18 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Personajes en la historia de México

José León Robles de la Torre
TORREÓN, COAH., miércoles 16 de octubre 2019, actualizada 9:58 am

Enlace copiado

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LA REVISTA CULTURAL EL PUENTE, NÚMERO 5 DE FECHA JULIO - AGOSTO DE 1991

Aparecen Francisco Castro Bernal, Braulio Fernández Aguirre, Enrique Vázquez Ávila y Francisco Jaime Acosta coautores del artículo titulado La Crisis de los 50 y los 60.

El seis de septiembre de 1990 se llevó a cabo la mesa de informantes para la Historia Oral de Torreón. La Crisis de los años 50 y los 60 en la Comarca Lagunera. Participaron el ingeniero Francisco Castro Bernal, Braulio Fernández Aguirre y don Enrique Vázquez Ávila. El moderador fue el Lic. Francisco Jaime Acosta.

Francisco Castro Bernal: Para entrar en el tema, podríamos empezar analizando el aspecto agua, que es lo que yo he manejado aquí durante muchos años, los datos que voy a manejar proceden de boletines hidrológicos de la Secretaría de Recursos Hidráulicos.

Respecto al Río Nazas, hay tres épocas muy marcadas. Una que termina en 1946; hasta entonces el río había corrido sin control; se regaba cuando traía agua. El 21 de junio de 1946 la presa Lázaro Cárdenas empezó a almacenar agua y en ese momento comienza la segunda época, hasta 1968, cuando se llenó por primera vez. En este tiempo hubo muchos problemas; no había agua para regar todos los años en que los pequeños propietarios cedieron a los ejidos el agua que les tocaba. Respecto a los pozos no hubo problema. Si hubo crisis fue porque el agua de la presa no llegaba a los ejidos. De 1950 a 1955 la presa no tuvo agua: fue un período muy duro para la Comarca Lagunera. El año de 1955 fue muy llovedor y la presa volvió a tener agua, pero en 1957 y 1958 volvió a faltar. En aquellos años, hasta 1950, la mitad de la población de la laguna era rural. Actualmente la mayoría es urbana".

"Del 68 en adelante la tercera etapa; en ninguno de esos 22 años ha faltado agua en la presa. Ha sido bien manejada. Cada año se le extrae lo mismo y queda reserva para después. Antes no. Algún año se le extrajo a la presa toda el agua que tenía y el año siguiente no llovió y no hubo agua.

De la presa se extraen 1,050 millones de metros cúbicos cada año, que es el promedio anual de 60 años. Hay años que entran, por un decir, 3,000 millones; otros le llegan apenas 150. Mientras se maneje la presa así nunca le faltará agua. Actualmente tiene agua para dos ciclos próximos aunque no lloviera. Se terminó en 1946, pero entonces apenas comenzó a almacenar agua; ese año se juntaron sólo 700 millones de metros cúbicos. Ahora la situación es diferente. La presa tiene 2.500 millones. Haría falta pensar en cinco o seis años seguidos sin lluvias para que volviera a presentarse una situación crítica como la de los años cincuentas…

Braulio Fernández Aguirre: En tiempos del Presidente Alemán hubo cierta abundancia de agua; vinieron los caminos vecinales, los precios del algodón se dispararon, muchos particulares ayudaron a la refacción ejidal porque, según lo expresó don Miguel, los fondos del gobierno no eran suficientes para todos esos préstamos."

"Con Ruiz Cortínez hubo una gran seca. Los gobernadores de Durango y Coahuila consiguieron que la Presidencia de la República mandara aviones a bombardear con yoduro de plata las nubes, para ver si hacían llover. Ese mismo año, 54 ó 55, se formó un Comité integrado por todas las fuerzas económicas de la Laguna; lo presidía don Roberto Riverol y logró que las Naciones Unidas mandara técnicos. Una comisión de agricultores localizó los lugares donde, en la Cuenca del Guanaceví, se colocaron aparatos que pulverizaban azufre, molido a 320 mallas para que con el aire llegara a las nubes a ver si se lograba que el rocío cayera a la tierra en forma de gotas. Esas teorías las trajo un francés de la ONU. En octubre cayó otra fuerte lluvia, pero no se pudo evaluar si había sido por causa del azufre. El Ingeniero Chávez, que trabaja actualmente en Recursos Hidráulicos, en Matamoros, estuvo tomando notas de todos estos trabajos".

"Siendo Presidente de la Cámara Agrícola de Gómez Palacio don Antonio Gilio, organizó una excursión para ver si era posible cambiar el cauce de alguno de los arroyos o de los ríos que llegan a la presa de El Palmito. Respecto a los planes de la emergencia, no fueron realmente un fracaso: su propósito principal era dar trabajo a la mucha gente que no tenía manera de regar su tierra. En esa época se perforaron entre 3,000 y 3.200 pozos; luego se vio la necesidad de la veda…

Continuará...

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...