada 8:18 am

Enlace copiado

La venta de casas de pequeños espacios a precios y plazos largos, pese a las palabras del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que el Infonavit no construiría ya ese tipo de viviendas; parece ser que en ciudades como Torreón, aún se juega con las promesas del gobierno y la ilusión de los trabajadores.

En efecto, aunque según López Obrador, el Infonavit ya no promueve las llamadas casas "huevito", en la ciudad este organismo sigue otorgando este tipo de viviendas, de sólo una recámara, lejanas, incómodas y muy reducidas con costo real de construcción de entre 70 mil y 80 mil pesos, que se entregan al trabajador mediante crédito de 280 mil -pago de contado al constructor-vendedor--, pero que se la cobran a casi 500 mil al beneficiado, en una deuda que durará 30 años.

Tras un recorrido iniciado en la zona centro de Torreón, hasta llegar a la carretera que conduce a Mieleras y tomando una desviación, por debajo de uno de los puentes, ese que conecta a estos nuevos sectores con el Paseo del Tecnológico, entre calles con pavimento en pésimo estado, como se encuentra la mayoría de la ciudad, y entre enormes lotes de terreno con hierba crecida, se localiza la colonia Villas Zaragoza sede de nueve viviendas conocidas como "huevito".

No todas están habitadas, solo tres. Cada casita está sobre un terreno de 96 metros cuadrados donde poco más de 34 metros están construidos, aunque el Infonavit exige mínimo 46 m2: una recámara de 3x3, un pedacito que se usa como sala-comedor, una cocina y un baño, piso de cemento pulido; eso sí un patio amplio al igual que la cochera, ambos espacios suman 62 metros.

Un matrimonio joven que inicia una vida con sueños e ilusiones -él 21 y ella 20 años--, ambos trabajan, nos permitió el acceso a su hogar y al diálogo.

Al abrirse la puerta de aquella diminuta vivienda, se abrió también la puerta de la realidad, esa que exhibe los dos submundos, el de la opulencia y el de la indefensión; el primero alimentado por la impunidad, el abuso y la ambición; el segundo, el que explica los porqués de que la gente vive estresada, el de la gente humilde, pero trabajadora con sueños y desilusiones.

LA PUERTA SE CAYÓ AL TERCER DÍA

En la salita, una motocicleta que utiliza el joven para ir a trabajar, pequeños muebles amontonados, en una de las esquinas, más bien la única esquina dentro de la casa, un mueble que se usa como mesita para comer y al lado, un reducido espacio que se dice cocina, y que en la reflexión, demuestra el abuso hacia estos muchachos cuya inocencia y desconocimiento, los convierte en presa fácil para el convencimiento que termina en comenzar la vida en esta casita, encadenados a una deuda de 30 años.

El joven matrimonio, sale de la pequeña recámara donde junto con su hijo de dos años, pasan las noches. Diez de la mañana, es la calle Villa Camacho de la colonia Villas Zaragoza y no hay agua. Casi siempre hay baja presión, sale muy poca agua, indica la mujer, pero no podemos poner la bomba porque nos multan los del municipio, hasta después de las dos de la tarde ya dejan conectar la bomba para llenar el tinaco.

¿Están conformes con la casa que les otorgaron?

Pos la verdad no muy conformes, porque al principio nos dijeron que era un crédito por una vivienda nueva y después nos salieron con que era un crédito de compra a terceros y por eso no nos dieron ni boiler, ni focos ahorradores…. Al tercer día se cayó la puerta de la entrada y nos dijeron que no podían ayudarnos porque no tenía garantía por el tipo de crédito.

¿Cuánto le rebajan por la casa?

Ese fue otro problema, porque antes de que me la dieran ya me estaban quitando dinero. Yo vivía de renta y con lo poco que gano, pues se me iba en pagar la renta y soportar el descuento de esta casa, hasta que fuí a reclamar, fue de la manera en que me la dieron.

¿Y, cuánto le rebajan?

Mire, me dijeron que la casa me la dieron en 271 mil pesos y me rebajan 320 pesos por semana, mil 280 pesos al mes…haciendo cuentas y tomando en cuenta que dicen que me estarán rebajando durante 30 años, pos voy a pagar casi 500 mil pesos.

El Infonavit debe entregar una casa digna, cómoda, ¿usted cree que se cumple con ese requisito?

Pos usted vea, imagínese estar trabajando ocho horas, salir y llegar a tu casa con una temperatura de 40 grados, sin agua, una recámara, el piso es de cemento muy caliente, está pulido, pero…Yo creo que pueden dar una casa mejor.

Se desmorona el deseo de una vida digna y cómoda, el trabajador contempla triste e impotente la forma en que se aleja su sueño de ofrecer a su esposa e hijos un lugar confortable para vivir, por el contrario inicia una vida de angustia, desesperación y molestia al pensar constantemente que al firmar documentos, contrajo también una deuda de casi medio millón de pesos que lo mantendrá atado por 30 años.

500

MIL

pesos llegan a pagar los trabajadores por una pequeña vivienda con los largos créditos del Infonavit.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...