21 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Torreón

Hombres casados, opción ante falta de sacerdotes

Debido a escasez de curas, en Saltillo se ha recurrido a la figura de diácono permanente

LUCÍA PÉREZ PAZ / EL SIGLO DE TORREÓN
SALTILLO, COAH, domingo 22 de septiembre 2019, actualizada 9:21 am

Enlace copiado

Ante la escasez de sacerdotes, la Diócesis de Saltillo ha optado por incluir la figura del diaconado para cubrir este vacío.

Los diáconos permanentes son hombres casados que deciden dedicar parte de su vida al servicio de la iglesia. Entre sus funciones está el apoyo de sacerdotes en misa, bautizos, atención de enfermos, comuniones y administración del templo.

Aunque esta figura no es nueva, en la región Sureste ha iniciado su inclusión a fin de fortalecer la estructura de la iglesia católica. Actualmente en Saltillo hay 104 sacerdotes para una población de poco más de un millón de personas y lo ideal para atender a la comunidad católica sería 250. En entrevista para este medio Martín Hernández Linares párroco miembro de la Comisión para el Diaconado Permanente en la Diócesis de Saltillo dijo que se decidió impulsar el diaconado para fortalecer y mejorar el servicio.

Explicó que esta figura existe desde hace 2 mil años. Al instituirse la iglesia ésta fue creciendo, de manera que se incorporaron los presbíteros que son los sacerdotes, aun con ello las necesidades de la iglesia se vieron rebasadas ante el poco personal, especialmente por los cristianos que venían de Grecia, y es ahí cuando nace el diaconado. Esta palabra significa servir.

Fue en 1962 que inició el Concilio Vaticano Segundo donde renació la idea de tener diáconos casados que pudieran asistir a la iglesia, con el consentimiento del Papa Paulo Sexto.

Ellos son parte de la jerarquía de la iglesia católica y reciben el sacramento. La particularidad de ellos es que están en matrimonio.

En el catolicismo existen tres tipos de diaconados: los permanentes que pueden ser casados o célibes y los transitorios. Éstos últimos su objetivo es convertirse en sacerdotes.

Por lo tanto el hombre en matrimonio que puede apoyar en las actividades de la iglesia no es nuevo.

"En México es más usual al sur del país, una de las diócesis con mayor número de diáconos permanentes están en la Iglesia de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas", comentó el sacerdote Martín Hernández Linares.

"En Coahuila, el obispo Raúl Vera López tenía esta inquietud desde hace 10 años y la idea se fue cristalizando".

En Saltillo, desde hace cuatro años se comenzó el proceso y hace tres se lanzó la convocatoria. Este proceso incluye educación semanal y actualmente se capacitan más de 50 hombres.

¿QUÉ SE NECESITA?

Los requisitos marcan que deben ser varones de 35 a 60 años, casados o célibes. Una vez que inician el proceso deben de mantener esta condición

"Deben ser hombres y sus esposas reconocidos en su comunidad por sus valores y vocación de servicio", explicó el sacerdote.

La educación que deben cumplir tiene una duración de cuatro años que comprende de uno propedéutico donde se revisa la liturgia de la Biblia, más tres años de estudios en teología.

Durante el proceso se da seguimiento pastoral, se observa sus facultades y en ocasiones se pide suplir la ausencia de un sacerdote.

Los diaconados permanentes pueden bautizar, asistir a matrimonios y enfermos así como organizar las parroquias.

104

SACERDOTES

hay en la Diócesis de Saltillo, pero se necesitan alrededor de 250 curas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...