Subastas de botellas de lujo generan grandes ingresos, El Siglo de Torreón
08 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Subastas de botellas de lujo generan grandes ingresos

Apenas por debajo del mercado de EUA, México es el segundo consumidor global de whisky de lujo con un consumo anual de 1.3 millones de cajas

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, lunes 12 de abril 2021, actualizada 7:50 am

Enlace copiado

La pandemia de COVID-19 no tuvo distinciones y provocó que la población de distintos rangos de ingresos viera afectaciones en su bolsillo. En algunos segmentos, la posibilidad de vender bienes que son cotizados en el mercado de subastas ayudó ante la reducción de recursos.

Botellas de whisky de lujo, de marcas como The Macallan, han sido bien recibidas entre coleccionistas y en las subastas que se realizan entre los conocedores. En algunos casos, alcanzan cotizaciones de miles de pesos por consumidores de este destilado. El fenómeno, conocido como Whisky Money, reconoce el valor de botellas de lujo, donde en algunos casos se han vendido incluso en millones de pesos en las casas de subastas, o colocándolas directo entre coleccionistas.

"No vayamos a una escala tan potente, como son las subastas. Empezó la pandemia y, desgraciadamente, a mucha gente le empezó a ir muy mal en todos los niveles. Se empezaron a vender botellas coleccionables de The Macallan, y con eso se financiaban. Botellas que en su momento valían mil 500 pesos, las vendían en 11 mil o 12 mil pesos. Te sirve como un término que nosotros usamos como Whisky Money", dijo Juan Barbato, embajador de The Macallan en Edrington México.

Conocido en el mercado también como el oro líquido, el whisky escocés single malt es altamente cotizado por una simple razón: es un bien escaso. Para los conocedores, botellas provenientes de barricas resguardadas por años o que se han mantenido mucho tiempo preservadas en cavas de coleccionistas o algún consumidor descuidado que desconoce el tesoro que guarda en casa, adquiere valores millonarios que, en tiempos de pandemia, se han exacerbado entre coleccionistas, pero también como una alternativa para generar ingresos ante la crisis económica por el coronavirus.

Si bien el fenómeno podría aplicarse a países donde el whisky domina el paladar de los consumidores de alcohol, México ha sido una revelación para los productores escoceses, al mostrar un amplio interés por parte del público local en el segmento de lujo de este destilado.

"México es uno de los países que más consume el premium scotch. Es un fenómeno muy interesante donde Escocia volteó a ver el mercado mexicano y se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo con The Macallan y, como no son producciones industriales, entre todos los mercados se tiene que levantar la mano y decir: 'yo necesito más botellas de 18 años porque mi mercado lo está pidiendo', y aquí el potencial de compra es más grande", explicó Barbato.

En épocas normales, las marcas de lujo de whisky venden en mercados como el mexicano botellas de 2 millones de pesos; sin embargo, en los últimos años el público nacional ha comenzado a adentrarse en marcas de alto nicho entre los destilados, con lo que tienen acceso a botellas de alta gama cuyos precios van desde los mil 200 pesos. "Las botellas de 2 millones de pesos llegan ya vendidas a México. Podemos escoger a quién se las vendemos: la demanda es impresionante", afirmó Barbato.

OBJETO DEL DESEO

El récord de una botella de whisky en el mercado de subastas ocurrió en 2019, al pagarse 1.9 millones de dólares en una pieza de The Macallan obtenida de una barrica de más de siete décadas.

"En subastas, The Macallan tiene casi todo el porcentaje del pastel en cuanto a valor y en el segundo lugar también es una marca hermana. La última botella que rompió nuestro propio récord en 2019 es de barricas que sobreviven guerras mundiales, que la marca desde tiempos muy antiguos se ha dedicado a darles el cuidado que necesita para que sobrevivan", dijo el directivo,

Para los amantes del whisky, además de contar con bebidas de lujo en la cava particular, la compra de botellas de alta gama resulta en el mediano plazo un instrumento financiero que puede utilizarse como medida de emergencia en tiempos de crisis. El más grande mercado consumidor de whisky es Estados Unidos, seguido de Asia. México es considerado uno de los nichos con mayor potencial, y se pelea el tercer sitio con Rusia.

