11 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

No estamos al borde, sino inmersos en una crisis del sistema internacional

EMBAJADOR DE MÉXICO JORGE ÁLVAREZ FUENTES
miércoles 28 de agosto 2019, actualizada 7:55 am


Enlace copiado

La situación mundial continúa empeorando. En las últimas semanas, en esta columna hemos analizado e insistido en que la presente crisis de inestabilidad, de desequilibrios, contiene implícitas serias amenazas para la paz y la seguridad internacionales, como se observa en numerosos escenarios de conflictos, guerras y tensiones en distintas regiones del mundo, que forman parte de una situación de crisis más amplia, más profunda y compleja del sistema mundial, la cual se ha ido agravando en las dimensiones política, económica, ambiental y humanitaria, que están interrelacionadas de manera estructural. A cien años del fin de la Gran Guerra y a treinta de la caída del muro de Berlín, pareciera que hemos perdido la perdido la brújula para comprender los cambios formidables del mundo con la perspectiva histórica necesaria, ya que para cientos de millones de personas la imparable mundialización, con sus vastas, extraordinarias e inimaginables oportunidades, está teniendo resultados inesperados, desiguales e injustos, con desenlaces muy peligrosos, los cuales ponen en riesgo, incluso, la sobrevivencia de la humanidad, en éste, nuestro único planeta. Millones de personas protestan y resisten en contra de las decisiones y de la actuación de múltiples gobiernos para construir alternativas reales a un sistema que no respeta las múltiples formas de la vida. Hay, por una parte, un gravísimo déficit en los liderazgos políticos y una visión inmediatista y miope de la gobernanza global, con decenas de gobernantes cuestionados por sus mandatarios, y, por la otra, una sensación de fracaso, de desesperanza, ante el destino que se perfila para el conjunto de los seres humanos y de otras especies que habitamos el planeta; persiste una honda desconfianza entre las autoridades electas o constituidas que debieran hacerse cargo en forma eficaz, honesta y responsable de los bienes comunes, y los individuos, cuando subsiste una distancia abismal entre el mandato democrático y la actuación de numerosos gobiernos, y la voluntad de miles de millones de ciudadanos cuyos empeños son progresar, avanzar hacia un desarrollo sustentable, y cambiar el derrotero del desarrollo humano y el destino del mundo.

Si dejamos de tener presente que el mundo en su conjunto, con todas sus diferencias y su diversidad de atraviesa por una crisis del sistema internacional, y que, en efecto, vivimos un cambio de época sin precedentes, dada la velocidad y las insospechadas repercusiones del mismo, o perdemos de vista sus orígenes, alcances e implicaciones para los individuos, comunidades, naciones y regiones, extraviados ante las innovaciones vertiginosas e las intrincadas coyunturas del acontecer mundial, y pretendemos comprenderlo sólo a partir del alud de noticias que consumimos y al que estamos sobreexpuestos, muchos procesos y transformaciones en curso nos parecerán hechos aislados, irremediables o inconexos. Sean aquellos la recesión en curso de la economía mundial agudizada por la guerra comercial y tecnológica de Estados Unidos contra China; la terminación del régimen de no proliferación nuclear, cuyas negociaciones tomaron años y la búsqueda infructuosa de un régimen internacional que regule el comercio y combata el tráfico de armas; la inminente y muy probable ruptura del Reino Unido con el proceso institucional más acabado de integración, si ocurre un Brexit sin acuerdo con una Unión Europea titubeante y un Primer Ministro atrabiliario como Boris Johnson; la actual catástrofe del cambio climático que reverbera ahora por una nueva destrucción de la Amazonia; la confrontación pertinaz y deliberada de Washington para intentar acabar, en forma ilusoria, con la trayectoria de la República Islámica de Irán y la prolongación de los trágicos conflictos en varios países del Medio Oriente; la tragedia humanitaria de las migraciones internacionales forzosas, ocurran éstas en el Mediterráneo, en las fronteras sur y norte de México, en Centroamérica, en Asia Central o en África; o sean las protestas de aquellos jóvenes y profesores que buscan una mayor independencia en Hong Kong frente al apabullante poderío de China o las de los "chalecos amarillos", los globa fóbicos y los numerosos colectivos europeos contrarios al sistema dominante que intentaron hacer oír su voz en la recién concluida cumbre de Biarritz del G7, integrado por las principales potencias industriales, o las manifestaciones de los opositores a la prolongación en el poder del Vladimir Putin; incluso la reanudación de las tensiones por la añeja disputa por Cachemira, sin resolver, entre dos naciones con capacidades nucleares, como la India y Pakistán.

Hoy, más que nunca, la desordenada reconfiguración del mundo reclama reformar y actualizar las instituciones multilaterales, de una nueva arquitectura, fincada en el fortalecimiento de la organización mundial, de las organizaciones regionales y los organismos especializados, para que, con base en la Agenda 2030, logremos en tiempo y forma el cumplimiento de los objetivos del desarrollo sustentable, oponiéndonos al incremento de los presupuestos dedicados a la defensa, que propicia la escalada armamentística entre Estados Unidos, Rusia y China, y de otros muchos países, quienes buscan disponer de nuevas armas a fin de acrecentar sus capacidades militares ofensivas, con los consecuentes efectos destructivos para la economía mundial. El gobierno de México, las organizaciones de la sociedad civil y los individuos no podemos permanecer estáticos, preocupados, inmersos en nuestros retos y problemas internos, como si acaso pudiéramos optar para permanecer aislados del sistema internacional o fuéramos ajenos a las contradicciones existentes sobre los múltiples desafíos mundiales. Requerimos con urgencia comprender mejor nuestro papel ante la desconcertante geopolítica de nuestro tiempo y actuar en consecuencia.

@JAlvarezFuentes
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...