19 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Cultura

El ingenio de un payaso urbano

EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 20 de octubre 2019, actualizada 10:47 am

Enlace copiado

En la cotidianidad de los días hay personajes urbanos que intentan romper con la rutina de los ciudadanos compartiendo un mini espectáculo al ras del asfalto.

Caramelo, de cara pintada y bocina colgada al cuello se lanza en busca de sonrisas cada vez que el semáforo se pinta de rojo. Un periódico enrollado, es la utilería que lo respalda en su acto, con él disimula limpiar los vidrios de los autos que esperan avanzar en la fila, ahí es cuando el hombre de vestimenta colorida entre humor y risas lanza el mensaje de que hay que cuidar el agua.

Detrás de la nariz roja, el que contesta es Pablo Agustín Zapata Flores, un ingeniero mecatrónico que respeta sus orígenes artísticos y aparte de trabajar en una maquiladora en el municipio de Lerdo, recorre La Laguna encarnado en Caramelo para abrir telón en las esquinas y compartir su arte.

El originario de la llamada Ciudad Jardín compartió que viene de familia de artistas, algunos dice, se dedican al canto y otros como él realizan clown. Tal es el caso de su hermano Pildorita que se sumerge en la atmósfera del transporte público para esparcir su humor.

Pablo comentó que su personaje está inspirado en su abuelo quien ya falleció. Y sobre su trayectoria indicó: "Tengo 30 años de payasito urbano en lo que es la ciudad de Cancún, Quintana Roo; Torreón; Gómez y Lerdo, [...] traigo una actividad que se llama cómo cuidar el agua, porque ya ves que muchos limpia parabrisas vienen y desperdician mucha".

Cuando Caramelo pasa a realizar su show, llama la atención de los conductores que bajan las ventanillas de sus autos para escuchar los chistes de este payasito que improvisa ante las reacciones y comentarios de los que por unos minutos cumplen el papel de su público.

Así, algunas monedas comienzan a encontrar lugar en su bolsillo, y ya puede salir más librado de sus obligaciones como esposo y padre de familia, además compartió que también se hace cargo del bienestar de su padre.

Caramelo confesó que se tomará unas vacaciones para ir a las calles de Cancún, lugar en donde también compartirá su arte urbano en busca de arrebatar sonrisas.

El hombre corpulento no pierde el humor, y entre sus mini presentaciones deja ver su lado humano y el carisma que tiene para conectar con la gente, con la que cuando tiene oportunidad diaolga. Caramelo sólo tiene un anhelo: "mi sueño es llegar a ser un gran artista y lograr sacar esa sonrisa en toda la Comarca Lagunera".

Caramelo:

* Pablo Agustín Zapata Flores se inspiró en su abuelo para crear el personaje.

* En su familia hay dones artísticos.

* Lleva más de 30 años desempañándose como payaso urbano.

CON INFORMACIÓN DE VERÓNICA RIVERA
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...