20 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Cultura

El eco llamado Rodolfo Halftter

En octubre se cumplen 119 años del natalicio y 32 años de la muerte del compositor español

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 20 de octubre 2019, actualizada 10:46 am

Enlace copiado

Rodolfo Halffter fue uno de esos artistas que las guerras europeas regalaron a México sin intención. Su exilio significó una estrella más en el firmamento de la cultura nacional. Tanto se sintió su ausencia en la España de la posguerra, como cimbraron sus aportaciones a la música mexicana.

Madrid lo vio nacer el 30 octubre de 1900. Sus primeras notaciones las vivió en el seno de una familia portadora de una rica tradición cultural. Años más tarde trabajó como contable en el Banco de Madrid con el fin de aportar a los gastos familiares. Su situación le impidió entrar al Conservatorio, por lo que acudió al autodidactismo.

Halffter solía decir que uno de sus primeros grandes descubrimientos fue encontrarse con el Tratado de Armonía de Arnold Schöenberg, en 1920. Ese libro abrió su mente ante una nueva concepción de la armonía y la utilizó como guía durante su aprendizaje.

Tenía 22 años cuando asistió al estreno de la obra Naturaleza muerta, de Fernando Ember. En el intermedio del concierto conoció a Adolfo Salazar, quien lo invito a laborar como periodista en el periódico El Sol (donde también colaboró en su momento José Ortega y Gassete). Fue cuando pudo adentrarse en el ambiente artístico de la comunidad madrileña.

Después, fue miembro de la Generación del 27, círculo donde adoptó las enseñanzas musicales y de vida de Manuel de Falla, a quien admiraba en demasía, según lo escrito en sus correspondencias.

Este fue el llamado periodo de maduración en Rodolfo Halffter. Compuso obras como su Obertura concertante (para piano y orquesta), Preludio y Fuga e Impromptu.

También destacó por su papel en el cine. En un artículo publicado en 1934 por el periódico español ABC, Antonio Barbero escribió respecto al filme La traviesa molinera: "Rodolfo Halffter es el autor de la mejor música española al servicio de la imagen que hemos oído"

A México llegó a la mitad de su vida y su papel como profesor se tintó fundamental, pues influyó en la formación de compositores como Mario Lavista, Luis Herrera de la Fuente, Eduardo Mata, Jorge González Ávila, Mario Kuri-Aldama, Héctor Quintanar, Francisco Savín, Arturo Márquez, entre otros.

Fue en nuestro país donde escribió la mayor parte de sus obras, como su famoso Concierto para violín. Aunque siempre recordó su primera presentación en 1939 como un fracaso, debido a que el solista se puso nervioso y se perdió en varios pasajes de la obra Obertura concertante para piano y orquesta, compuesta en 1932. Halftter también participó en el filme Los olvidados (1950), de Luis Buñel.

Tuvo un notable interés en la dodecafonía, escala basada en 12 sonidos.

Finalmente, murió el 14 de octubre de 1987, en Ciudad de México.

EL HOMENAJE DE LAVISTA

El legado de Halffter en la vida de Mario Lavista (México, 1943) es inegable, tanto que en 1988 tituló a una obra suya como Reponsorio in Memoriam Rodolfo Halffter, en un obvio homenaje al compositor español.

En su juventud, Lavista asistió al curso de análisis musical que Rodolfo Halffter ofrecía en las aulas del Conservatorio Nacional. Gracias al artista español, conoció la música de compositores como Arnold Schöenberg, Alban Berg y Anton Webern

En un análisis realizado por el escritor Eusebio Ruvalcaba, esta pieza (escrita para fagot, dos bombos y cuatro campanas tubulares en un sólo movimiento) "es una música fuera de lo ordinario", un libro que contiene el libro de nuestra muerte, donde en ningún momento ésta baja la guardia y permite escuchar el eco de Rodolfo Halffter. Escucharla es contemplar sonoramente un diálogo "entre viejos sabios" (Halffter y Lavista).

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...