14 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 18 de septiembre 2019, actualizada 11:11 am

Enlace copiado

Los que dieron literalmente el “grito”, pero por la austeridad que los puso a medirse en los gastos fueron los del Gobierno de Coahuila, pues al apegarse a las prácticas de la Cuarta Transformación, la gran fiesta de la independencia que se celebraba tradicionalmente en Palacio Rosa en esta ocasión se vio bastante limitada. Nuestros subagentes, disfrazados de manteles rojiblancos, nos reportan que la cena que ofreció el ‘góber’ Miguel Riquelme durante los festejos patrios fue para cerca de 150 personas en el patio central del Palacio de Gobierno, y que los invitados vieron un menú distinto al de otros años, pues ahora cambiaron los “huevos de codorniz” por antojitos mexicanos como tostadas, tacos y tamales, y en lugar de alcoholes de gran marca se pasaron la comida con agua de jamaica, tamarindo y horchata, y los pomposos postres con chocolate bañado en oro fueron cambiados por unos ricos elotes con limón y mantequilla.

Dicen que estos manjares mexicanos fueron elegidos por el mismísimo gobernador, ya que no quiso arriesgarse a que lo criticaran, por lo que se tuvo que aventar una fiesta chaira para pocas personas, entre las cuales por igual gritaron “¡Viva México!” priistas, panistas y hasta morenistas. Entre los más amenos y eufóricos estaba el carnal Marcelo, el diputado blanquiazul, quien llegó muy temprano; como si fuera el anfitrión se la pasó saludando mesa por mesa y tomándose fotos, con eso de que aprovecha cualquier evento para hacer campaña, lo mismo le da en actos oficiales que entrega de apoyos en colonias o cabalgatas, todo sea para salir en la foto.

Y del lado de Torreón, la que también aprovechó la oportunidad para llamar la atención de las cámaras fue la suspirante a una diputación por el PAN, Astrid Casale, cuyas fotos ataviada con la vestimenta de una comunidad indígena de Chihuahua se viralizaron, generando todo tipo de comentarios, comparaciones y memes, situación que a la presidenta del DIF municipal le tiene sin cuidado, pues, según los subagentes, para ella ahorita lo importante es figurar a costa de lo que sea y ser tomada en cuenta para asegurar sus nombres en los pendones y las boletas del próximo proceso electoral para la renovación de diputaciones locales; por lo que prepárese, estimado lector, pues nuestros subagentes aseguran que conforme se acerquen los tiempos electorales, los cuales ya están a la vuelta de la esquina, se podrá ver a varios personajes haciendo circo, maroma y teatro para pelear de manera feroz con uñas y dientes la bendición que les permita colgarse de la ubre del erario público durante tres largos años. Por cierto, la primera pareja de Torreón presumió en sus redes sociales cómo conviven con los ciudadanos en las fiestas patrias; incluso mostraron que el sábado fueron, así casuales, a un fraccionamiento para pasar una velada mexicana. Con lo que no contaron es que ese sector habitacional es donde tiene su casa el jefazo de Obras Públicas, Tomás Galván.

***

Y sorpresas que da la vida... Nuestros subagentes, disfrazados de militantes priistas, nos dicen que al más puro estilo de “que dice mi mamá que siempre no” el presidente estatal del Partido Revolucionario Institucional en Coahuila, Rodrigo Fuentes Ávila, dio a conocer que presentó su renuncia a la dirigencia del partido para competir por la misma para el periodo 2019-2023, por lo que, de acuerdo con los subagentes, inmiscuidos en las entrañas del devaluado partido, la noticia fue tomada como una broma por la militancia, lo que confirma que quedó descartado de cualquier posibilidad de buscar una diputación, y mejor buscará quedarse con el partido que, según los adheridos, tiene prácticamente moribundo y en terapia intensiva, a decir de muchos, gracias a que siguió fielmente y con ojos cerrados los consejos del clan más odiado en la provincia: los Moreira, sobre todo de Rubén y Álvaro, quienes pa’ pronto publicaron sendas alabanzas a don Rigo en sus cuentas de Twitter, aunque gracias a su cercanía con ellos es que el PRI en el estado ha obtenido resultados harto espantosos; sin embargo, llama la atención que, luego de que corriera como pólvora el rumor de que el ‘exgóber’ Rubén Moreira le tenía un puestazo dentro del comité nacional del revolucionario institucional, don Rigo empezara a marcar distancia del apellido más odiado de la política coahuilense y, como Pedro, los negara tres y hasta más veces. Lo que muchos recuerdan es que tampoco es que presidir el PRI sea algo como que muy codiciado; con la acción del tricolor en el piso ni el propio suspirante sabe en la que se mete. ¿Será?

***

El que se quedó mirando y no pudo usar sus ‘influencias’ como alcalde de Matamoros, y no precisamente porque pertenezca a la 4T, que tanto lucha contra la corrupción, para evitar la clausura de los establecimientos comerciales de sus familiares fue el edil Horacio Piña. El pasado fin de semana tres negocios de sus allegados fueron cerrados por explotación indebida de giro y por licencia vencida. Nuestros subagentes, disfrazados de abresodas oxidados, nos comentan que dos de los locales eran más bien “cantinas disfrazadas de restaurantes”, incluso en sus refrigeradores de comida había más cervezas de gran tamaño que alimentos, y en la cocina los estantes eran ocupados por pura sopa instantánea, como para tratar de despistar a los entrometidos inspectores que andaban con lupa inspeccionando. El temido operativo de control fue encabezado por los encargados de alcoholes del estado en compañía de la temible Fuerza Coahuila. Y como fue ‘puente’ no hubo modo de poderlos reabrir. Luego del sorpresivo operativo don Horacio salió a decir que como él presidía un Gobierno de Morena, el cierre era un ataque político del Estado priista a sus cercanos y así afectar su Gobierno; claro, se le pasó decir que efectivamente los establecimientos clausurados se pasaban por el arco del triunfo todas las reglas escritas y las que aún no se escriben, por lo que al alcalde no le quedó más que hacer corajes.

***

El frente contra las horas extras que está tomando la alcaldesa de la hermana república de Gómez Palacio, Marina Vitela, y por lo que ha clausurado uno que otro establecimiento de venta de alcohol tiene su estrategia, por eso es que dicen que su director de alcoholes, Armando Quirarte, tuvo que ser importado desde la mismísima capirucha de los alacranes, buscando que no estuviera involucrado en los tejes y manejes del sector etílico lagunero y empezara a realizar las acciones correspondientes. Como recordará, estimado lector, la entonces alcaldesa Leticia Herrera también intentó ponerse recia al inicio de su segunda administración, y clausuró varios establecimientos por saltarse una que otra ley del reglamento municipal, pero la presión hizo que mandara a su director de alcoholes de “capacitación” a las pocas semanas, y el tema jamás se volvió a tocar. Nuestros subagentes, disfrazados de conductor elegido, nos reportan que una de las estrategias de doña Marina fue precisamente la homologación del horario para la venta de alcohol, que al parecer será solo de lunes a sábado, y los domingos solo unas horas como se hace en Coahuila. A pesar de que la medida fue bien vista por la mayoría de los sectores de ambos lados del Nazas, entre otras cosas porque hace mucho que nadie se acordaba de la necesidad de gobernar con la tan olvidada visión metropolitana, hay muchos propietarios molestos, ya que eso podría pegarles en la bolsa a quienes recibían a los animados comensales después de las 2:00 de la mañana en Gómez para que siguieran con la fiesta.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...