14 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Las palabras tienen palabra

ESTIRANDO LA PATA EN FRASES

Juan Recaredo
TORREÓN, COAH., sábado 02 de noviembre 2019, actualizada 11:14 am


Enlace copiado

Son numerosas las tradiciones que envuelven a la celebración del Día de Muertos y las conocemos muy bien: el altar de muertos, las flores —generalmente de cempasúchil—, las calaveras, tanto las de dulce como las literarias, que son epitafios chuscos de personas vivas, inventados y armados en verso. Sin embargo, yo soy de los que cree que para hacer estas calaveras literarias no basta con rimar nada más algunas palabras y listo, como hacen algunos… ¡No! Para que sean melodiosas y agradables deben seguir cierta métrica; porque leer una calavera sin métrica es como escuchar a un cantante desafinado… ¡qué espanto!

Sin embargo, lo que en este espacio nos atañe, es principalmente el tema de las palabras, esas con las que formamos frases y que en esta época se convierten en frases de la muerte.

Ha llegado el momento, como lo hacemos cada año en esta época, de recordar a quienes han estirado la pata… digo, colgado los tenis… perdón, quiero decir: ¡a nuestros fieles difuntos! El Día de Muertos es una celebración mexicana que tiene origen católico y que ha sido declarada por la Unesco como una festividad que es Patrimonio

Cultural de la Humanidad. Si usted me lo permite, aquí algunas de estas frases que tienen algo que ver con la muerte: “Los muertos al cajón y los vivos al fiestón” es una frase que sirve como una perfecta justificación para entrarle duro a la pachanga mientras estemos vivos… porque cuando uno se muere, pues ¿ya pa’ qué? Una frase con significado similar —que ya antes le he compartido aquí— es: “El muerto al pozo y el vivo al gozo”.

“Antes muerta que sencilla” dicen algunas mujeres por ahí —también en algunas canciones— y lo que quieren expresar es que preferirían a la muerte que a carecer de adornos y ostentación en su imagen personal. Uy, yo me acuerdo cuando en mis tiempos la sencillez era una virtud… parece que ya no.

“El muerto y el arrimado, a los tres días apestan” es una manera nada sutil de motivar a una persona que vive en casa ajena y a costa de su dueño, a que encuentre rápidamente otro lugar para vivir… porque un día, está bien; dos, se pasa… pero ¿tres? No, pues tú ya me agarraste de tu hotel.

“Caite cadáver” le decimos a alguien cuando queremos que pague la cuenta, que nos dé el dinero que nos debe o que de perdido coopere pa’ las chelas. Lo mejor es que la palabra “cadáver” viene del verbo latino cadere que significa: “el que cae”, o sea que la frase es un flagrante pleonasmo, pero totalmente válido para darle el énfasis y folclor que ésta requiere.

Por lo pronto, ahí muere… y me despido como dijo aquel payaso en su lecho de muerte: “Ahora me voy… ya no los entretengo más…”.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: donjuanrecaredo@gmail.com, Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA: Jimena Sánchez: “¿Qué significa ‘cempasúchil’?”.

LE RESPONDO:

Originalmente viene del náhuatl cempoalli que significa “veinte” y xóchitl que significa “flor”. Se dice que los Mexicas acostumbraban a dar como ofrenda otro tipo de flor que era más pequeño, pero con el tiempo descubriendo la flor de cempasúchil, que era veinte veces más grande que la flor que usaban antes.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: La muerte está tan segura de alcanzarnos que nos da toda una vida de ventaja.
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...