"México es de los principales mercados para la marca en todo el mundo. Ahorita el resto de Latinoamérica está en pleno desarrollo. El mercado más grande que tenemos es el asiático, después de Estados Unidos, y nosotros estamos peleando con Rusia, pero representa un mercado muy grande con potencial para The Macallan", precisó.

"A la marca nos ha tratado bien la pandemia a partir de todos los esfuerzos de educación, de acercar la información de qué es The Macallan en México. Pecamos en no ser el país con más educación en destilados. Es nuestro deber poner nuestras opciones a partir de la transparencia e información a los consumidores de whisky en México, [que] tengan opciones y sepan en qué invertir y qué colocar en su cava", agregó.

El COVID-19 consolidó un segmento de consumo acostumbrado a los restaurantes y bares a adquirir y disfrutar la bebida en la casa, como medida de prevención ante los contagios. "Parte de los nuevos consumidores deciden consentirse más en el sentido de tomar en casa con lo que invertían en un buen whisky. En ese sentido, en la pandemia ha crecido el consumo en cuanto a valor de nuestro lado en el último año, por el potencial de mercado que tenemos. Veníamos con una inercia muy fuerte antes del COVID: por cada dos botellas que se vendían de single malt, una es de Macallan", dijo.

Poco a poco, el consumidor mexicano ha aprendido a distinguir entre las diversas opciones que hay en la oferta de whisky, con lo que la pandemia ha dejado conocimiento para ampliar el horizonte a bebidas provenientes de Escocia que son altamente cotizadas en el mercado.

"Cuando a la gente que no es experta le hablas de whisky, lo asocia con Johnnie Walker. Y ahora, aunque la gente no sea experta en la materia, cuando se dice The Macallan ya lo asocian con algo de lujo. Aunque no sepan que viene de Escocia, saben que es de alta gama", afirmó.

ES LA BEBIDA FAVORITA DE 10 % DE LOS CONSUMIDORES 

En México, el whisky es de los destilados consentidos de los consumidores. Apenas detrás del brandy, 10 % de la población que ingiere bebidas alcohólicas tiene predilección por este producto, y su crecimiento ha hecho voltear a marcas globales de lujo e introducir sus botellas en el mercado nacional.

Con un consumo anual de 1.3 millones de cajas, México es el segundo consumidor global de whisky de lujo, apenas por debajo del mercado de Estados Unidos, que tiene una cuota de 4 millones 72 mil cajas. En tercer sitio se ubica Taiwán, con un consumo anual de un millón 109 mil cajas de whisky premium, seguido de Reino Unido, con un total de mil 102 cajas al año, de acuerdo con datos de Edrington México.

La palabra “whisky” viene del gaélico y significa “agua de vida”. Su paternidad se la disputan escoceses e irlandeses. De tradición centenaria, el destilado poco a poco ha ganado espacio entre bebidas como el tequila o el mezcal, además de que las marcas de lujo son altamente cotizadas en el mercado nacional.

Las botellas de whisky alcanzan precios millonarios entre el público coleccionista y los grandes conocedores. Además de provenir de barricas históricas, las grandes marcas se han acercado a artistas que colaboraron con The Beatles, como sir Peter Blake en el mítico disco Sargento Pimienta, o el legendario del pop art, el italiano Valerio Adami, para la decoración de botellas.

La calidad y antigüedad de las botellas las ha llevado a alcanzar cotizaciones muy elevadas. Por ejemplo, The Macallan in Lalique, Cire Perdue, que solo tiene una botella de este whisky de 64 años, fue diseñada por la cristalería Lalique para conmemorar los 150 años del nacimiento de su creador, lo cual la llevó a alcanzar un precio de 460 mil dólares.

En 2019, cuando The Macallan introdujo al mercado mexicano sus botellas de lujo, el director general de Edrington México, Juan Campos, explicó que el consumidor mexicano que gusta de bebidas de superlujo comenzó a acceder a las mejores ediciones de la marca, cuyas botellas alcanzan precios de entre 6 mil y 7 mil dólares, así como a otros productos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...