Toca a jueces soportar la humillación, El Siglo de Torreón
07 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Toca a jueces soportar la humillación

Actitudes

JOSÉ SANTIAGO HEALY
viernes 19 de marzo 2021, actualizada 7:31 am


Enlace copiado

Andrés Manuel López Obrador no tiene llene, cada día que pasa, su afán por controlar todo lo que está a su alcance es más notorio y peligroso.

Así ha sido en el manejo de la pandemia donde el subsecretario Hugo López-Gatell lleva la voz cantante sin atender a las autoridades estatales.

Desde el centro del país se impone el color del semáforo a cada entidad y el número y la marca de vacunas que se aplicarán por región.

Situación similar ocurre con el manejo de la seguridad nacional y no se diga en materia política donde el primer mandatario marca línea, define pautas y emprende las guerras contra opositores.

Ha quedado muy claro que la conferencia mañanera es el trono, púlpito o tribuna desde donde se lanzan programas, se definen políticas y se defiende hasta lo más indefendible.

Para López Obrador los miembros de su gabinete, los gobernadores y los líderes en las cámaras legislativas son meros alfiles que deben obedecer las órdenes e indicaciones del rey o de lo contrario corren el riesgo de quedar fuera del tablero.

Ahí tenemos los casos del ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa; del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca; de la embajadora Martha Bárcena; y de otros tantos ex colaboradores que han sido separados y humillados por disentir del inquilino de Palacio Nacional.

Ni que decir de los ataques denigrantes y coléricos que con extrema frecuencia lanza contra los periodistas que lo critican, los medios que no siguen su línea y los llamados adversarios que bien pueden ser políticos, empresarios, artistas, intelectuales o simples ciudadanos.

El nuevo enemigo de López Obrador es ahora el poder judicial, concretamente algunos jueces que han osado -contra el deseo y la venia del primer mandatario-dar cauce legal a las inconformidades de empresas y particulares por las reformas a la ley eléctrica.

Para el político tabasqueño las organizaciones y los ciudadanos mexicanos pueden actuar con libertad e independencia, siempre y cuando no enfrenten las medidas del régimen.

Imagine que usted y su empresa invierten en un nuevo sector económico que el gobierno abrió y que años después otro gobierno decide vetar de un día a otro. Lo mínimo que usted hará es solicitar un amparo para proteger los montos de su inversión.

Pues bien el juez al que usted acudió y dio entrada a su legítima petición recibe ahora una andanada de ataques y descalificaciones por parte del presidente de la República, quien tiene el mayor compromiso de respetar la ley y la independencia del poder judicial.

El colmo en está ocasión fue cuando López Obrador espetó que si el poder judicial determina que su reforma eléctrica es inconstitucional promoverá entonces cambios a la Constitución.

Para el primer mandatario cualquier crítica, cuestionamiento u oposición a su gobierno es parte de un complot de los conservadores y nadie pero nadie tiene derecho a impedir sus planes.

Es muy grave y delicada la actitud del presidente López Obrador, sabemos de sus ocurrencias, caprichos, de su ignorancia en muchos asuntos del país, pero intentar implantar un régimen autoritario y despótico llevará a México a los tiempos del porfirismo y de la dictadura priista.

Señor presidente, no todas las batallas se ganan en la política y menos en los tiempos en que vivimos, por favor serénese y entienda que los mexicanos no queremos monopolios en materia energética, estamos hartos de las ineficiencias y abusos de CFE y Pemex.

Permita que otros particulares y empresas participen en la producción, distribución y operación de las actividades de energía, finalmente el gobierno es el regulador y puede impedir que se cometan violaciones y fraudes.

¿O acaso piensa qué después de varias décadas de improductividad las paraestatales van a resurgir y cumplir con su función productiva y social?

NOTICIA FINAL…

Este miércoles Día de San Patricio comenzó a repartirse el tercer estímulo para los contribuyentes norteamericanos con motivo de la pandemia. Son 1,400 dólares para cada miembro de familia cuyos ingresos anuales sean menores a los 150,000 dólares. En total el programa del presidente Joe Biden asciende a 1.9 billones de dólares, cantidad jamás derogada en anteriores emergencias. Hay riesgos de que la economía vecina se caliente de más y se desate la inflación, ya lo veremos.

Comentarios a jhealy1957@gmail.com

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...