22 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Es casi imposible

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 20 de septiembre 2019, actualizada 7:40 am


Enlace copiado

Cada año el 15 de septiembre es obviamente nuestra fiesta nacional. Como es costumbre, en cada plaza de armas de los más de dos mil municipios del país el respectivo presidente municipal de la localidad encabeza la fiesta popular tricolor que tiene su cenit cuando la autoridad replica la arenga que hace 209 años pronunciaría el cura don Miguel Hidalgo y Costilla en el pueblo de Dolores, Hidalgo, exhortando al pueblo a levantarse en armas contra las autoridades formales de la entonces colonia denominada Nueva España.

En las capitales de los estados, los gobernadores de cada entidad federativa encabezan la ceremonia, que suele rematarse con espectacular pirotecnia.

En el zócalo de la Ciudad de México, corazón de la república, el presidente de México hace lo propio, y ante decenas de miles de asistentes a la enorme plancha de concreto y todo ese jolgorio es trasmitido por cadena nacional de televisión.

Es indudable que la belleza del corazón del país es evidente y entre el propio Palacio Nacional por un lado, la Catedral Metropolitana por otro y hasta la sede del Gobierno local de la Ciudad de México, construcción realizada durante la colonia, y la celebración misma liderada por el jefe del Estado mexicano, sin lugar a dudas provocan por instantes a miles de mexicanos presentes o a través de la televisión un momento de júbilo patriota. Casi todos de una forma u otra sentimos a nuestro México con fervor, así sea en lo que el presidente realiza las vivas y los fuegos artificiales duran en el firmamento.

Con toda esta atmósfera predecible de año con año, las circunstancias de este 2019 hacían del festejo de hace apenas cinco días atrás un evento especial. Esta vez en el balcón presidencial estaría nuestro actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, político que en los hechos está demostrando ser sin dudas un dignatario diferente a los que en los tiempos modernos han gobernado a México.

El presidente López, desde que asumió el poder, ha realizado actos y dictado órdenes que ciertamente contrastan con lo fatuo que rodeaba la figura presidencial, el dispendio a cargo del pueblo de México, así hayan sido gobernantes priistas y panista; el tabasqueño ha impuesto en los hechos la austeridad republicana, término acuñado el juarismo, que tanto dice Andrés Manuel admirar.

Por ello, habría que ver qué estilo le imprimía el actual presidente a la ceremonia patriota. Y ciertamente no defraudó a ningún crítico equilibrado.

Andrés Manuel López Obrador realizó el acto con solemnidad y sobriedad. Otrora era característico que el presidente en turno desfilara por los pasillos de Palacio rumbo al balcón principal del mismo entre decenas de invitados de la clase política y empresarial dominante del momento justo antes de recibir el lábaro patrio para celebrar el Grito. En esta ocasión el presidente recorrió los pasillos en soledad para recibir la bandera de la escolta militar y salir ante el público que ya lo esperaba en la plaza.

Fue una ceremonia del Grito de Independencia ejemplar la que comandó el presidente López. Para los independientes, dio gusto ver al primer mandatario de México conducirse de esa forma en el acto de unión del pueblo todo.

Me parece que esa conducta de nuestro presidente fue un alivio para la patria. Si bien es cierto parece que su mano conduce férreamente un Gobierno que lucha frontalmente contra la corrupción, también es verdad que en materia económica su administración está reprobada. El actual Gobierno lejos está de generar confianza a la inversión y de un día a otro vuelve a tomar decisión injusta, lo que hace inviable la prosperidad colectiva.

Antier, el Gobierno anunció en pocas palabras que dará control a la ominosa CNTE de la educación pública en los territorios donde domina. Con eso, el presidente López se alía de facto con una horda de pseudomaestros que lo último que quieren es mejorar la educación real de las clases sociales que necesitan de la escuela pública.

Enhorabuena por la ceremonia del Grito, pero mientras sigan sucediendo cosas como la asociación con grupos de interés como la CNTE, es casi imposible tener confianza...

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...