07 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Las palabras tienen palabra

VIENEN DE AQUÍ O DE ACÁ

Juan Recaredo
TORREÓN, COAH., lunes 28 de octubre 2019, actualizada 9:39 am


Enlace copiado

Durante mucho tiempo yo he sabido

que un gazapo es un conejito recién

nacido y pensaba que al error que se

imprime en un periódico porque se

“escapa” se llamaba así por eso.

Pues ahora me encuentro con que

el gazapo conejo y el gazapo error

tienen raíces diferentes. Resulta que

el gazapo-error proviene de gazafatón, una antigua palabra española derivada del griego kakénfaton que

quiere decir “error de lenguaje” o “palabra malsonante” y pues sí, suena

bastante feo la palabreja. El gazapoconejo, en cambio, toma su nombre

de otra palabra griega: dasupous que

se refiere a un “conejito”.

Las etimologías nos ayudan mucho para conocer el origen de las palabras, pero hay que tener cuidado

porque existen muchas de ellas que

tienen orígenes diferentes, a veces

muy distantes uno de otro.

Un ejemplo: lo escatológico es lo

que se refiere al excremento. Sí, muy

bien, pero resulta que lo escatológico

se refiere también a algo muy diferente: a las creencias religiosas que se relacionan con la vida después de la

muerte y con el final del hombre y de

todo el universo.

Entonces hay escatología fisiológica y pues… escatología religiosa. La

primera tiene sus raíces en el griego

skatós que significa excremento. La

otra, la religiosa, deriva de la raíz ésjatos que también es griego pero se

refiere a lo último, es decir a la última

parte de la vida del hombre.

Con la palabra delfín pasa algo similar. En el caso del animal juguetón, la

palabra delfín proviene de la raíz latina delphin que a su vez deriva del griego. En el caso del otro delfín, que es un

sucesor de alguien importante, la palabra deriva de Dauphine que es una región francesa cuya capital es Grenoble.

Así que, cuando se busque una

etimología, posiblemente sea necesario estudiar un poco más a fondo e investigar si existe uno o muchos orígenes de una palabra, porque esto puede provocar que caigamos en un

error, como el caso de mi gazapo.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios:

donjuanrecaredo@gmail.com, Twitter:

@donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Aldo Núñez: “¿Se debe escribir ‘sé

bueno’ o ‘se bueno’?”

LE RESPONDO:

La palabra sé cuando es imperativo

del verbo ser, como en este caso, se

acentúa. También se acentúa cuando

se usa el presente de indicativo del

verbo saber en primera persona: Yo

sé que me quieres.

No se acentúa cuando es pronombre, por ejemplo: todos se fueron, la

dama se cayó.

LAS PALABRAS TIENEN LA

PALABRA:

El secreto de una buena vejez es

hacer un pacto honrado con la

soledad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...