19 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Musicalizar imágenes en movimiento

Ariel Juárez, un compositor lagunero que trabaja en área audiovisual

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, martes 20 de agosto 2019, actualizada 9:33 am

Enlace copiado

Desde pequeño escuchó las melodías que su madre ejecutaba en el piano, piezas de compositores clásicos como Ludwig van Bethoveen. La música le fue más familiar que al resto. El artefacto, cuya invención se acredita a Bartolomeo Cristofori, es su instrumento principal, aunque Ariel Juárez se considera más un compositor.

Juárez eligió el camino de escribir sus propias obras debido a su interés en crear música y no sólo interpretar la de otros. Sus deseos de expresarse le marcaron pauta en las partituras. El joven compositor habla de un lenguaje, de algo que siempre ha querido decir a través del arte órfico.

"Cuando empecé a componer eran cosas como vivencias personales. Empecé con baladas y luego me fui a música más instrumental. Ahora, como compositor de medios audiovisuales me voy por tener la visión del director".

El trabajo de Ariel Juárez está estrechamente ligado a la imagen. Comenzó a estudiar música en Torreón con la maestra Estela Treviño, luego en la Academia Tchaikovsky.

Como profesionista, cursó la carrera de ingeniería industrial, pero a mitad de sus estudios se percató de que aquello se alejaba de su vocación.

"Me di cuenta de que no era lo mío, de que realmente lo que me veía haciendo de grande todos los días era la música".

Tras graduarse de ingeniero, Ariel cursó estudios musicales por su cuenta. Subió a un avión, cruzó el océano Atlántico y aterrizó en Bulgaria, donde cursó un diplomado en música. Después, se trasladó a Valencia e hizo una maestría en composición para películas, videojuegos y medios audiovisuales, en el Berklee College of Music.

IMÁGENES SONORAS

Ariel Juárez define la relación entre imagen y sonido, en el mundo del cine, como un arte complejo, donde lo visual y lo auditivo se complementan mutuamente.

"El cine hace que se complementen de maneras en que la música te cuente cosas que no ves en la imagen, pero que son parte integral de la historia. Es lo que lo hace un medio para contar historias muy fuertes. Con la música te puede prevenir de que va a pasar algo. La música te va guiando a través de lo que vas viendo en la imagen".

Juárez dio sus primeros pasos en cine al lado del compositor mexicano Juan Carlos Enríquez, quien actualmente radica en Los Ángeles, California.

"Trabajo a distancia con él y tuve la oportunidad de hacer dos proyectos grandes".

Uno de esos proyectos es Ni tú ni yo (2018), dirigida por Noé Santillán-López y donde colaboró con piezas musicales.

Su proceso de composición varía. Explica que existe un formato estándar donde le mandan la imagen terminada y sobre eso trabaja.

"Muchas veces lo que se hace es que el director pone música temporal. Te dice: 'Yo quiero la música de esta manera, quiero música que suene a John Williams o que suene como Star Wars'. Esto para darse ideas de lo que ellos quieren en sus películas".

Generalmente, Juárez envía sus propuestas al director y sobre eso trabaja. También colaboró en el documental Después de la ola: El renacimiento del teatro en La Laguna (2016) de la lagunera Consuelo Contreras. En él, el compositor realizó una lista de canciones y emociones como underscoring, y fue lo que le ofreció a la directora.

Ariel Juárez no frena su arte y actualmente sigue trabajando en la rama audiovisual. Su reflexión entorno a la música implica una búsqueda profunda que se manifiesta en el testimonio de la historia.

"El arte es la forma en que podemos dejar una huella para lo que vaya a seguir en cuanto al planeta. Es una forma de plasmar lo contemporáneo; una huella de nuestra humanidad, de nuestra sociedad como está actualmente", finalizó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...