Industria del libro en México pierde 3 mil mdp en un año de pandemia, El Siglo de Torreón
16 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
Nacional

Industria del libro en México pierde 3 mil mdp en un año de pandemia

Según cifras de Nielsen BookScan y la Caniem, el año pasado las librerías perdieron más de 3 mmdp

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO , lunes 12 de abril 2021, actualizada 8:15 am

Enlace copiado

La pandemia del nuevo coronavirus ha traído un grave impacto a la industria del libro en la república mexicana, sean pequeñas, medianas o grandes empresas.

Alrededor de 3 mil 162 millones de pesos perdió la industria editorial mexicana en 2020 solo en la venta de libros comerciales, desde que se decretó la jornada de sana distancia el 23 de marzo de 2020; la caída fue del 23 por ciento con respecto a 2019. Hasta la semana del 13 de marzo de este año, las ventas en unidades han caído 10 %; es decir, se vendieron 280 mil libros menos que en el mismo periodo de 2020, previo a la declaratoria de la pandemia.

Según datos de la empresa Nielsen BookScan, que hace la medición de la industria del libro en México que se comercializan, en 80 % de las librerías que existen en el país (según el Sistema de Información Cultural hay mil 646 librerías), en total durante el año de la pandemia se dejaron de vender aproximadamente 3.5 millones de libros comerciales (no mide venta de libros de texto) en las librerías.

Sin embargo, en cuanto al PVP (precio de venta al público) las ventas solo han caído el 1.4 % en lo que va de 2021, ya que los editores incrementaron el precio de los libros: en marzo de 2020 el precio promedio del libro era de 219 pesos y ahora es de 241 pesos. Eso ha propiciado que la caída no siga el curso que traía en 2020.

"Lo que ha sucedido según nuestra información concreta, es que al cierre de 2020 se vendieron un 23.6 % exactamente de unidades menos, que suponen unos 3 millones 200 mil libros que se han dejado de vender, y cayó la facturación, o sea el PVP, un 20 %", afirma David Pemán, gerente para Latinoamérica en Nielsen BookScan.

Pemán asegura que este año, las ventas en unidades han caído 10 %, por ello, "a esos 3 millones 200 que se dejaron de vender en 2020 hay que añadir 280 mil que se han dejado de vender en lo que va del año. Así, Nielsen dice que se han dejado de vender 3 millones y medio de libros en México".

Aunque esas cifras de Nielsen BookScan son la base de las estadísticas que hace la Cámara Nacional de la Industria del Libro en México (Caniem), el presidente de esa agrupación, Juan Luis Arzoz, apunta que en 2020 la venta de libro de texto tuvo una caída de entre 30 % y 35 %, con respecto a 2019, cuya facturación ese año fue de 4 mil 404 millones de pesos para la industria editorial y en específico a las llamadas editoriales "texteras".

"El año pasado las ventas bajaron como 35 y 40 %, fue un golpe enorme, pero esperamos recuperarnos un poco, aunque en este momento aún no hay colegios donde promocionar tus libros", señala el editor, quien confía en la campaña del libro de texto, "son en mayo, junio y julio, ahí veremos exactamente cómo quedaremos".

El presidente de la Caniem es optimista a pesar de los datos duros, como la estadística realizadas entre enero y octubre de 2020 cuando la industria del libro reportó una reducción del 25 % respecto a 2019, lo que representaba mil 230 millones de pesos menos por la caída en ventas de alrededor de 6 millones de ejemplares.

Otro dato relevante tiene que ver con el impacto laboral que la Caniem ha dicho que es de aproximadamente 30 % derivado de la crisis económica por la pandemia. La industria en 2019 contaba con 7 mil 350 trabajadores de base y 4 mil 267 empleados independientes y más de 500 eventuales.

Dice Juan Luis Arzoz que los empleos han disminuido a razón de que ha disminuido el número de novedades, "que han disminuido un poco por la falta de canales de distribución; hay editoriales que tienen 10 novedades paradas porque no tienen por dónde sacarlas; y eso frena el trabajo de correctores, traductores, redactores, diagramadores, todos son freelance y dependen del libro".

¿Qué ha llevado a México a esta difícil situación? David Pemán, apunta algunas hipótesis porque conoce el mercado mexicano que comenzaron a medir en 2018. "México ha sido el país que más ha caído de todos los mercados que medimos. Incluso ha habido mercados donde las ventas del libro han crecido en el confinamiento".

El experto asegura que México está por debajo de Brasil y de España, los dos países latinos que miden. "¿Motivos? No lo sabemos porque nosotros simplemente medimos las transacciones, pero lo que la lógica nos dice es que hay otros países donde el eCommerce, que creo que es una de las razones, estaba más extendido".

Pemán dice que otro motivo, "que no son datos, es la lógica, la intuición, es que en mercados más maduros donde son poblaciones más lectoras este encierro ha hecho que el lector lea todavía más porque tiene más tiempo, pero en países con poblaciones lectoras menos extendidas sí se ha visto muy afectado. Estos dos puntos son sólo hipótesis".

LA REALIDAD DE LAS INDEPENDIENTES

La pandemia ha traído un grave impacto a la industria del libro en México, sean pequeñas, medianas o grandes empresas. Hay quien considera que las pequeñas editoriales independientes que a veces no rentan oficinas ni contratan a personal, podrían haberse visto menos afectadas, pero no es así.

Pablo Moya, líder de la Alianza de Editoriales Mexicanas Independientes (AEMI), que agrupa a 19 editoriales (el dueño de la editorial 20 murió por COVID-19 y el destino de la editorial está en suspenso), señala que ha sido un año brutal.

"Seguimos activas en una situación muy precaria y muchas, como El Milagro, no sabemos si vamos a sobrevivir este año; estamos resistiendo pero hay un momento en el que dices: 'ya no puedo'", afirma el editor de Ediciones El Milagro, quien reconoce que no hay muchos números en la AEMI, "hay poca información y sé que sería interesante hacer un censo y ver realmente qué tan grande fue el golpe y cuántas desaparecieron porque las independientes estábamos en una situación crítica desde hace varios años".

Moya reconoce que las estrategias que han impulsado los pequeños editores es asociarse con otros editores y con librerías para hacer proyectos que los ayuden en colectivo para sobrevivir, porque por el lado de las instituciones, de las cadenas libreras y de la industria del libro no hay absolutamente nada.

"No hay iniciativas, el Gobierno federal no ha tenido una política pública hacia el libro desde hace dos años y con la pandemia, como con muchas otras industrias, simplemente lo que hay es la ausencia de proyectos y apoyos, y eso nos lleva a la disyuntiva de no saber qué pasará con nosotros ni si sobreviviremos a este año", apunta.

Por estrategias, los editores no han parado. La Caniem ha lanzado iniciativas para contener los daños producidos por la pandemia y el cierre de librerías; ha impulsado ferias de libros independientes, exigido que las librerías sean consideradas empresas esenciales, ha generado listados de librerías independientes que tienen eCommerce y enlaces con editoriales para que el lector encuentre en directo los libros que busca. La más reciente es la plataforma Libros sin fronteras, en las que todas las editoriales, distribuidoras y librerías pueden participar.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...