12 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Las palabras tienen palabra

El país siempre está de fiesta

Columna póstuma de Juan Recaredo
TORREÓN, COAH., viernes 27 de septiembre 2019, actualizada 9:41 am


Enlace copiado

A los mexicanos nos encanta la fiesta y eso lo saben en todo el mundo. Ahí tiene usted, como ejemplo, las fiestas patrias, que en este mes de septiembre representan una de las mejores ocasiones para celebrar en grande.

En las fiestas se supone que todo mundo está alegre, aunque a veces no falta el "aguafiestas" o aquél que no está alegre, que generalmente resulta ser el mismo que organizó la fiesta, porque se gastó mucho dinero en organizarla, o le llegaron "los gorrones", o sea esas personas que aunque no fueron "requeridas", como quiera "le caen" a la pachanga.

Sea como sea, digan lo que digan, critiquen lo que critiquen, una fiesta es una celebración. La palabra fiesta viene del latín festa, plural de festum, que es algo digno de celebrarse, algo que causa alegría. Ese "algo" puede ser de muy variada naturaleza y por eso las fiestas pueden ser también de muchos tipos.

Está la fiesta de bodas, que cuando nos invitan decimos simplemente: "voy a la boda" como la de aquella muchacha que ya por fin consiguió un valiente que aceptó decir "sí" cuando el padre le pregunte que si la acepta como esposa, hasta que la muerte los separe… o el ahora popular "divorcio exprés".

Si cumples años, hay que hacer fiesta. ¿Un bautizo? ¡Fiesta! Hasta cuando el niño cumple su primer añito, le terminan haciendo tremenda fiesta y la mamá echa la casa por la ventana; luego el chamaco se cansa de tanto ajetreo y se duerme durante toda la fiesta y ni cuenta se da, pero eso sí, las comadres bien que disfrutaron -y de pasada, criticaron- el evento.

Si se hace una celebración en la escuela para atormentar… digo, perdón… para festejar a las madrecitas por el diez de mayo, es probable que se le llame festejo, que en otras situaciones tal vez se consideraría que es un ágape, lo que también llamamos banquete, con la condición de que en estos dos últimos casos tiene que haber comida de por medio.

En los eventos de las escuelas, más que "fiesta" le llaman "festival" que evidentemente son palabras que derivan de la misma raíz. Si la fiesta es muy pequeña, entonces solemos llamarla "convivio", porque con pocas personas se convive más estrechamente que en una fiesta con mucha gente.

A los días de fiesta también se les llama "días feriados" pero ese nombre no tiene nada que ver con el dinero al que en México le llamamos feria. Feriado es un día de fiesta porque uno de los significados de la palabra feria es precisamente "fiesta".

El mitote es una fiesta que organizaban nuestros antepasados aborígenes en donde bailaban y bebían. De hecho, la palabra mitote viene del náhuatl mitotl que significa "bailarín".

Hay más tipos de fiestas, pero ahora tendrá que disculparme mi querido lector, ya me tengo que ir porque si no, voy a llegar tarde a la fiesta.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.donjuanrecaredo@gmail.com, Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Ana Domínguez: "Nuestro presidente dijo en una conferencia de prensa que había un grupo 'beligerante' en Nuevo Laredo, ¿qué es esa palabra? No la conozco".

LE RESPONDO:

Beligerante es una persona o un grupo que es combativo, es decir, que siempre está dispuesto a combatir, a pelear.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

El primer paso para ser un ganador es obtener la humildad suficiente que te permita admirar el éxito de los demás y que aprendas de él.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...