El altar que alumbra a Santa Rosa de Gómez Palacio, El Siglo de Torreón

12 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
Cultura

El altar que alumbra a Santa Rosa de Gómez Palacio

Los Buchys 35 custodian su ofrenda en esta colonia

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
GÓMEZ PALACIO, domingo 01 de noviembre 2020, actualizada 9:31 am

play_circle_outline
Enlace copiado

Un resplandor azul se divisa en el corazón de la colonia Santa Rosa de Gómez Palacio. Conforme se acerca la esquina de la avenida Cuauhtémoc y la calle Ocampo, las imágenes de un mural toman forma; sobre una pared aparecen catrinas, representaciones de estilo prehispánico y alusiones al concepto del tiempo. Esa barda es adornada por un altar con el que los Buchys 35 han decidido recordar a los suyos.

Tras las llamas de las veladoras que dotan de luz a la noche, fotografías de quienes ya partieron observan al visitante. Papel picado, flores de cempasúchil, calaveras de azúcar, botellas de cerveza e incluso un can que representa a ese guía que brinda dirección en el "otro mundo", también ocupan un lugar bajo la leyenda que corona a la ofrenda: "Nunca los olvidaremos".

INICIATIVA

Custodios de esta expresión popular, la cual ha llamado la atención en uno de las colonias más emblemáticas de La Laguna, y vestidos con playeras negras que ostentan el nombre de los Buchys 35, Roberto Zavala, Omar Palacios y Jenny Sánchez compartieron un extracto de la historia de su barrio y las razones que motivan su interés por preservar la tradición del Día de Muertos.

Los Buchys 35 es un barrio que por cuatro generaciones ha perdurado en las calles de Gómez Palacio. Sus 45 integrantes prefieren definirse como "una familia", señalan que sus inicios están escritos en las aceras de la calle Juárez (entre Corona y Auza), y comentan que actualmente abarcan a toda la colonia Santa Rosa.

Fue en 2019 cuando, con la colocación de un pequeño altar, los Buchys 35 decidieron rendir homenaje a quienes ya partieron. Sin embargo, este año se propusieron hacerlo más grande y acompañarlo también con la pinta de un mural y la representación a escala de un cementerio.

En un principio, el gran altar se concibió como una dedicatoria a los 36 integrantes de los Buchys 35 que han cruzado el umbral de la existencia, un homenaje para aquellos que dejaron huella en el vecindario y cuya ausencia física no es motivo de olvido.

El proyecto comenzó hace aproximadamente tres meses. Tras planificarse, la pinta del mural fue la primera actividad en constituirse. Después, se empezó a construir, decorar y cercar el cementerio. Finalmente, hace dos semanas, se colocó el altar con todos sus elementos.

Desde entonces, bajo el singular resplandor azulado que lo ilumina, esta ofrenda se ha convertido en la principal atracción de la colonia Santa Rosa.

"El concepto que teníamos era el Día de Muertos y las tradiciones mexicanas. Porque hemos visto murales que están muy 'padres', pero las temáticas son un poco extranjeras por toda esta ola de las películas que han salido, y todo ese rollo. Nosotros quisimos hacerlo más mexicano con catrinas, con las tradiciones de las colonia, y con esos elementos fuimos formando lo que es un cementerio y el mural", declaró Palacios.

CONTRA EL OLVIDO

El altar contiene los elementos tradicionales: el perro guía, las fotografías de los difuntos, juguetes de madera y objetos personales, la comida, una figura de la virgen de Santa Rosa de Lima (santa patrona de la colonia) y las velas que indican el camino que las almas deben seguir.

"Es importante para nosotros seguir fomentando las tradiciones y para que las generaciones que vienen enseguida de nosotros, las sigan".

Así, el altar de los Buchys 35 es fruto de un trabajo en equipo. Para costear sus materiales, se realizaron actividades como rifas o venta de pays y hamburguesas. Todo este esfuerzo logró que un anhelo se constituyera: representar de forma simbólica la importancia de sus seres queridos ausentes y fomentar las tradiciones que definen a los mexicanos.

"Es para recordar a nuestros seres queridos. Nosotros somos una familia, en realidad nunca nos consideramos un barrio. Siempre hemos estado unidos, siempre hemos estado juntos. A las personas que ya no están, las recordamos con mucho cariño porque fueron como unos hermanos para nosotros y aquí seguirán, aquí seguirán todavía".

Y es que al contrario de los personajes en las historias de Juan Rulfo, los integrantes ausentes de los Buchys 35 sí tienen rostro y sus compañeros recuerdan cada facción, gesto y mirada que constituían a sus semblantes; nunca los van a olvidar porque la distancia que los separan de los vivos sólo es un paso hacia enfrente.

"Es importante no olvidarlos porque todos tuvimos una convivencia con ellos, una alegría, una tristeza, lloramos con ellos, bailamos con ellos..."

A FUTURO

Para este año, también se tenía planeado organizar un festival cultural para aprovechar la colocación del altar, pero los Buchys 35 se abstuvieron de esta actividad debido a la pandemia y decidieron reprogramarlo para el próximo año.

"Tenemos pensado repetirlo el año que viene, queremos hacerlo el Festival Cultural Buchys 35 de Santa Rosa de Gómez Palacio, Durango".

Los Buchys 35 compartieron que les gustaría que este tipo de altares se replique en todos los barrios de la Comarca Lagunera para que las tradiciones no caigan en la fosa del desuso. "Si nosotros podemos, los demás barrios pueden también".

Por ese motivo, invitaron a los laguneros a celebrar a sus difuntos desde su hogar, colocando sus altares y ofrendas para así suplir la visita a los panteones de la comarca, los cuales permanecerán cerrados como medida sanitaria contra la COVID-19.

"Practiquen el hacer un altar, que lo lleven año con año, no dejen en el olvido a sus seres queridos".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...